Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

Los taxis sin conductor de San Francisco se están convirtiendo en picaderos

Sin nadie al volante, algunas personas utilizan los taxis autónomos para algo más que moverse por la ciudad. The San Francisco Standard ha hablado con cuatro personas de la ciudad que afirman haber jugueteado o mantenido relaciones sexuales en uno de los robotaxis de la empresa Cruise en los últimos meses.

Cruise y Waymo llevan operando vehículos sin conductor en San Francisco desde principios de 2022. La semana pasada recibieron el visto bueno de la ciudad para ampliar sus servicios y ofrecer viajes sin conductor las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Cruise opera alrededor de 300 vehículos por la noche y 100 durante el día, según reveló la compañía en una audiencia de la Comisión de Servicios Públicos de California, según el Standard. Waymo cuenta con una flota de 250 robotaxis en servicio, según ha confirmado un portavoz a Business Insider.

«Parece que soy un pionero», dijo un pasajero al Standard. La publicación le ha dado anonimato a todos los nombrados en el artículo, pero se ha referido a él con el alias de Alex. «También es divertido darse cuenta de que este es el primer lugar donde se puede hacer esto en el país», ha afirmado Alex.

Alex ha contado a The San Francisco Standard que ha practicado sexo en robotaxis tres veces. Una de las compañeras de Alex en el taxi, a la que han llamado Megan, ha asegurado que su encuentro con Alex fue la primera vez que montó en un vehículo autónomo.

«¿Fue la más cómoda? ¿Fue la mejor? Probablemente no. El hecho de que estuviéramos fuera y todo el tabú de que fuera algo malo lo hizo más divertido y emocionante», recoge Standard en palabras de Megan.

Un estudio de 2018 de Scott Cohen y Debbie Hopkins en la revista Annals of Tourism Research predijo que los pasajeros podrían usar robotaxis para practicar sexo. Es probable que los hoteles por horas sean reemplazados por vehículos conectados y autónomos (CAV), según los investigadores.

«Esto tendrá implicaciones para el turismo urbano, ya que el sexo desempeña un papel central en muchas experiencias turísticas. Estos CAV privados también podrían tener un uso comercial: es sólo un pequeño salto imaginar el Barrio Rojo de Ámsterdam en movimiento«, han asegurado Scott Cohen y Debbie Hopkins.

Cuando en 2019 salió a la luz un vídeo porno de una pareja practicando sexo en un Tesla en movimiento con el Piloto Automático, el CEO de Tesla, Elon Musk, no pareció sorprendido y tuiteó: «Resulta que hay más formas de usar el Piloto Automático de las que imaginábamos. Debería haberlo visto venir…».

Business Insider informó en su momento, cuando el acceso a los coches autónomos no era ni de lejos tan accesible al público como ahora, de que la mayoría de los coches autónomos tendrían seguridad o vigilancia mediante cámaras u otro tipo de control. Los investigadores señalan en el estudio que la vigilancia podría «ser prescindible, desactivarse o eliminarse rápidamente». En otras palabras, los pasajeros pueden ser bastante creativos a la hora de idear formas de eludir estos sistemas.

Tanto Cruise como Waymo tienen cámaras y micrófonos dentro de sus vehículos, así como en el exterior. Las empresas dicen que se utilizan para la seguridad y la atención a los pasajeros en caso de incidencia. Cruise expone en su página web que los vídeos de sus vehículos se utilizan para la atención al cliente, por razones de seguridad, mantenimiento del vehículo, operaciones, o si es legalmente necesario.

Ambas empresas afirman en sus sitios web que los micrófonos sólo están activos durante las llamadas de asistencia a los usuarios. Las normas comunitarias de Cruise también especifican que los pasajeros deben llevar puesto el cinturón de seguridad. Waymo ha declinado la solicitud de comentarios a Business Insider.

«Cuando los usuarios se registran para utilizar la plataforma Cruise, aceptan seguir nuestras Reglas de la Comunidad, que condenan explícitamente cualquier actividad ilegal o comportamiento inapropiado mientras utilizan nuestro servicio», ha comunicado Cruise a Business Insider.

Dado que mantener relaciones sexuales en un vehículo a la vista del público es sin duda un «comportamiento inapropiado», es seguro decir que no está permitido hacerlo en un robotaxi de Cruise. Pero si eso no detiene a todo el mundo, la empresa puede verse obligada a hacer cumplir esa norma de forma más dura de lo que le gustaría.

Claudia Pacheco