La primera vez que escuché hablar sobre startups pensé que era una moda pasajera. La ola de las empresas .com que estaban naciendo en la década de los 90’s, había creado una avalancha de nuevas ideas que estaban llenando el mercado. Eran las startups de internet.

A principios de este nuevo siglo, todos querían tener una startup. Este tipo de pequeñas empresas, que normalmente empiezan en el garaje de tu casa, o en una pequeña habitación luego de cientos de horas de lluvias de ideas, son un sueño hecho realidad para cualquier emprendedor. Es lo que haces antes de crear tu negocio.

Las startups, que comúnmente son llamadas empresas emergentes, son ideas de negocios que aún no pueden ser denominadas empresas, porque están en etapa inicial.

La mayoría de las grandes empresas tecnológicas que conoces, en sus comienzos fueron startups. Microsoft. Facebook. Apple. Twitter. 

En los últimos 20 años, el término startup ha hecho referencia a los emprendimientos que incursionan en el área tecnológica, y tienen un modelo de negocios estable. Además, crecer es una obligación para que tu startup se convierta empresa.

Las startups son emprendimientos enfocados en la innovación, y hacen uso de tecnologías de la información para resolver problemas cotidianos. O no tan cotidianos.

 

¿Pero qué es realmente una startup?

El término, acuñado por Steve Blank, y popularizado por Eric Ries;  fue definido como el proceso inicial de emprendimiento. Blank decía que una startup es una organización temporal en búsqueda de un modelo de negocio escalable y replicable.

Por su lado, Ries, en su libro The Lean Startup, comentó que una startup “es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de extrema incertidumbre”.

Es esta incertudumbre, junto a muchas otras características que te describiré a continuación, hacen que las startups sean un tema de estudio en escuelas de negocios, además de apasionar a cientos de emprendedores en todo el mundo.

¿Cuáles son las características de una startup?

Las compañías startup son empresas en sus tiernos inicios.

Tienden a ser una idea creativa que poco a poco se abre paso en el mercado del emprendimiento. La gran mayoría de startups no son ideas de negocios masivas en sus inicios; aunque tienden a atacar mercados altamente competitivos, ¿en otros casos, incursionan en mercados vírgenes o con poca participación.

Tal es el caso de The Dollar Shave Club, quienes te venden un suministro de afeitadoras cobrándote una pequeña subscripción anual, mucho más económica que las rasuradoras convencionales.

Al principio, estas empresas emergentes son empresas humanas con grandes capacidades de escalada y crecimiento. Son una gran idea que puede masificar. Las startups empiezan siendo, incluso en algunos casos, negocios de una sola persona.

Aun así, los servicios o productos que desarrollan las startups están enfocados en sus usuarios, y están altamente orientados a su satisfacción. Una vez consiguen una base de clientes sólida la idea pasa de ser startup a ser empresa.

Por ejemplo, Etoro fue una startup que se convirtió una gran empresa. Su plataforma digital te permite comprar acciones en la bolsa. Andrés la ha probado y los resultados que ha generado son impresionantes. Actualmente hay cientos de personas haciendo miles de dólares con su plataforma (tu también puedes).

Por eso es que toda startup se enfoca en hallar soluciones prácticas para los problemas de sus clientes.

Pero al principio, al comienzo de sus operaciones, estas empresas como Etoro se caracterizan por tener muy poca inversión y dependen del esfuerzo de su equipo.

Pero en cierto punto, luego de aprender a gatear, las startups empiezan a caminar. Y como todo niño que empieza a caminar, sus necesidades empiezan a ser mayores. Una vez pasada una primera meta, como una cantidad de clientes base, la startup empieza a demandar dinero o capital humano, es decir, más personas.

Tanto, que logran ser multinacionales que cotizan en la bolsa, haciendo millones de dólares en ganancias al año.

Las startups son embriones de empresa innovadora, y son un paso indispensable cuando quieres emprender.

El diccionario Merriam-Webster define startup como el acto o la instancia de establecer operaciones empresariales, o formar una empresa. 

El concepto, que ha sido ampliamente difundido, ha sido analizado en escuelas de negocios de todo el mundo, como en Harvard, Yale, Stanford, Oxford y Cambridge.

Cómo hacer millones de dólares con una startup

Como bien has leído, las startups son empresas con miras a crecer y hacer millones de dólares año tras año.

Pero la verdad es cruda. Un 99% de las startups no llegarán a ser exitosas. Algunas se convierten en PyMES (pequeñas y medianas empresas) y nunca llegan al millón de dólares. Otras escalan sus esfuerzo hasta llegar a vender sus acciones en la bolsa de valores.

La gran mayoría de las startups fracasa.

Lo que esconde esta escalofriante cifra es más preocupante. Los negocios emergentes que no despegan, fracasan por la falta de organización y capacidad de escalada. Y más preocupante aún, es que la mayoría de emprendedores no conce la clave real, ni el secreto detrás del éxito financiero de una startup.

El éxito no está asegurado. Pero puedes disminuir tu margen de error siendo inteligente. 

Quienes han podido lograrlo; como Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, que creó un directorio de universitarios que hoy es la plataforma de negocios multimillonaria que ahora conoces; saben algo que tu no sabes. Igualmente Bill Gates, o Richard Branson. Todos estos millonarios pasaron por la etapa de la Startup. Y fueron inteligentes al no rendirse. Asumiendo escalada tras escalada.

Si quieres hacer una startup que se mantenga en el tiempo debes asimilarte en la cultura startup, dejarte guiar por los líderes del mercados y las grandes mentes emprendedoras. Y asumir que cultura del emprendimiento, las empresas emergentes y startups está apoderada del mundo.

Tal es tu influencia que hoy existen emprendedores en serie que llegan a la capital financierda del mundo. Wall Street, donde ofrecen las acciones de su empresa para que tu las compres. 

Tu tambien puedes hacer una startup. ¿De qué la harías?

Gabriel Mata-Guzmán