Durante el año 2016 los nuevos consejeros delegados que llegaron a la dirección de empresas en todo el mundo eran mayoritariamente hombres. De hecho, solo el 3,6% eran mujeres. Son datos dados a conocer hoy por PwC a través del informe 2016 CEO Success Study.

Se han analizado las 2.500 compañías cotizadas más grandes a nivel internacional y los resultados apuntan a que la tasa de féminas al frente de multinacionales ha crecido más en relación a 2015 (2,8%) pero está por debajo del 5,2% que se llegó a alcanzar en 2014.

En Europa el porcentaje está por debajo de la media, siendo las mujeres apenas el 2,9% del total de incorporaciones de consejeros delegados. Dista mucho de las cifras que se han generado en países como Estados Unidos, Canadá, China, Brasil, Rusia e India, donde se ha rebasado el 5%.

Las compañías que más han apostado por el talento femenino son las del sector eléctrico. Por contra, ninguna enseña del ámbito sanitario, industrial, de tecnología o telecomunicaciones se han decidido por incorporar a mujeres al timón de mando.

2016 fue un año en el que se cambió mucho de equipo directivo. PwC destaca que en el 15% de las empresas más grandes se sucedieron modificaciones al frente de los negocios. El 81% de estos relevos estaban previstos y otros tuvieron lugar tras fusiones y adquisiciones empresariales que no se habían planificado previamente.

El perfil de los consejeros delegados en 2016 fue el siguiente:

  1. Un 24% contaban con experiencia profesional internacional.
  2. La mayoría de las compañías eligieron profesionales de su misma nacionalidad.
  3. De media tenían 53 años de edad.
  4. Un 36% de ellos contaban con un MBA o programa de posgrado en administración de empresas.
  5. Las empresas de países emergentes apostaron por perfiles más jóvenes y con una formación más alta.

Los sectores donde más se han cambiado de consejeros delegados han sido el eléctrico y las telecomunicaciones.

Un artículo escrito por María Sanchez