Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

Como evitar aglomeraciones en un crucero

Aunque te encante viajar en crucero, es posible que en algún momento te hayas cansado de pelearte por las tumbonas, de hacer cola en los bufés y de lidiar con las multitudes.

Los grandes barcos de las más importantes navieras –con espacio para miles de huéspedes– cuentan con infinidad de zonas comunes por las que los pasajeros pueden distribuirse, pero suele ocurrir que muchos suelen tener la misma idea a la misma hora, provocando acumulaciones de gente en algunos momentos en zonas como el bufé o la cubierta de la piscina.

Si quieres disfrutar de tu experiencia a bordo de tu próximo crucero sin llevarte decepciones, el blog Cruise sugiere algunas formas de mantener las multitudes al mínimo.

Evita viajar en temporada alta

Si lo que quieres es minimizar las probabilidades de verte rodeado de gente –al igual que si quieres evitar que haya demasiados niños– en tu próximo crucero, lo primero es saber elegir las fechas correctas.

Los itinerarios en temporada baja cuentan con menos pasajeros que no pueden coger vacaciones en cualquier fecha, al igual que las familias que no pueden viajar mientras los niños tengan colegio.

Otra ventaja de viajar ene temporada baja es que el coste de la tarifa será menor, ya que hay menos demanda.

Encuentra la privacidad reservando la zona más VIP

Algunas compañías de cruceros cuentan en sus barcos con zonas exclusivas para los pasajeros que hayan reservado una suite, como en el caso de MSC Cruceros con su Yacht Club o el The Haven de Norwegian Cruise Line que cuentan con restaurantes y piscinas privadas.

Además, estos camarotes son más grandes que las habitaciones estándar, lo que significa que tendrás más espacio personal y tal vez pases más tiempo en tu amplio balcón en lugar de en las zonas comunes de la piscina.

Piensa dónde comer el día del embarque

El día del embarque puede volverse un caos si no has pensado bien cómo organizarte. Uno de los múltiples consejos que puedes seguir en tu primer día a bordo es evitar comer en el bufé.

La mayoría de los pasajeros optan por dirigirse a esta zona para comer porque no requiere pensar en alternativas, pero puede que tengan que enfrentarse a multitudes de gente hambrienta que tampoco han valorado el resto de restaurantes del barco.

Si, pese a todo, optas por el bufé, lo recomendable es esperar a hacerlo cuando abran los camarotes, ya que muchos pasajeros querrá ir a dejar y deshacer sus maletas.

Aprovecha los momentos en los que el resto de pasajeros estén comiendo

La idea es ir al revés que el resto de pasajeros, o al menos de los que siguen un horario habitual. Si aprovechas los momentos en los que los pasajeros han abandonado las zonas comunes para ir a arreglarse para cenar, podrás disfrutar de esos espacios casi en exclusiva, como ocurre con las piscinas cuando se va acercando la hora de la cena (aunque otro momento ideal para disfrutarlas es a primera hora de la mañana, cuando los menos madrugadores siguen en la cama o desayunando).

Este momento es también perfecto para hacer uso de las actividades o zonas de entretenimiento como los parques acuáticos o los recreativos, que muy probablemente estarán vacíos y esperándote.

Disfruta del barco cuando está atracado

El momento en el que verás el barco más vacío es cuando está atracado en el puerto y una gran cantidad de pasajeros han desembarcado para realizar alguna excursión.

Pero tampoco es necesario que pases todo el día a bordo sin poder hacer una visita al lugar donde hayas atracado. En su lugar, reserva una excursión que salga un poco más tarde y disfruta de las instalaciones del barco por la mañana, cuando la mayoría de pasajeros ya han salido.

Si reservas una excursión en tierra, valora invertir un poco más en una privada y evitarás los grandes autobuses.

Evita las zonas cercanas a la piscina el día de navegación

Si el día de navegación quieres tomar el sol y pasar tiempo en la piscina, te conviene evitar tumbarte cerca del agua, que es donde se concentrarán las masas de gente. En su lugar, busca las tumbonas o asientos alejados de la cubierta, que te  permitirán estar al aire libre alejado de las multitudes, pero disfrutando de las vistas y de algo de sombra.

Aunque lo mejor que puedes hacer el día de navegación –en caso de que quieras evitar cruzarte con muchos pasajeros– es explorar el interior del barco, porque será el día en que la mayoría de cruceristas opten por estar al aire libre y podrás disfrutar plenamente de muchas otras actividades que se ofrecen a bordo del crucero.