Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Ocio y Tiempo Libre

¿Por qué los extras y actores secundarios están tan preocupados por las IA?

La inteligencia artificial (IA) está cambiando muchas cosas, entre ellas la industria cinematográfica. Si bien es cierto que esta tecnología puede servir para agilizar el trabajo en algunos campos, también está suponiendo quebraderos de cabeza para trabajadores de ciertos sectores, en especial los relacionados con lo artístico.

Tanto los extras como los actores secundarios de Hollywood están muy preocupados porque temen que podrían ser sustituidos por las IA. La actriz de 47 años Alexandria Rubalcaba ha contado en NPR su terrible experiencia trabajando para Disney en la serie WandaVision:

«Tengo las manos afuera. Mire ahí. Mire para otro lado. Déjenos ver su cara de miedo. Déjenos ver su cara de sorpresa», describe Rubalcaba sobre las instrucciones que le dieron. De esta manera, la compañía creaba una réplica digital.

Pero el verdadero problema está en que nunca le dijeron cómo se utilizaría está réplica y que nunca cobrará por lo que hagan con ella. La actriz intentó mantener conversación con Disney sobre este asunto, pero la compañía simplemente le ignoró. Además, afirma que ella nunca cedió permisos para que su copia digital se use en ninguna escena.

Rubalcaba teme que entre las consecuencias de las IA esté que no le paguen por su imagen y que lo utilicen para producciones en las que no quiere estar: «¿Qué pasa si no quiero estar en MarioVision o SarahVision?», contesta inventándose programas. «Me temo que las IA eventualmente eliminarán a los actores de fondo. Ya no les servirán para nada.»

El sindicato SAG-AFTRA: la principal defensa que tienen los trabajadores de la industria frente a la utilización de las IA por parte de las empresas

La huelga de actores y actrices de Estados Unidos está siendo organizada por el sindicato SAG-AFTRA. Y el uso de las IA es una de las cuestiones más importantes que están tratando.

Un negociador sindical afirma que los estudios cinematográficos se han ofrecido a pagar a los actores por un día, el día del escaneo. Para luego utilizar la copia digita cuando quieran y para siempre. Sin embargo, los estudios se defienden diciendo que las réplicas solo se utilizarían para proyectos en los que el actor fue contratado.

Además, según declaraciones para NPR, son varios los actores que afirman que los estudios escanearon sus cuerpos desprevenidos y sintiendo que tampoco tenían otra opción que hacerlo. Y a la mayoría se les pedía firmar contratos de confidencialidad.

Los estudios se ahorrarían mucho dinero si sustituyen a los extras. Así lo afirma Andrew Susskind, profesor asociado del departamento de cine y televisión en la Universidad de Drexel, para NPR:

«Imagínese escenas de salón de baile, escenas de fiesta y cualquier que necesite toneladas de extras. Imagínese la cantidad de dinero que se están ahorrando. Sin pagar 180 dólares por día (164 euros aproximadamente). Más comida. Más vestuario…»

«Los actores, extras y escritores tienen razón al ver este momento como su mejor oportunidad para establecer cuáles deberían ser las reglas en el uso de las IA. Y las personas que no tienen un poder real y son maltratadas, deberían defenderse aquí», concluye.

El profesor señala uno de los puntos claves de esta cuestión: actualmente no hay normas y reglas que limiten el uso de las IA. En cierta manera, es como si el avance de la tecnología fuera más rápido que la ley.

Por todo esto, no es extraño que el sindicato SAG-AFTRA tenga cerca de 84.200 miembros que han hecho trabajos como actores de fondo en algún momento, según NPR.

¿Qué pide el sindicato?

Por un lado, está el problema de que no se pague a los trabajadores al ser sustituidos por las IA y, por otro lado, está el que las copias digitales se utilicen para producciones donde ellos no quisieran estar.

En consecuencia, el sindicato SAG-AFTRA está intentando negociar con los estudios para que estos paguen a los actores por el uso de su imagen. Mientras tanto, la Alianza de Productores de Cine y Televisión, una asociación comercial que representa a estudios y productores, afirma que se ofrecerá una «compensación justa» en el caso de que se use la copia digital.

Según esta Asociación, solo se utilizaría las IA si el actor les da permiso a hacerlo. No obstante, tanto el sindicato como la asociación discrepan sobre el concepto de «consentimiento». Los estudios pretenden que ese consentimiento solo se dé una sola vez, cuando los actores son contratados.

En consecuencia, el sindicato quiere que se negocie con el actor cada vez que una IA use su imagen.