Te mostramos cuáles son los diferentes tipos de empleados tóxicos y qué debes hacer para evitarlos. ¿Crees que tienes alguno en tu empresa?

En muchas ocasiones nos encontramos con ciertos compañeros de trabajo conflictivos.

Enfrentarse a ellos puede ser un problema, pero lo que sí es clave es saber identificarlos.

Por eso, hoy te mostramos una lista con los diferentes tipos de empleados tóxicos y qué es lo que debes hacer para evitarlos. Y es que, en muchas ocasiones, un poco de apoyo extra puede solucionar la situación o el mal ambiente laboral que generan a su alrededor.

¿Comenzamos?

1. El problemático

Este tipo de empleados tóxicos no saben cómo hacer su trabajo y están siempre dependiendo de los demás para solucionar errores. Al final, lo que generan es frustración en el resto del equipo.

Como consejo, te recomendamos dar apoyo extra a esta persona, así como ofrecer planes de mejora en su departamento. De esta forma, el ambiente laboral mejorará.

2. El escaqueador profesional

Evita estar en su puesto de trabajo todo lo que puede y deriva sus tareas a otras personas. El problema con este tipo de empleados es que, en la mayoría de los casos, tienen una baja motivación y acaban pegándosela al resto.

Para solventar este problema, tendrás que descubrir qué es lo que realmente le motiva y fijarle unas metas. Una vez hayas hecho esto, recompensa sus esfuerzos.

3. El mártir

El mártir es el opuesto al escaqueador profesional: quiere hacerlo todo él aunque no sea productivo. Aunque pueda parecer un buen empleado en un primer momento, al final acaba desgastado porque nunca termina una tarea.

Si tienes una de estas personas en tu equipo, motívale a delegar proyectos. Además, asígnale tareas compartidas y ofrécele un sistema para organizarse mejor.

4. El cotilla

Es el que se sabe todos los cotilleos de la oficina. Pasa más tiempo en la máquina de café hablando sobre los últimos rumores de X que en su puesto de trabajo. Por lo general, suele ser bastante sociable, pero a su vez resulta molesto para muchos.

Si quieres solucionar los problemas derivados de este trabajador tóxico, intenta enfocar su energía en el trabajo. Además, debes estar pendiente de su conducta y, si aún así no consigues que deje de jugar a Gossip Girl, habla con él.

5. El independiente

Este tipo de trabajadores se niegan a seguir las indicaciones que les dan porque creen que ellos “tienen una forma de hacerlo mejor”. El problema que tienen estos empleados es que suelen tomar decisiones por su propia cuenta para las que no están autorizados. Eso por no hablar de su ego.

Para solucionar este tipo de problemas te recomendamos que trabaje en equipo, así como acompañarle en todo momento en sus decisiones. Además, debes asegurarte que entiende todos los protocolos de la empresa.

6. El trepa

Los hay que quieren escalar hasta la cima sin importar cuántas cabezas pisen por el camino. Suelen ser bastante manipuladores y destacan los errores de los demás para destacar sobre el resto.

Para solucionar los problemas de estos empleados tóxicos tendrás que hablar con ellos. Explicarles que se tienen que centrar en su trabajo y que no intenten excederse en sus responsabilidades.

Escrito por Ana Muñoz