El sector editorial no es un campo especialmente abonado para el desarrollo de startups y proyectos realmente innovadores. Ni siquiera el libro electrónico, del que los agoreros decían que acabaría para siempre con el reinado del papel, ha conseguido hacer mella en una industria que no ha experimentado cambios radicales en más de 500 años.

Y sin embargo, gota a gota, desde plataformas de autopublicación, a otras de distribución de contenidos empezamos a ver en los últimos tiempos proyectos interesantes. Tal vez no sean revolucionarios, pero sí que tienen los ingredientes necesarios para llamar la atención y refrescar una industria que necesita una buena inyección tecnológica para superar los retos que se le presentan. En MuyPymes hemos seleccionado cinco startups que están por el cambio en este campo.

BoookChoice

Bookchoice quiere hacerse un hueco en el mundo del libro electrónico. Su apuesta, un modelo de suscripción que permite a los lectores disfrutar de hasta ocho libros al mes por menos de cuatro euros.

A diferencia de Kindle Unlimited o Nubico, la propuesta de Bookchoice no es tanto ofrecer al lector una tarifa plana que le permita leer de forma ilimitada, sino ofrecerle cada mes títulos de calidad que le permitan disfrutar de la mejor literatura. En el caso de este mes de octubre, el lector puede por ejemplo disfrutar de “La bodega” (Noah Gordon), “El murmullo de las abejas” (Sofía Segovia) o “Las viudas de los jueves” (Claudia Piñeiro).

Por supuesto no tenemos la “obligación” de leer todos esos libros en un mes, sino que se mantienen disponibles en nuestra cuenta durante un año. Eso sí, si abandonamos la suscripción, también desaparecen los libros.

Además de poder leer los libros seleccionados por Bookchoice en nuestro dispositivo móvil, los títulos seleccionados también se ofrecen como audiolibros.  Como punto quizás menos positivo, es que en estos momentos Bookchoice no tiene soporte para lectores de libros electrónicos, por lo que tal vez no sea la solución ideal para los amantes de la tinta digital.

Bookish

El modelo de “Birchbox” o de “Food in the box” aplicado al mundo de los libros y la literatura. Es lo que propone Bookish, una startup que promete “volver a emocionar leyendo”. A cambio de una suscripción de 21,95 euros mensuales, Bookish entrega a sus lectores una caja que incluye una novedad literaria, un “mapa de la experiencia” (guía de lectura) y un detalle destinado complementar nuestra lectura.

El objetivo declarado de la startup no es tanto conquistar al lector habitual, sino “recuperar la experiencia de lectura” de todos aquellos que por falta de tiempo o por no saber qué elegir, han ido dejando relegado el hábito de leer.

Como suele ocurrir en este tipo de productos, el suscriptor no conocerá el contenido de la caja hasta el momento de recibirla en su domicilio. Para tranquilizar a los más escépticos (la lectura no deja de ser una experiencia muy personal) en Bookish aseguran que los libros que se ofrecerán serán novedades que acaban de llegar a las librerías, “con calidad literaria pero entretenidos”.

Boolino

En Boolino están convencidos de que “leer es la clave para aprender” y por eso hacen todo lo que está en su mano para fomentar el hábito de la lectura entre los más pequeños. Esta startup que nace con el apoyo de la aceleradora Wayra, ofrece a sus usuarios dos experiencias bien diferenciadas.

Por una parte, para los padres, que es su público objetivo, Boolino es un recomendador y buscador de libros infantiles y juveniles. En este sentido los usuarios pueden hacer búsquedas del tipo “libros de piratas para nueve años” y como en una tienda on-line

Por el otro, la empresa ofrece la experiencia “Boolino Book Box”, que con un modelo de negocio muy similar al de Bookish lleva a casa de los más pequeños una completa selección de literatura infantil escogida por pedagogos y expertos. Además de un libro adaptado a la edad del niño, cada caja incluye una guía de lectura y un complemento (juguete) relacionado con el texto.

Bubok

Bubok es una de las startups más veteranas del mundo editorial en España. A la sombra de la toda poderosa Amazon, Bubok crece como la principal plataforma de autopublicación para escritores y además de firmas noveles que quieren hacer sus pinitos en el campo literario, también cuenta con algunas firmas consagradas.

Desde esta startup prometen a los usuarios el control absoluto de todo el proceso editorial, de modo que pueden definir todos los aspectos de su libro: formato, diseño, precio y promoción. Además de ofrecer servicios editoriales (maquetación, diseño de portada, contratación de ISBN o distribución en librerías digitales), Bubok también ofrece la posibilidad de promocionar los libros auto-editados, de modo que el autor se queda con el 80% de los ingresos que generen sus ventas.

Finalmente la empresa también ofrece la posibilidad de contatar distintos packs de edición, que van desde la correción de texto y distribución en tiendas digitales (325 euros) a ofertas mucho más completas que por 980 euros, prometen colocar una nueva creación literaria en más de 80 librerías de todo el país, entre las que se encuentran grandes empresas como “La Casa del Libro”.

Podiprint

Podiprint es un soplo de aire freso para las pequeñas editoriales. Hasta hace no muchos años, lo habitual es que una editorial imprimiese mil, dos mil o tres mil ejemplares del libro que quería promocionar, basándose exclusivamente en una previsión de ventas. Si estas no se cumplían, los ejemplares volvían a la editorial, que tenían que asumir las pérdidas.

Para evitar este problema en Podiprint apuestan por la impresión bajo demanda. En vez de enviar a las librerías decenas de libros que tal vez no se van a vender, Podiprint envía archivos de metadatos en los que informa sobre el contenido del libro. De esta forma los libros solo se producen una vez que se han vendido, o cuando la perspectiva de venta se da por segura.  La gestión se produce a través de una plataforma en la nube multiusuario online, que permite ver las ventas al editor en tiempo real. Cada editor accede a un área privada desde la que puede incorporar su catálogo, seleccionar los mercados donde desea ofrecerlo y comenzar a vender.

Via: Muy Pymes