The Future of Advertising (FOA) Barcelona 2017 llega a su fin con una mesa redonda en la que las protagonistas han sido las startups con el marketing de emprendimiento como punto de partida.

Bajo la moderación de Carlos Blanco, fundador de Nuclio Venture Builder, han participado Alex Menal, chief marketing officer en GlovoJulio García, CMO de WaynaboxGemma Escribano, director de marketing de WallapopAlex Karnatowski, cofundador y consultor SEO y SEM en Improove y Albert Bosch, CEO de Housfy.

“Una startup es una idea que quiere ser disruptiva”, ha comenzado rompiendo el hielo Álex Menal. Las startups presentes en la mesa han destacado que han realizado importantes desembolsos en publicidad, especialmente Wallapop. “La TV es cara y hacemos dos o tres anuncios al año por lo que hablamos de importantes cantidades”, ha destacado Gemma Escribano.

“No hay una fórmula secreta de tanto para digital, tradicional u online. La compra de medios la hemos decidido en función de los objetivos”, añade.

A través de las diferentes intervenciones hemos podido conformarnos una visión bastante certera de lo que supone el marketing para estos emprendedores. Es fundamental que estas compañías concentren durante los seis primeros meses su escaso presupuesto en digital enfocado a performance.

“Una de las claves de Wallapop ha sido no invertir en nada que no se pueda medir“, explica Gemma Escribano. “Debemos tener un buen enfoque en métricas y hasta que no se cuente con una buena estrategia de medición no se realice ninguna inversión” añade Julio García indicando que daría los primeros pasos en Facebook.

“Al principio se trata de PR y branding para poder darnos a conocer”, ha destacado Alex Karnatowski. “Se trata de una cuestión de foco para conseguir resultados en poco tiempo”, y esto puede llevarnos a no distribuir de forma correcta y certera el presupuesto en los distintos canales en los que estamos presentes ha explicado Julio García.

“No trabajamos contenido en redes sociales ya que es muy difícil hacerlo visible y requiere inversión, aunque hace algunos años trabajamos con influencers“, destacan desde Wallapop. “Trabajamos con micro influencer con entre 300 o 500 seguidores en redes sociales que nos hacen llegar a los mismos impactos que alcanzaríamos por ejemplo con El Rubius”.

“El social media es muy importante porque genera confianza”, manifiesta Julio García.

Prácticamente el conjunto de los participantes de la mesa ha destacado una experiencia negativa a la hora de trabajar con influencers. “Creo más en el esfuerzo orgánico que en pagar 50.000 euros a El Rubius”, expresa Albert Bosch.

Sobre el marketing atrevido e incluso gamberro Julio García cree que debemos tener cuidado con esta tendencia y practicarla en su justa media ya que es un arma de doble filo a la hora de lograr la diferenciación. “Es fundamental explicar el producto y que se entienda el anuncio o perderemos la capacidad de conectar puesto que nueve de cada 10 acciones de este tipo fracasa”, añade Álex Menal.

Via: Marketing Directo