Las redes sociales han sido acusadas en múltiples ocasiones de haber llegado para matar al SEO. En un mundo en el que los contenidos ya no se encuentran a través de buscadores sino que son visitados tras ser encontrados en redes sociales, un mundo en el que descubrimos lo que queremos leer en Twitter o en Facebook, parece cada vez más irrelevante el cómo se posicionan los contenidos en Google y compañía. Al fin y al cabo, ya hay grandes medios de esos que han estado arrasando en los últimos tiempos que dan muy poca importancia al SEO.

Sin embargo, las cosas no son exactamente así. Por un lado, el SEO no es tan irrelevante como podría pensarse analizando el estado del mercado online partiendo de esos datos. Es cierto que cada vez se emplean más las redes sociales para determinar qué leer, pero también es cierto que esto no ha hecho que los contenidos tengan que directamente desaparecer de los buscadores. Los consumidores están empleando de forma destacada unos, pero siguen empleando también los otros. Esto es, los buscadores no han desaparecido por completo por culpa de las redes sociales y todavía se siguen empleando de forma masiva, especialmente en los nuevos entornos de conexión a la red, como es el caso del móvil. Por otro lado, redes sociales y posicionamiento web no son compartimentos estancos. Lo que ocurre en un lado tiene un impacto directo en lo que ocurre en el otro lado. Es decir, unos y otros están relacionados y unos y otros pueden ayudarse mutuamente.

¿Qué implica esto?

En la nueva estrategia de SEO, en el SEO en tiempo de las redes sociales, no se puede obviar a estas herramientas y no se puede olvidar estos elementos, ya que pueden ayudar a posicionar claramente el contenido.

Como recuerdan en un análisis de Brandwatch sobre el estado del SEO en la actualidad, lo que ocurre en las redes sociales tiene ya mucha importancia. “A medida que la adopción de las redes sociales sigue aumentando, los motores de búsqueda han adaptado sus algoritmos para tener en cuenta los datos de las redes sociales al momento de decidir la clasificación de un sitio web”, explican en el informe. Los estudios han ido demostrando que cada vez el vínculo es más elevado y que cada vez los buscadores lo tienen más en cuenta, lo que hace sea más y más importante jugar con esos elementos a la hora de posicionar contenidos.

Cómo usar las redes sociales

Las redes sociales pueden ser además poderosas aliadas para más y más elementos y pueden ayudar a los responsables de SEO en muchas más cuestiones que simplemente el hacer guiños al algoritmo de Google. Las diferentes redes pueden ayudar al responsable de SEO a definir la estrategia y tomar las decisiones más adecuadas para posicionarse en el entorno online. En el informede Brandwatch señalan unos cuantos puntos que las redes sociales pueden apoyar en la estrategia de SEO, todos ellos ligados a la estrategia de contenidos de la marca. Las redes sociales pueden ayudar a ser mucho más eficientes.

seo-social-media

El primero de los puntos es la búsqueda de palabras clave, que ya no es tan fácil de seguir en Google. Google Analytics ya no siempre deja ver las palabras clave exactas que han llevado a los consumidores al site de la marca, por culpa de los nuevos niveles de privacidad. Lo que se encontrará el responsable al analizar los resultados es un “not provided”. Las redes sociales pueden cubrir ese vacío. Si se analizan las conversaciones en redes sociales que está generando la marca, es posible establecer cuáles son las palabras que se están asociando a las mismas. Cruzar esos datos con los de keywords de las herramientas publicitarias permitirá concluir realmente qué es lo que está moviendo el tráfico.

El segundo punto clave en el que las redes sociales ayudan es a la hora de establecer qué es el contenido que marca tendencia. Es decir, las redes sociales ayudan a establecer modas de contenidos y a descubrir pautas de conversación. Es una técnica más vieja que el SEO y que ya usaban los periódicos de hace 100 años para vender ejemplares: si se quiere conectar con los potenciales lectores hay que ofrecerles el contenido que quieren leer en ese momento. Las redes sociales ayudan a estar al día de lo que la gente está consumiendo en información. No hay que quedarse solo con los trending topics sino que hay que realizar una escucha activa para ver cuáles son las tendencias.

Muy ligado a esto viene el tercer punto que destacan en el informe que es eldescubrir oportunidades para el contenido. Analizar las conversaciones asociadas a un tema concreto puede ayudar a ver cuáles son los temas derivados y asociados que preocupan a los consumidores y en qué momentos despiertan más interés, lo que ayudará a redefinir la estrategia de contenidos.

Pero las redes sociales no solo ayudan a encontrar ‘oportunidades de contenido’ sino que también permiten conocer al público que recibe esos contenidos y, por tanto, establecer estrategias más adecuadas para conectar con ellos. Las redes sociales permiten determinar quién está respondiendo a esa información y quién la prefiere.

Y, finalmente, las redes sociales son un medidor de éxito de la información, ya que permite determinar en tiempo real cuáles son los contenidos que están teniendo éxito entre los consumidores y por tanto ayudan a perfilar la estrategia de contenidos para ofrecer siempre lo que los consumidores quieren ver.

Un artículo publicado en Puro Marketing