A pesar de todo lo que ha avanzado el sector en lo que a tecnología, digitalización e innovación respecta, todavía queda mucho trabajo por hacer en cuestiones de igualdad.

Las reivindicaciones de una mayor presencia en la industria han sido recurrentes, sobre todo, en los últimos tiempos y es que, el liderazgo femenino a día de hoy sigue siendo, por desgracia, minoritario.

Es por ello que, es hora de alzar la voz y dar una mayor visibilidad al talento de las mujeres en el sector empresarial y apoyar el liderazgo inclusivo en todos los sectores.

Esto es, precisamente lo que pretende Woman Go On, un evento con fines benéficos que busca el compromiso de hombres y mujeres con la ocupación femenina de puestos directivos en las compañías.

En MarketingDirecto.com no hemos querido perdernos esta oportunidad de escuchar a grandes profesionales debatir sobre los retos a los que se enfrenta el mundo empresarial en materia de igualdad.

Y lo han hecho a través de una mesa de debate bajo el título de “En clave de igualdad: ¿Qué hay que hacer para no hacer nada?”, que ha contado con la participación de Rosa Allegue, directora financiera de Skechers; Carmen López-Suevos, directora de experiencia de clientes de Vodafone; Ana Gascón, directora de responsabilidad corporativa de Coca-Cola Iberia; Enrique Verdeguer, director de ESADE Madrid y Javier Cámara, CEO de beBee.

Educar en igualdad

Para dar comienzo al debate, se ha puesto encima de la mesa la necesidad de educar en igualdad. Pero, ¿cómo se logra?

“Para educar en igualdad hace falta ver otras opciones. También es importante saber cuáles son los estudios del futuro, actualmente hay una brecha entre los niños y niñas que estudian carreras técnicas”, comienza Allegue.

Para Gascón, la cuestión “no solo se debe reducir al ámbito de la escuela” pues, es tarea también de las familias, los medios y las empresas. Y aboga por lanzar a los más pequeños “un mensaje consistente, coherente y homogéneo para que se den cuenta que es el futuro y es enriquecedor para toda la sociedad. Tenemos que ir cambiando el paradigma, el rol en las empresas y en las casas”.

“Las familias, sin querer, tienden a diferenciar cuando no debería ser así, es algo que todavía se ve claramente. Desde pequeños los niños están ligados a la tecnología mientras que las mujeres se alejan de ella. Lo fácil es echar la culpa a los colegios y a la sociedad, pero el cambio tiene que empezar en casa”, coincide Cámara.

López-Suevos apuesta por impulsar el cambio creando una cultura de posibilismo. “Si empezamos a educar, en todos los entornos, en esa cultura se romperán muchos techos no solo en el tema del género, sino en todos los ámbitos”.

Es importante también para Verdeguer, “el ejemplo, la autenticidad, la credibilidad. En muchas ocasiones, los discursos van por un lado y la realidad por otro. También sería bueno transmitir una idea distinta de emprendedor o directivo. No se tiene porque ser agresivo, se puede ser feliz y directivo”.

Visibilidad de la mujer profesional en los medios

La visibilidad de la mujer ha sido otro de los temas que se han abordado y en el que todos los participantes coinciden en la necesidad de pasar a la acción.

“La sensación que tengo es que todavía hay muchos clichés que tienen que ser superados. Las sociedades con más diversidad de género son más ricas, más divertidas. Todavía hay un gap entre el mensaje y la realidad”, explica Verdeguer.

“Hay que dar el siguiente paso. La publicidad en televisión, por ejemplo, está pensando en un cliente y un consumidor distinto al real. Si comparamos lo que vemos en los periódicos y en redes sociales se observa que hay un gap grandísimo. Los medios tradicionales siguen hablando mucho pero su velocidad de ejecución no va al ritmo de la sociedad”, añade López-Suevos.

Lo que echa en falta Cámara en la comunicación es la naturalidad tanto en la publicidad que, asegura, sigue siendo machista, como en la comunicación. “No se hacen las cosas con naturalidad y se pierde credibilidad”.

“Para mí, el papel de la mujer en los medios es patético”, afirma tajante Allegue. “La mujer es muy visible pero, ¿es esa la mujer que queremos transmitir a la sociedad? A mí es algo que me preocupa muchísimo porque los niños lo ven como algo normal. Yo lo que intento es cambiar esa perspectiva, no quiero perpetuar esa imagen de mujer objeto actual”.

También comparte esta idea Gascón que, asegura: “Lo que les estamos transmitiendo a las niñas es que si quieren brillar tienes que estar siempre perfectas, mientras que a los niños simplemente que tienen que tener cerebro. El rol de los medios es clave para la sociedad pero las marcas que llegamos de manera masiva a la sociedad tenemos también responsabilidad de enviar un mensaje enriquecedor a la sociedad, de igualdad de oportunidades”.

Las barreras todavía persisten

El camino hacia la igualdad es complicado y es que, añade Gascón, “las barreras están ahí, son evidentes”. Y no solo las mujeres son conscientes de ello pues, “un 84% de los hombres declara que existen esas barreras. Es algo que está ahí y que todos tenemos que identificar porque están deteniendo el talento interno. Invertir en mujeres, en que crezcan en una empresa es beneficioso para la mujer, para la empresa y para la familia”.

Para Allegue romper estos muros depende también de las mujeres en puestos de responsabilidad. “Tenemos la obligación de detectar los sesgos en las empresas, porque están tan interiorizados que la gente no se da cuenta. No hay mala voluntad, pero hay que ponerlo sobre la mesa. Hay que pensar en los criterios reales que se tienen en cuenta en los procesos de selección”.

López-Suevos ha querido diferenciar entre el liderazgo masculino y el femenino. El primero, afirma, “es más agresivo pero las mujeres en ese modelo nos movemos peor. Cuando tienes ese liderazgo como referente estás condicionando al resto. A mí no me gustan los sistemas de cuotas pero ayudan, aceleran el proceso de igualdad. Además, las empresas tienen que empezar a pensar que sus clientes también son mujeres”.

Quien sí ve avances, en este terreno es Verdeguer aunque, señala, la gran barrera para las mujeres sigue siendo la conciliación y apuesta por la formación para superarlas.

Así, los participantes señalan a modo de conclusión las claves en el camino hacia la inclusividad que pasan por asumir responsabilidades como empresas y marcas, por apostar por fomentar la formación tecnológica de la mujer, que no solo es el futuro, sino también el presente y, por la involucración en esta causa tanto a nivel profesional como personal como única manera de impulsar el cambio.

Via: Marketing Directo.com