Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

¿Cuántas probabilidades tienes de sobrevivir si te caes de un crucero?

No suele ocurrir que una persona se caiga por la borda de un barco en movimiento. Este tipo de incidentes son bastante raros, según los expertos, aunque pueden ocurrir. Cuando lo hacen, por lo general, la cosa no termina bien.

Solo en 2019, un total de 25 personas cayeron por la borda, según un informe de CLIA del año siguiente. En esta cifra están incluidos tanto pasajeros como miembros de la tripulación. Todos estos incidentes fueron fruto de algún acto imprudente.

Jaylen Hill, un hombre de 30 años, cayó por la borda de un crucero de cuatro días. La Guardia Costera había renunciado a su búsqueda después de examinar 3.885 kilómetros cuadrados sin éxito. Los propios oficiales daban el pésame a la familia a través de Twitter tras no dar con él.

La desaparición de Hill fue reportada por un amigo horas después de que lo vieran por última vez. Los expertos han dicho que el tiempo que pasa entre la caída y el inicio de la búsqueda son cruciales, además de que explican por qué este tipo de incidentes son tan inmortales.

Incluso si la caída se avisa en el mismo momento, un barco promedio de crucero tarda al menos 1,5 kilómetros en dar la vuelta, según ha recogido el Washington Post. El barco suele enviar botes salvavidas, además de alertar a las autoridades competentes, pero estas pueden encontrarse lejos de la zona del incidente.

En la mayoría de casos, los barcos desconocen cuándo un pasajero ha caído al mar hasta que un acompañante de la persona da el aviso, lo que suele ocurrir bastante tiempo después. A menudo ya es demasiado tarde para esa personas.

El tiempo no es lo único que puede hacer que fallezca la persona que ha caído por la borda. También hay que tener en cuenta otros factores como el lugar desde el que se ha producido el accidente. En muchos casos las hélices del propio barco succionan el cuerpo hasta hacerlo desaparecer en el océano.

La tasa tan baja de supervivencia que rodea el hecho de caer por la borda de un barco es la razón principal por la que los cruceros poseen numerosas medidas de seguridad. Entre ellas están las barandillas, balcones y barreras altas, que eviten a una persona un accidente.