Al menos así lo corroboran estudios recientes sobre la evolución reciente del acceso de las pymes españolas a la financiación externa que semestralmente viene publicando el Banco Central Europeo junto con la Comisión Europea. La mejora general que se ha producido en el acceso a crédito de las empresas en general, y de las pymes en particular, es un hecho, y así lo reconocen muchas empresas.

La tasa de rechazo de las pymes españolas, medida como la cantidad de préstamos rechazados en relación a las peticiones de financiación, es menor que la de cualquier otra pyme europea (7% de las españolas frente al 8,1% de las europeas). En este sentido, el tamaño sí importa, ya que conforme crece el tamaño de la empresa, la tasa de rechazo se reduce.

Según la propia encuesta del BCE, las empresas comienzan a percibir que las entidades bancarias están más predispuestas a conceder financiación tras los últimos movimientos del Banco Central Europeo para inyectar liquidez en la economía mediante la compra masiva de activos en el mercado secundario.

euro-1

Además, este programa también ha servido para que las empresas puedan acceder a financiación en mejores condiciones, y no solo de tipos de interés, sino también en cuanto a menores comisiones y exigencia de garantías. No en vano, la diferencia entre el tipo de interés que paga una pyme española y otra europea ha caído a más de la mitad desde finales de 2013, siendo su prima de riesgo de 57 puntos básicos en la actualidad.

Los datos también muestran una mejora en las condiciones puesto que, desde 2013, el crédito para nuevas operaciones de menos de un millón de euros ha aumentado un 10,3%.

Con estos datos en la mano, y la percepción de que la liquidez está (por fin) llegando al sistema, podemos concluir que el acceso a la financiación bancaria ha mejorado de forma notable, a lo que han contribuido no solo las medidas del BCE, sino factores tales como la recuperación económica, la reestructuración del sector financiero español y los decididos avances en la búsqueda de la unión bancaria.

Un artículo escrito por Diego Lorenzana