Slack, una de las startups más de moda en el panorama actual nació casi de casualidad. Como explica Carl Henderson, uno de los fundadores de la empresa en una entrevista para “The Guardian”, lo que en principio no iba a ser más que una aplicación para mejorar las comunicaciones entre los profesionales de una empresa de videojuegos, acabó por convertirse en una starup que actualmente está valorada en más de 1.000 millones de euros. Cuenta la historia de la siguiente forma:

Los errores pueden ser muy poderosos: en nuestro caso nuestro error se transformó en un accidente feliz. Nos encontrábamos desarrollando un juego que se llamaba “Glitch”, parte de nuestro equipo se encontraba en San Francisco y otra parte en Vancouver. Necesitábamos comunicarnos de forma sencilla: no sólo los programadores, sino también los artistas, animadores, ingenieros de sonido…Necesitábamos colaborar, intercambiar habilidades y estar al tanto de los proyectos en la medida en que van avanzando.  Así que creamos Slack y pronto nos descubrimos el potencial que tenía como aplicación comercial. Cuando nos dimos cuenta empezamos a desarrollarla de nuevo y en los siguientes seis meses invitamos a varias compañías de Silicon Valley para que la probaran.

slack_henderson

Como también explica Henderson, los inicios no fueron precisamente sencillos. En primer lugar, porque para que Slack funcionara no sólo había que convencer a un usuario en particular, sino a un conjunto de usuarios para que la utilizasen a la vez y quisieran colaborar.

Además existía un problema de falta de confianza. “Teníamos el problema que tienen todas las startups tienen en este campo: la gente pensaba que podríamos desaparecer en cualquier momento y que perderían todos sus mensajes. Eso fue lo más nos costó superar para convencer a las empresas de que merecía la pena probar la aplicación. Nos costó seis meses convencerles de que teníamos algo diferente. Entonces nos lanzamos al público y tuvimos nuestro momentum

Desde entonces y tras superar con éxito varias rondas de financiación, la compañía ha llevado su valoración total hasta los 3.800 millones de dólares.  Desde su lanzamiento, en enero de 2013, ha sido capaz de atraer nada menos que 539 millones de dólares de capital privado.

Un artículo publicado por Rodolfo de Juana