Motivar a los trabajadores remotos es una de las principales dudas a las que se someten los dirigentes cuando apuestan por esta modalidad de contratación laboral en su empresa. La siguiente infografía puede echarte un cable al respecto.

Los programas de bienestar, los incentivos de productividad o las estrategias de motivación son vectores comunes en numerosas organizaciones, ya sea para empleos mecánicos o creativos. Concretamente, motivar de forma adecuada a los trabajadores a través de bonus, aumentos de sueldo, flexibilidad horaria, capacidad para emprender proyectos propios o alabanzas positivas, indice en la forma en la que desempeñan su trabajo, en su compromiso con la empresa y en su satisfacción con respecto a su puesto dentro de la misma.

Pero en una época en la que cada vez cobran mayor importancia la movilidad y la conciliación, los nómadas digitales trabajan desde todos los puntos del planeta y la contratación de freelance sube como la espuma -solamente en Estados Unidos, un 40% de la fuerza de trabajo está compuesta en la actualidad por profesionales independientes-, ¿cómo es posible hacer frente al desafío de motivar a los trabajadores remotosAdemás de una dirección adecuada, es importante que se sientan integrados en el organigrama de la compañía y que mantengan sus índices de motivación elevados.

La siguiente infografía de The Business Backer comparte varias maneras de lograr tus objetivos. Una de ellas es generar un espacio social para que los equipos, ya que según famosos autores como Patrick Lencioni, una de las principales disfunciones de los equipos remotos es la falta de confianza. Por ello, una plataforma para compartir noticias personales o iniciativas como impulsar charlas de 5 o 10 minutos al comienzo de una reunión remota puede ser una fórmula efectiva.

Otra de las tácticas básicas de motivación pasa por proporcionar oportunidades de desarrollo profesional: un 76% de los millennials creen que es el aspecto más importantes que una organización puede ofrecer. Desempeñar otras tareas, asumir nuevos proyectos propios o recibir formación especializada son claves esenciales. También es fundamental hacer un seguimiento de la productividad en lugar de ser estricto con el tiempo: las estadísticas nos dicen que dar a los trabajadores flexibilidad y libertad para completar tareas cuando lo deseen puede lograr que sean hasta un 35% más productivo.

También es importante manifestar interés por el entorno de trabajo de los empleados remotos, que puede ser cambiante, un coworking o su propio domicilio. Por ejemplo, desde Automaticc, la startup en San Francisco con 550 empleados, de los creadores de WordPress, ofrecieron a los trabajadores remotos 2.000 dólares para que su oficina en casa sea un espacio feliz y cómodo. La compañía decidió poner a la venta sus oficinas por falta de uso y apostar firmemente por el teletrabajo.

Fuente  | Small Business Trends