La tecnología avanza a una velocidad con la que hasta hace pocos años apenas podíamos imaginar. Su objetivo principal es el de hacer nuestras vidas lo más fáciles y cómodas posibles pero también presenta algunos inconvenientes.

El hecho de que cada vez sean más las tareas que pueden ser realizadas con precisión y eficacia por máquinas hace que el ser humano tenga que estar constantemente reciclándose y aprendiendo, para no quedarse por detrás de un futuro que prácticamente ya es presente. La formación en los distintos trabajos es algo necesario para poder no solo estar al día con las novedades que llegan sino para ampliar funciones y mejorar nuestra experiencia. Pero todo se mueve tan rápido que comienza a ser difícil para muchos seguir el ritmo.

No queremos agobiarle pero lo más seguro es que esto sea solo el principio y la gran transformación esté aún por llegar. Los expertos coinciden en señalar que el mundo laboral será completamente distinto en poco más de una década.

Aleje de su mente las imágenes apocalípticas de un futuro dominado por robotsque con tanto ahínco los mundos del cine y la literatura nos han intentado vender. Hablamos de cambios en los procesos, nuevas profesiones resultantes del proceso de transformación tecnológica, así como la aparición de habilidades que hasta ahora no había hecho falta desarrollar.

Por este motivo hoy queremos poner el foco en cinco capacidades que debería ir aprendiendo y conociendo porque van a ser claves en el mundo laboral durante los próximos 10 años, tal y como señalan desde fastcompany.com. Recuerde que nos encontramos en los albores de la que ya nadie duda en denominar como lacuarta revolución industrial por lo que no pierda detalle:

1. Trendspotting

“El gran desafío para muchas personas hoy en día es aprender algo y asumir que van a tener que utilizarlo el resto de sus vidas”. Una afirmación muy coherente del escritor Jacob Moran. Los entornos de trabajo cambian tan rápidamente que resulta complicado controlar todas las variaciones que se producen.

La única vía para lograrlo es estudiar, tomar clases, asistir a eventos relacionados con nuestro sector donde podamos escuchar a profesionales y, por supuesto observar cada día lo que sucede a nuestro alrededor.

2. Nuevas formas de colaboración

Seguro que ha oído en más de una ocasión aquello de que se acabó trabajar en silos. Las compañías tienen que romper las barreras comunicativas entre los distintos departamentos o no podremos hablar de futuro.

Ya no basta con esto. Las empresas cada vez trabajan con un mayor número de colaboradores externos que desempeñan funciones vitales para la consecución del éxito general. Tenemos que aprender a trabajar bajo los nuevos modelos de colaboración y estar en constante comunicación con todos los implicados en los proyectos en los que estemos trabajando.

Esto supone una reducción del tiempo que debemos dedicar a comunicarnos con el resto de empleados. Cada vez son más las empresas que apuestan por herramientas comunicativas que reduzcan los tiempos de espera. Quedan atrás servicios como el correo electrónico en pos de las videoconferencias.

3. El nuevo currículum

A la hora de contratar nuevos empleados son cada vez más los que van más allá del clásico currículum o perfil de LinkedIn. Consultamos las redes sociales de los que pueden ser nuestros futuros trabajadores y cada vez se valora más su participación en sitios relacionados con la actividad de la empresa. Un ejemplo sería Quora.

Hablamos de la tan necesaria creación de una marca personal donde las aptitudes se sitúan al mismo nivel que los conocimientos y la experiencia. Recuerde que hay que reciclarse y formarse de forma constante.

4. De la mano con la tecnología

Intente aprender a trabajar con cualquier tipo de dispositivo o máquina que aterrice en su oficina. Los procesos automatizados o la inteligencia artificialestán a la orden del día por lo que debemos conocer todas las tecnologías presentes en nuestro entorno para determinar sus puntos flacos y poder llenar ese hueco.

5. Inteligencia emocional

Puede que este argumento le suene ya muy trillado pero es una gran verdad. Las máquinas cada vez saben hacer más cosas y resolver un mayor número de problemas pero (por el momento) carecen de empatía y sentimientos. Valores clave para la construcción de relaciones con el resto de empleados y fomentar el tan necesario trabajo en equipo.

Máquinas 0 – Humanos 1… Por ahora.

Un artículo publicado en Marketing Directo