España es el sexto país en adopción de servicios ‘fintech’ a escala global; una lista copada por las naciones emergentes que han dado el salto directo a la banca digital.

España es un aventajado seguidor de los líderes mundiales en la adopción de servicios ‘fintech’ (aquellos que combinan soluciones digitales para dar respuesta a necesidades propias de la banca y las finanzas). No en vano, un estudio de la consultora EY señala que el 37% de los ciudadanos digitales de nuestro país ya ha adoptado alguna de estas propuestas en su día a día. 

Una tasa que nos sitúa en la sexta posición entre los veinte mercados más relevantes del mundo y empatados en adopción con el quinto clasificado, Australia. Por delante, eso sí, encontramos a algunas de las naciones emergentes que han dado el salto directo a la banca digital (y, muy especialmente, a la banca móvil) como Brasil (40%), India (52%) y China (69%). Un clásico de las plazas financieras como es Reino Unido (42%) completa este particular ‘top 5’ al que aspira nuestro país.

El informe, realizado en base a 22.000 encuestas en las dos decenas mencionadas de países más maduros, refleja una adopción media de las ‘fintech’ en torno al 33%. Holanda, Canadá o Japón son, sorprendentemente, algunos de los que presentan una tasa más baja de desarrollo en este sentido, debido más a reticencias culturales sobre el dinero en efectivo y las entidades clásicas que a su grado de alfabetización digital.

En cualquier caso, los analistas destacan cómo las ‘fintech’ han logrado ya la adopción masiva inicial (superar la era de los ‘early adopters’, para entendernos) en la mayoría de los estados analizados, con una notoria entrada de nuevos actores que impulsan ese tirón (muchos de ellos de base puramente tecnológica) y una buena tasa de retención de los consumidores en estas plataformas digitales. O, dicho de otro modo: una vez que los ciudadanos prueban las ‘fintech’ ya no quieren volver atrás.

Siguiendo con el desglose del estudio de EY, la transferencia de dinero y pagos online (50%) y los seguros (24%) son los segmentos que están tirando del carro de la adopción de esta clase de propuestas. En un segundo escalafón encontramos otras áreas de interés, como la gestión de ahorros e inversiones en Bolsa (20%) o los préstamos a través de la Red (10% de los casos). En lo que la ciudadanía sigue siendo reticente es en confiar nuestra planificación financiera a un asistente online, algo que sólo hace un 10% de los usuarios.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga