Triunfar en una campaña de crowdfunding nos asegura una base de clientes y embajadores

En la época de crisis cuando se cerró el grifo de la financiación de muchas empresas muchas recurrieron a otras alternativas para conseguir el dinero para sus proyectos. Pero no se trata solo de financiación, sino que en muchos casos se logra una sólida base de clientes y embajadores como en el caso del crowdfunding.

El éxito de la campaña no solo implica la recogida de fondos para llevar a cabo el proyecto, sino que aquellos que nos financian lo hacen a cambio de una recompensa, por lo general el producto que se fabrica. Esta es la opción más habitual, aunque también otras alternativas son recibir acciones de la empresa o un interés por el dinero prestado, aunque estas dos son menos habituales.

En el caso de la recompensa se logra la financiación a través de los propios clientes de la empresa, una práctica que siempre es muy recomendable para todas las organizaciones. Es el propio cliente el que quiere ese producto y está dispuesto a anticipar el dinero para ello.

No solo se han ganado clientes, también se ha ganado notoriedad y publicidad. Son muchos lo que visitan la página, ven el producto, aunque no todos inviertan en el proyecto. No es fácil tener notoriedad, y gran parte del éxito de la campaña depende de ello. Esta es la cuestión más complicada. Hacer un buen vídeo, lograr visitas y que al final el producto se vea y la gente invierta.

Pero es que además muchos de estos clientes se convierten en embajadores de la propia marca. Ayudar a que una empresa se financie y salga adelante implica al propio cliente a sentirse parte de su éxito, a recomendar el producto que el ha obtenido a otros, aunque ya esté cerrada la financiación.

Esta es la gran ventaja por la que muchos prefieren asumir el riesgo de financiarse a través de crowdfunding en lugar de ir a los canales tradicionales a buscar lo mismo. Al final el resultado es que en un banco tenemos dinero para lanzar el proyecto y tenemos que devolverlo con intereses. Toca buscar clientes para ello. En el crowdfunding obtener el dinero es el resultado de conseguir clientes.

Un artículo escrito por Carlos Roberto