Una de las grandes ventajas del comercio electrónico es que permite a las empresas abrirse a nuevos mercados, posicionando sus productos de forma sencilla en otros territorios. Sin embargo no todas las empresas que se dedica al e-commerce lo ven así. Como indica un estudio de Adigital (Asociación Española Economía Digital) el 27% de las tiendas on-line españolas no aceptan pagos que provengan de otros países.  A esto se suma el hecho que otro 38% sí acepta pagos provenientes del extranjero, aunque impone restricciones según su origen.

comercio_online

Un dato más relevante si cabe es que, entre las 200 empresas que han participado en el estudio, el 36% no aceptan pagos que procedan del entorno de la Unión Europea o de otros mercados europeos. La proporción es menor en Norteamérica (35%), pero superior en Rusia (38,8%), Asia (41,3%) y África (46,3%). Latinoamérica, con el 47,5% queda a la cola.

En cuanto al procesamiento de los pagos que reciben las empresas, el 90,8% de las encuestadas confían la gestión a los bancos. El 29,1% opta por pasarelas de pago o PSP para este proceso y, por último, el 11,3% prefiere los gateway para los pagos.

Por su lado, el TPV virtual se mantiene como el método más utilizado por las empresas para los negocios digitales, en un 85,3% de los encuestados. Le siguen las transferencias, que están aceptadas en el 81% de los casos. PayPal ocupa la tercera posición con el 73,3% de las compañías. El bitcoin tiene un peso todavía menor, al no utilizarse más que en el 1,7% de las empresas, por detrás del contrareembolso (31%) o la domiciliación bancaria (30,2%), entre otros métodos.

El estudio concluye que las empresas digitales están interesadas en aumentar su oferta de métodos de pago. En concreto, el 70% de los encuestados busca al añadir un nuevo método una mejora de la tasa de conversión de las visitas a sus plataformas en ventas. El 52,3% busca un servicio que se adapte mejor al móvil. El peso de las compras realizadas a través de estos dispositivos sigue creciendo y ya supone un 26% de todas las compras online, frente al 22,3% de un año antes.

El estudio realizado por Adigital también analiza el impacto de las operaciones fraudulentas en el comercio electrónico en España. Como dato positivo destaca que el 78,3% reciben un impacto mínimo de menos del 0,25% respecto al total de la facturación. La tasa crece hasta más del 96% si se suman aquellas que tienen menos de un 1% de impacto.

Un artículo publicado en Muy Pymes