La transformación digital duele que te cagas

Pues sí.

Nadie te lo dice.

Todos te la venden, o mejor dicho te la quieren vender sin haberla hecha realidad en su propio negocio.

Una transformación digital, lenta, segura, de pasito a pasito. Indolora.

Nada de esto es cierto.

Digitalizar 20 años de actividad offline no es fácil. Es doloroso.

Digitalizar tu actividad es poner el cliente en el centro de tus reflexiones, no tú, tus productos o tus equipos. Créeme, te va a costar.

Digitalizar tu actividad significa cambiar tu forma de trabajar y hasta me atrevería a decir cambiar tu forma de liderar tus equipos.

Digitalizar tu actividad significa tomar decisiones todo el rato e ir a por una precisión laser en tu nicho de mercado. Y créeme, esto acojona mucho.

Digitalizar tu actividad significa integrar la tecnología en tus operaciones rutinarias, y no es nada fácil si apenas usas Internet hoy.

Digitalizar tu actividad significa aprender, experimentar y equivocarte, aunque sea lo menos posible. Perderse forma parte del proceso.

Digitalizar tu actividad significa vender de forma diferente, sin ir a ferias o visitar clientes a puerta fría. Dejar de perder meses en procesos de venta interminables e inciertos.

Digitalizar tu actividad significa también modificar tu forma de entregar tus soluciones, yendo hacia más trabajos en remoto y más proyectos de tipo consultoría.

Porque ahora existen plataformas y pronto robots con inteligencia artificial que se encargaran de todo lo rutinario y administrativo. O te transformas en un consultor de lo tuyo o te van a quitar del medio.

Y no, no tienes 10 años para adaptarte.

Llevas 10 años sintiendo los mordiscos de la economía digital, 10 años perdiendo poco a poco clientes e ingresos.

10 años sin hacer nada, aunque estés convencido que el presente ya se construye en Internet.

Así que tienes toda la razón del mundo, la transformación digital es un movidón que te cagas.

Y tan solo tienes 2 opciones:

  • OPCIÓN Nº1: Esperar tu jubilación sin hacer nada…y dar de baja el negocio de tu vida sin poder venderlo porque no lo habrás digitalizado. Una opción arriesgada para mi gusto, pero valida si lo haces de forma consciente.
  • OPCIÓN Nº2: adaptarTE ya, hoy, de una santa vez.

El proceso es súper sencillo:

  1. Tener una hoja de ruta (Qué)
  2. Prepararte = Formarte (Cambiar para adquirir nuevas habilidades)
  3. Implementar poco a poco y de forma sistemática nuevos procesos de venta y de entrega 100% digitales. (Cómo)

Yo no puedo implementar para ti, pero si puedo ayudarte con la hoja de ruta con los 6 pasos que necesitas dar para digitalizar tu actividad y también quiero regalarte un training práctico de 40 minutos en el qué te explico cómo poner en marcha estos 6 pasos en tu propio negocio.

Descárgate la hoja de ruta y échale un vistazo al Training. No hay nada mágico dentro, tan solo mucha sabiduría y extractos esenciales de una estrategia probada que podrás aplicar a tu negocio de consulting

Escrito por