Solo una de cada cinco posiciones de dirección de ventas está ocupada por una mujer, mientras que sólo una de cada cuatro posiciones de mando intermedio recae en ellas. La discriminación de género en estos departamentos es una realidad y no existe razón lógica alguna que la justifique.

La discriminación hacia la mujer en el tejido corporativo se esconde en todas las esquinas, aguarda agazapada (por suerte, cada día menos oculta) en todos los rincones de la empresa. Eso incluye el sector tecnológico (donde ya os hemos contado que sólo uno de cada cuatro trabajadores del sector TIC español es mujer) pero también departamentos concretos de las compañías, como el área de ventas.

Un nuevo informe de Gartner lanza una acusación muy dura contra la distribución por género en los equipos de ventas y, muy especialmente, en lo que concierne a los líderes de estos departamentos: apenas una de cada cinco posiciones de dirección de ventas está ocupada por una mujer, mientras que sólo una de cada cuatro posiciones de mando intermedio recae en ellas.  

El informe va más allá y también ha detectado que solo el 50% de las mujeres profesionales de ventas sienten que tienen las mismas oportunidades de progreso laboral que sus contrapartes masculinos, a pesar de tener las mismas habilidades, experiencia y calificaciones. Sin embargo, cuando se hace la misma pregunta, el 91% de los hombres cree que las mujeres tienen acceso a las mismas oportunidades que ellos. Dispar percepción de la realidad que ayuda más bien poco a mitigar esta discriminación por género.

Y por si alguien todavía se atreviera a pensar que contar con plantillas plagadas de hombres supone una ventaja a nivel de negocio (de algún modo que no somos capaces de vislumbrar), los analistas se encargan de echar por tierra cualquier argumento discriminatorio.

“El avance en la diversidad de género no sólo amplia el talento potencial al que tiene acceso la empresa, sino que también brinda beneficios comerciales. Invertir en mujeres líderes puede ayudar a estabilizar la plantilla y promover una mayor diversidad. Y, a su vez, las compañías con un alto nivel de diversidad de género más que duplicaron sus ingresos anuales en comparación con los competidores con un nivel promedio o bajo de diversidad de género”, explica el informe de Gartner.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga