En la publicidad las garras afiladísimas de los clichés están clavadas en las mujeres casi desde el principio de los tiempos. Y parece que las féminas se han cansado de que los anuncios se ceben con ellas y les endilguen roles que despiden un nauseabundo aroma a rancio.

Según un reciente estudio de la empresa televisiva A+E Networksel 63% de las mujeres coincide en señalar que en la publicidad hay más estereotipos femeninos negativos que positivos.

A la publicidad las mujeres le piden ser desgajadas por fin de su papel de ama de casa o de mero objeto sexual para poner el acento en sus fortalezas y también en la unión de las personas adscritas al género femenino.

Algo muy importante que las féminas piden a los anuncios es que sean mucho más fieles de lo que son a día de hoy a la diversidad de cuerpos femeninos que existe en el mundo real. Los cuerpos femeninos adoptan múltiples formas y volúmenes y las mujeres quieren ver tales formas y volúmenes en la publicidad para poder sentirse identificadas.

A las mujeres les gustaría igualmente que la publicidad fuera más inclusiva a la hora de abordar las diferentes etapas vitales de las féminas. Pese a que los anuncios ponen habitualmente todo el foco en las mujeres jóvenes, a las féminas les gustaría ver representadas con más asiduidad a mujeres mayores y mujeres de mediana edad (sin estereotipos negativos de por medio).

Otra exigencia que las mujeres ponen sobre la mesa a la publicidad es que los anuncios den cobijo a féminas de diferentes razas y orígenes étnicos. Más del 50% de las mujeres desea que la publicidad enarbole la bandera de la diversidad a la hora de aproximarse al género femenino.

Vía: Marketing Directo