El marketing de contenidos se ha puesto tan de moda que muchas marcas, víctimas del estrés y del frenesí asociados a esta disciplina, están más centradas en crear toneladas y toneladas de contenidos que en alumbrar de verdad contenidos de calidad. Y hacen mal en dejarse llevar por la ansiedad (y producir contenidos como churros) porque lo que de verdad hace palpitar el corazón del content marketing es la calidad. Cuando la calidad del contenido se deja en el tintero, el marketing de contenidos pierde toda razón de ser.

Si quiere hacer content marketing de matrícula de honor y dejar K.O. a sus eternamente angustiados rivales en el mercado, tome nota de los consejos que disecciona a continuación la agencia Siege Media en esta infografía:

1. Haga las URLs más cortas que ellos. Intente que no sobrepasen los 50 caracteres.

2. Añada a su portfolio de contenidos formatos que ellos no tengan. Tenga en cuenta que los contenidos interactivos generan dos veces más conversiones que los estáticos.

3. Cree mejores títulos que ellos. Procure que tengan “gancho”

4. Haga sus contenidos más fáciles de leer que los de sus competidores. Deje a un lado la jerga y los términos excesivamente complejos.

5. Estructure sus contenidos mejor. Haga uso de las listas, por ejemplo.

6. Aumente el tamaño de la fuente tipográfica utilizada en sus contenidos. La media en la “liga de campeones” del content marketing está en 15,8 píxeles.

7. Haga rápidos como el viento sus contenidos (y no los sobrecargue con archivos de gran tamaño).

8. Haga sus contenidos más visuales. Los contenidos mejor posicionados en la red de redes incluyen una media de 9 imágenes.

9. Utilice siempre fotos de alta calidad para ilustrar sus contenidos.

10. Incluya una imagen cada 75-100 palabras en sus textos.

11. Apueste por imágenes más altas que anchas (por las infografías, por ejemplo).

12. Incluya muchos links en sus contenidos.

13. Haga más largos sus contenidos. Atrévase a publicar textos de más de 2.000 palabras. Se sorprenderá de su eficacia.

14. No se olvide de incluir botones 2.0 (si es posible, flotantes) para que la gente pueda compartir fácilmente sus contenidos en las redes sociales.

Un artículo publicado en Marketing Directo