No todas las que cohabitan en el cada vez más competitivo universo 2.0 se ajustan como un guante a las marcas de toda clase y condición.

Antes de tirarse a la piscina de un plataforma 2.0 concreta, las marcas deben tomarse la molestia, según un reciente informe de la agencia de medios Universal McCann, de responder a las siguientes preguntas:

1. ¿Utiliza realmente mi público objetivo esta red social?

2. ¿Se ajustan las razones por las que la gente usa esta plataforma a mi marca?

3. ¿Se adapta verdaderamente mi contenido a las exigencias específicas de esta red social?

Aunque no es eficaz por igual para todas las marcas, Facebook es quizás la plataforma 2.0 más democrática, pues es capaz de cobijar en su seno un amplio espectro de temas y de formatos. No obstante, la famosa red social, que tiene muchísima pegada como medio para rastrear la información de actualidad (y también la opinión), tiene un “feeling” especial con las empresas adscritas al ramo de las finanzas, que pueden utilizar esta plataforma para difundir contenido de carácter informativo.

Bastante democrática es también otra plataforma 2.0, YouTube, que le viene de perlas a todas aquellas marcas interesadas en trasladar determinadas emociones al consumidor. El famoso canal de vídeos de Google se ajusta particularmente a las demandas de las empresas que se desenvuelven en el ámbito de la automoción, el deporte, el cine, la cosmética y los videojuegos. ¿La principal ventaja de YouTube? Que ayuda a las marcas a conectar emocionalmente con el espectador de manera extraordinariamente auténtica y veraz.

Bastante más pequeña (y también menos popular) es Pinterest, que se ajusta, sin embargo, a la perfección a los requerimientos de ciertas marcas, aquellas que buscan entablar contacto con mujeres de entre 25 y 39 años y que tienen el foco puestos en temas como la belleza, la decoración, el bricolaje, la cocina y la nutrición.

De carácter bastante distinto a Pinterest es Instagram, que es utilizada sobre todo y ante todo como vehículo de autoafirmación. Esta plataforma 2.0 está recomendada especialmente para las marcas del mundo de la moda y de la cosmética y también para todas aquellas empresas que enarbolan la bandera del estilo de vida. La gran ventaja competitiva de esta plataforma es que permite a las marcas presentar sus productos y servicios de manera extraordinariamente bella y coqueta.

Vía: Marketing Directo