Los eslóganes son un ingrediente de suma importancia en el branding. Son, al fin y al cabo, las frases que retumban en la cabeza del consumidor cuando una marca tiene a bien abrirse en su mente (y con un poco de suerte en su bolsillo).

Gestar un “claim” para una marca parece a priori sencillo (no deja de ser una simple frase), pero si las cosas se tuercen y a las musas de la inspiración les da por hacerse las remolonas, la tarea puede complicarse y mucho.

Si su marca busca desesperadamente un nuevo lema y no sabe muy bien por dónde empezar, le proponemos seguir las recomendaciones que sugiere a continuación Social Media Today:

1. Ponga en marcha un “brainstorming” (y deje que las ideas, buenas o malas, le lluevan encima). Cada “braistorming” es un mundo y puede adoptar múltiples caras. No hay formas correctas (ni erróneas) de aproximarse a una tormenta de ideas. Lo importante es dedicarle tiempo y también armarse de paciencia.

2. Asegúrese de que los objetivos de su marca (o los de su campaña) quedan meridianamente claros en el “claim”. Evite generar confusión en el consumidor.

cafe

3. Cuente una historia. Un buen eslogan debe estar sazonado con suficiente emoción para lograr que el consumidor pueda pintar un cuadro con las palabras que hay en él agazapadas.

4. Piense detenidamente en cómo va a utilizar el lema. ¿Lo va utilizar sólo a modo de hashtag? ¿Tiene previsto emplearlo también en el punto de venta? Responda a estas y otras preguntas y cerciórese de que el eslogan se ajustará como un guante a las circunstancias donde tiene previsto utilizarlo.

5. Ponga a prueba el eslogan. Una vez engendrado el “claim”, es importante que éste pase la prueba del algodón (o lo que se lo mismo, de la audiencia a la que éste se dirige).

6. No utilice “buzzwords”. El uso de “buzzwords” o palabras que están muy de moda (hasta el punto de ser omnipresentes) es contraproducente para el lema de una marca y le resta inevitablemente valor.

7. No haga su eslogan demasiado corto por temor a que éste sea excesivamente largo. Los “claims” más largos son dueños habitualmente de un mejor ritmo y una sintaxis más atinada que los eslóganes breves. Y no sólo. Reflejan mejor la voz de las marcas. No los desestime a la primera de cambio.

8. No use símbolos en sus lemas. En particular, si va a utilizar el claim en los social media.

9. No eche mano de clichés y evite imitar a otras marcas. Un eslogan debe aspirar a ser único y a tener vida propia, no a mirarse siempre en el espejo de lo que hacen los demás.

10. No sea inconsistente. Las marcas no cambian de eslogan como de camisa (la mayoría permanece con el mismo “claim” a su vera durante un mínimo de 10 años). Y si se trata de un eslogan para una campaña, no es de recibo que éste cambie de repente a la mitad de la misma.

Un artículo publicado en Marketing Directo