Tiempo para vivir, no para entretenerse

Hoy quiero compartir contigo la entrevista que Curro Cañete me hizo hace unos días y en la que explico algunos valores y principios en los que baso mi vida y que enseñamos en nuestros Másteres y Seminarios.

Curro Cañete es coach y experto en crecimiento personal, además de autor de dos libros de éxito. En su web www.currocanete.com ha entrevistado a numerosas personas que aportan valor a esta vida y cuyos conocimientos en desarrollo personal merecen la pena ser compartidos.

Agradezco sinceramente a Curro esta entrevista, porque en ella hemos podido recordar la importancia de considerar el trabajo como ocio, es decir, no como una obligación a la que tenemos que presentarnos cada día, sino como algo que nos llena, que nos aporta y que nos encanta. Y reflexionar sobre el hecho de que, como nuestro tiempo es tan limitando en el planeta Tierra, es bueno recordar que, al menos yo, tengo tiempo para vivir pero no para entretenerme. Tengo tiempo para desarrollar mi don pero no para perder el tiempo en aquello que me separa de mi propósito de vida.

Te invito a que escuches estos 30 minutos de intercambio de impresiones sobre cómo encontrar el equilibrio entre las diferentes áreas de la vida, sobre cómo la solución a casi todo lo que nos pasa fuera está dentro de nosotros mismos, y cómo tomar la decisión sobre si la vida está a nuestro favor o está en nuestra contra marcará el resto de nuestros días.

También tuvimos tiempo de exponer nuestras ideas sobre el emprendimiento, y cómo mi decisión personal de convertirme en emprendedor está marcada por un deseo de mayor libertad, de mayor capacidad de influencia y de lograr que el don que me ha otorgado la vida llegue al mayor número posible de personas. En resumen, una reflexión sobre encontrar nuestro propósito en la vida.

Y si hay una idea con la que me gustaría que te quedaras de esta entrevista es el concepto del diezmo educativo, o el compromiso de invertir un 10% de aquello que ganamos en nuestra propia formación y educación. Estoy convencido de que esta idea, mantenida a lo largo de los años, cambia por completo la vida de las personas y nos permite multiplicar lo que aportamos al planeta.

Sergio Fernández