El smartphone se ha convertido en una herramienta imprescindible en la vida de los consumidores, no solo para comunicarse, informarse o entretenerse, sino también para comprar. Ahora bien, aunque el teléfono móvil es un asistente de compra básico, su uso se suele limitar a la fase de investigación: es decir, aquí buscamos productos, comparamos precios y leemos reviews, pero a la hora de adquirir el producto, nos decantamos por ir a la tienda física o acudimos al ordenador para comprarlo.

Pero hacer ese cambio de dispositivo es cada vez menos frecuente, especialmente entre aquellos consumidores más jovenes, y así lo revela un nuevo estudio de Bronto Software, reseñado por Internet Retailer, donde descubrimos, por ejemplo, que la mayoría de los usuarios menores de 40 años consideran su smartphone como un instrumento adecuado para comprar. Sin embargo, para los consumidores mayores, el ordenador sigue siendo su primer dispositivo de elección para acceder al ecommerce.

Así, el 55% de los compradores de entre 55 y 65 años ha comprado online el pasado año a través del portátil, y un 53% a través del ordenador de sobremesa, mientras que los de la tercera edad dan prioridad al segundo (62%) sobre el primero (54%). En todo caso, en ambos grupos la compra a través de la pequeña pantalla es meramente anecdótica.

smartphone-compras

Sin embargo, los dispositivos móviles ya son usados por cerca de la mitad de todos los usuarios para actividades de shopping, y el porcentaje de los que los usan para efectuar la compra en sí, y no solo para buscar, crece año tras año.

De hecho, el 64% de los encuestados reconocieron usar más frecuentemente el smartphone para sus compras que el año anterior, y el 60% dijeron los mismo de la tablet. En el caso de las tiendas físicas, son un 30% los que compran menos a menudo aquí y un 29% los que compran con mayor frecuencia, y, curiosamente, son los más jóvenes los que más han incrementado su shopping offline (el 43% de los millennials).

Son los mismos que ya compran usando sus teléfonos móviles, algo que hace el 64% de los chicos entre 18 y 24 años, el 63% de los que tienen entre 25 y 34 y el 58% de la generación X. Por contra solo el 9% de los consumidores de la tercera edad ha usado este dispositivo.

Como explican desde Bronto Software: “Aunque investigaciones anteriores mostraban que el uso de los dispositivos móviles se usaban sobre todo para investigar, esta encuesta revela que los consumidores ya se sienten cómodos comprando a través de cualquier dispositivo, móvil o no. Si el usuario normal está dispuesto a usar el móvil para actividades relacionadas con el shopping, también lo está para realizar la propia adquisición del producto”.

La compra vía wearable es minoritaria, pero crece a ritmo rápido

En total, de los usuarios que han usado un wearable para comprar en alguna ocasión, 8 de cada 10 lo han hecho mas a menudo durante este año que el anterior, lo que supone el mayor porcentaje de todos los dispositivos, pero el número total de compradores es aún muy bajo.

En concreto, solo el 5% de los encuestados dijo haber hecho alguna compra online usando un dispositivo wearable como puede ser un smartwatch o una pulsera fitbit. Y el porcentaje más alto se daba entre los compradores de entre 25 y 34 años (el 12% de ellos habían comprado a través de estos dispositivos).

Un artículo publicado en Puro Marketing