Hace unos días, en “El techo de cristal empieza por el lenguaje: o por qué las emprendedoras reciben menos financiación” os contábamos los resultados de un experimento lingüístico que demostraba cómo en un país teóricamente tan igualitario como Suecia, el lenguaje empleado en los distintos boards de VC, tendía a discriminar a los proyectos encabezados por mujeres, que solo en una minoría acababan por acceder a financiación de capital riesgo.

Hoy la noticia sobre la brecha de género que se da en el mundo startup, la da “Financial Times” que denuncia la escasa representación que tiene la mujer en los principales fondos VC del Reino Unido, lo que como consecuencia, provoca una menor inversión en startups lideradas por mujeres.

El rotativo británico informa de que únicamente uno de cada diez directivos/socios de los fondos británicos son mujeres. La denuncia que llega a raíz de un informe elaborado por la ONG Diversity VC, asegura además que hasta dos tercios de estas firmas no incluyen a ninguna mujer en sus juntas directivas y que únicamente el 27% de los empleados por estas empresas son mujeres (45% en Estados Unidos).

Tomando los datos del último año, el informe concluye entre otras cosas que la mitad de rondas de financiación en startups que se realizaron en 2016 no tenían a ninguna mujer en los equipos inversores y lo que es peor: únicamente un 10% del capital que se levantó ese año fue a parar a los bolsillos de empresas lideradas por una mujer.

El informe se limita como hemos indicado con anterioridad, a la situación que se vive en Reino Unido. Si nos ha parecido significativa es porque precisamente Reino Unido es el polo de atracción más importante para startups de toda Europa y en los últimos años, fondos británicos como Index Ventures, Balderton Capital, o Atomico han sido responsables de buena parte de las grandes rondas de financiación del viejo continente.

Un artículo escrito por Rodolfo de Juana