Tomar la decisión de dimitir en el trabajo es un gran paso. Por ello la ex ejecutiva de Netflix, Patty McCord, ha revelado una fórmula clave para decidir cuándo deberías dejar tu trabajo teniendo en cuenta tres factores distintos.

Decidir si dejar tu trabajo o no es un debate interno difícil, y podrías alargarlo eternamente. Puede que tengas un sueldo maravilloso, pero vuelves amargado cada día a casa porque tu jefe tóxico convierte la oficina en un infierno, ¿merece la pena dimitir en el trabajo por esta razón o es mejor vivir un calvario diario?

O tal vez no sepas qué es lo que te genera malestar, pero sientes que por alguna razón u otra tu trabajo no te llena. ¿No sentir pasión es motivo para dejar un puesto de trabajo?

Son cientos los factores que podrían influir en tu decisión de dimitir o no, pero afortunadamente hay una manera de simplificar el dilema. Se trata de una fórmula revelada por la ex ejecutiva de Netflix, Patty McCord.

McCord trabajó como directora de talento en la renombrada compañía durante 14 años hasta que le despidieron. No obstante, el cambio fue positivo para la empresaria; hoy en día tiene su propia consultora y ha publicado libros sobre gestión empresarial.

Uno de los más recientes es ‘Powerful: Building a Culture of Freedom and Responsability‘, en el que revela las mejores prácticas para la dirección y gestión de personal. Uno de los temas que trata es cómo saber si un empleado encaja o no en la empresa, y la fórmula que usa para averiguarlo también pueden usarla los trabajadores para decidir si su empleo está hecho o no para ellos.

Consiste en valorar tres factores: si te encanta el trabajo que haces; si se te da excepcionalmente bien lo que haces; si estás haciendo algo que la empresa realmente necesita. Según McCord, si la respuesta a una de las preguntas es negativa deberías empezar a plantearte dejar tu trabajo.

No obstante, hay otros factores que tener en cuenta para resolver definitivamente el dilema atendiendo a tus circunstancias en cada momento. Por ejemplo, según reveló la ex ejecutiva a Business Insider, la decisión puede variar notablemente en base a la edad que tengas. Tal vez a los 25 años te merezca la pena aguantar horarios infernales si se cumplen los 3 requisitos anteriores; sin embargo, a los 35 tal vez tus responsabilidades familiares no son compatibles con la jornada demandante de tu empresa.

Así, el resultado de la fórmula puede ir cambiando con los años por factores externos; tal vez la empresa cambia su enfoque y tu trabajo ya no es tan necesario o no aportas el mismo valor. Sea como sea, si no te sientes realizado y feliz en tu trabajo, o no es compatible con tu vida personal, tal vez sea hora de expandir tus horizontes y empezar a buscar un nuevo empleo.

Escrito por Christiane Drummond