Desmenuzamos el concepto de crowdequity, una de las alternativas de financiación más consolidadas de la actualidad y que puede proporcionarte numerosas oportunidades de inversión.

La transformación digital, el fintech y la innovación tecnológica están revolucionando la inversión y el lanzamiento de proyectos de emprendimiento en la actualidad. Si bien otros términos más amplios como el crowdfunding están en boca de todo el mundo, gracias a los proyectos de plataformas online de micromecenazgo como Indiegogo o Kickstarter, desde hace tiempo asistimos a la popularización de otros dependientes del anterior como el crowdequity y el crowdlending, nuevas fórmulas de financiación en el marco de las tecnologías.

A grandes rasgos, el crowdequity se trata de una nueva forma de financiación colectiva mediante la cual el emprendedor logra la inversión necesaria para su startup a través de aportaciones de capital de una cantidad de inversores particulares o profesionales. Por ello, podríamos decir que es una versión del crowdfunding en la que las populares recompensas se sustituyen por participaciones empresariales.

El crowdequity permite que las personas con ahorros e intenciones de invertir diferentes a las tradicionales, se dispongan a financiar nuevas ideas rentables de negocio con el objetivo de rentabilizar sus ahorros. Por ello, las startups y pymes con alto potencial de crecimiento son las empresas que suelen buscar este tipo de inversores.

También se suele conocer este término como crowdfunding de inversión, o utilizando el original en inglés, equity crowdfunding. Como hemos señalado, la diferencia sustancial en relación al crowdfunding es la participación en el capital de la empresa en lugar de la mera recepción de un producto según la cantidad económica aportada.

Con respecto al crowdlending -que a su vez puede ser P2B o P2P, préstamos directos a empresas o a particulares-, la diferencia radica en que esta última se basa en el modelo bancario -pero a través de plataformas online independientes-, o préstamo de una cantidad determinada de dinero que se devolverá al inversor mes a mes junto al tipo de interés previamente pactado.

El rasgo diferencial del crowdequity es que en esta modalidad de crowdfunding -frente a recompensas o donaciones- la clave reside en la inversión directa en el capital de las empresas, startups o compañías de tamaño mediano que buscan aumentar su capital. El crecimiento de esta alternativa es del 114% anual.

Ventajas del crowdequity

Enumeramos algunos de los beneficios más destacados de apostar por esta alternativa:

  • Más rentable para los inversores: Los mercados financieros alternativos están a la orden del día, y el crowdequity constituye una gran vía de búsqueda de la rentabilidad económica.
  • Incentivos de tipo fiscal: El fisco premia la inversión en las startups de reciente creación, por lo que tu apuesta por esta modalidad de financiación podría implicar un ahorro fiscal de hasta el 30 % de tu inversión en la declaración del IRPF. El crowdlending no tiene estas ventajas fiscales.
  • El valor de tu inversión aumenta a gran velocidad: Ya en 2014 Forbes afirmaba que los proyectos financiados por esta vía habían aumentado sus ventas en un 341 % después de superar la ronda de inversión. Se trata de uno de los modelos de negocio más interesantes y rentables a ojos de los inversores. señalan que “con la entrada en vigor de la regulación del crowdfunding en España, las plataformas de crowdfunding de inversión y préstamos están supervisadas por la CNMV, con el objetivo de certificar la neutralidad de las mismas y garantizar que velan por los intereses y la seguridad jurídica de sus inversores y emprendedores”.

2017, el año del crowdequity

Diversos expertos como José Moncada (La Bolsa Social), Ramón Saltor (TheCrowdAngel), y Javier Villaseca (SociosInversores.com) han apuntado a que nos encontramos ante un año clave para el crowdequity, con perspectivas de crecimiento elevadas y rondas de financiación con inversiones de hasta un millón y medio de euros. Desde 2011 el sector ha experimentado un gran empuje en nuestro país.

Tal y como apuntan desde medios como Cinco Días, solamente en 2017 SociosInversores.com ha cerrado inversiones por valor de más de un millón y medio de euros. Destacan las operaciones de Growly (plataforma fintech de préstamos), Aura (empresa de investigación médica) o The PayPro (fintech de cambio de divisa). 427.500, 246.000 y 187.000 € de recaudación, respectivamente.

SociosInversores.com ha liderado el sector español del crowdequity financiando a 107 empresas -un 56% del total-, seguida por Crowdcube y The Crowd Angel, con 32 y 17 respectivamente. El procedimiento es sencillo en cuanto a desarrollo y consiste en que la startup que precisa financiación publica su proyecto y los inversores deciden si invierten o no. caracterizándose el proceso por la transparencia.

Además, el crowdequity está sumamente vinculado al aspecto social y a la puesta en marcha de ideas que redunden en un beneficio para la sociedad y para el medio ambiente. Pronto, las entidades bancarias e instituciones financieras tradicionales no tendrán más remedio que rendirse ante esta tendencia imparable y busquen colaboraciones que mejoren el estado del sector y lo equiparen a otras regiones de Europa.

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock