Contrariamente a lo que se suele pensar por norma general, los vídeos largos tienden a generar un mayor compromiso.

Así lo ha revelado el último estudio realizado por TwentyThree, plataforma de marketing automatizado en vídeo. En este se recoge que los vídeos deben durar más de 90 segundos si estamos buscando la generación de altas tasas de engagement.

Mientras que el 80% de los vídeos cuentan con una duración inferior a los cinco minutos, manejan menos de un tercio del engagement global que reportan los vídeos.

Vemos que los vídeos de formato corto (menos de dos minutos de duración) suelen ser silenciados generalmente. Pero si a estos se les amplía la duración hasta los cinco minutos y se acompaña de un texto descriptivo, es posible captar una mayor atención por parte del espectador.

A pesar de que el estudio deja muy claro que no existe un tiempo exacto que asegure el éxito, lo cierto es que, a mayor duración (dentro de un orden), mayores son las oportunidades del usuario para interactuar con el vídeo.

De media los usuarios participantes en el estudio vieron 20 segundos de vídeo si estaba alojado en Facebook y después su atención se posaba en otros elementos de la plataforma. En cambio, si esta aparece alojado en la web corporativa el tiempo medio se incrementaba hasta casi los cuatro minutos.

No nos olvidamos del buen funcionamiento de las retransmisiones en directo. Los vídeos en directo generan hasta un 300% de engagement que los que no lo son. Además, el 67% del visionado se produce una vez ha finalizado el directo.

No pierda ningún detalle sobre estos datos a través de la infografía recogida por Adweek que le ofrecemos a continuación:

Un artículo publicado en Marketing Directo