Cualquier gestor de empresas con experiencia es totalmente consciente de lo que supone disponer del asesoramiento de sus abogados en materia mercantil y laboral. Un abogado de empresa no solo es necesario a lo largo de la vida productiva de cualquier empresa, es esencial contar con ellos desde mucho antes de constituir la empresa, prácticamente desde que tenemos la idea de negocio.

Tras consultar con el despacho de Abogados G. Elías y Muñoz sobre cuáles entienden ellos que son las razones más importantes para buscar el asesoramiento de abogados especialistas en el área mercantil y laboral en las fases iniciales de creación de una empresa, hemos sacado las siguientes conclusiones:

1. Nos podemos hacer la siguiente pregunta, ¿La empresa la van a constituir varios socios, los socios además de ser accionistas trabajarán en la empresa?

Si la respuesta es sí, más te vale que consultes con tu abogado sobre qué puntos te puede interesar tratar con tus socios antes del alta de la empresa. Aspectos como los porcentajes de acciones, reparto de dividendos, inversiones y sobre todo, los trabajos que se desarrollarán por parte de cada uno de los socios, conviene y mucho que queden delimitados sobre el papel antes de comenzar cualquier tipo de actividad.

2. Es fundamental definir correctamente la forma jurídica de la empresa, las obligaciones en materia fiscal y la responsabilidad legal de los socios de una empresa son muy diferentes dependiendo del tipo de sociedad que se pretenda constituir.

3. Si tu negocio tiene que ver con internet lo más probable es que necesites consultar a tu abogado de empresa para cumplir correctamente la legislación en materia de protección de datos, muy cambiante dependiendo del país en que se encuentre registrada la empresa y de la situación del hosting en el que se encuentren alojados los datos de tus clientes (cualquier página web registra datos de tus clientes, muchas veces sin que ni siquiera seas consciente de ello).

4. Existen contratos mercantiles diferentes para prácticamente cualquier servicio que pretendamos prestar o recibir por parte de nuestros proveedores, disponer de un abogado que nos asesore sobre la idoneidad del tipo de contrato nos ahorrará sorpresas ingratas cuando la empresa entre en producción. Por citar algunos contratos mercantiles, no es lo mismo un contrato de agencia, uno de compañía o sociedad, un contrato de franquicia o uno de comisión, y sin embargo en algunos casos podrían parecerse mucho en el servicio para el que se podrían utilizar.

Por supuesto, no nos podemos olvidar de las funciones para las que normalmente contratamos a un equipo de abogados de empresa son entre otras:

  • Asistencia para relaciones laborales con todos los trabajadores de la empresa, ya sean contratos por cuenta ajena, cuenta propia, subcontrataciones, externalizaciones de servicios.

  • Asesoría legal en materia de protección de datos.

  • Elaboración de contratos con proveedores.

  • Redacción de actas de reuniones.

  • Asistencia legal en compra venta de bienes y servicios, fusiones, ampliaciones de capital, uniones temporales de empresas, y un sinfín de situaciones dependiendo del tipo de empresa.

  • Asistencia en conflictos con proveedores, reclamaciones.

¿Aún piensas que la consulta al abogado es lo último que debes hacer previo a la constitución de la empresa?

Un artículo publicado en Gestión Pyme