Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

7 cosas que siempre meto en la maleta cuando viajo en solitario

Mi primer viaje en solitario –cuando llegué a Nashville unos días antes de un viaje de trabajo en 2017 para volver a visitar algunos viejos lugares de cuando vivía en Tennessee– no fue el más inspirador. Pero me demostró que podía viajar solo y que, de hecho, me gustaba.

Desde entonces, he hecho senderismo por Estados Unidos solo, he pasado algún tiempo solo en Disney World e incluso he explorado ciudades extranjeras por mi cuenta.

Cada viaje merece su propia lista de equipaje, pero hay algunas cosas esenciales que siempre llevo cuando viajo en solitario.

Siempre llevo algo para leer

No leo lo suficiente cuando estoy en casa, pero intento aprovechar la soledad cuando viajo solo. Tanto si estoy atrapado en un asiento del tren como si busco un descanso tranquilo junto al agua durante una excursión de un día entero, me gusta tener un libro o una revista.

Sigo siendo de la vieja escuela, así que en mi mochila no hay ningún libro electrónico. En su lugar, suelo llevar uno o dos libros ligeros y el último número de National Geographic.

Los auriculares también son útiles

En la mayoría de los casos, soy partidario de no escuchar música cuando viajo. Cuando hago senderismo, me gusta escuchar los sonidos de la naturaleza, y cuando estoy en una gran ciudad, escuchar a la gente puede ser tan divertido como observarla.

Pero viajar solo puede resultar solitario, así que me gusta escuchar podcasts por la noche. Es casi como si formaras parte de una conversación, lo que puede ser agradable si no puedes llamar a un ser querido porque la cobertura es mala.

Yo me aseguro de descargar los podcasts antes del viaje para poder escucharlos sin conexión a internet.

Para estar seguro, llevo un cargador de móvil adicional y una batería portátil

En mi primer viaje en solitario a Disney World, llevaba un cargador de móvil en la mochila y me pilló una tormenta típica de Florida, sin poncho, error de novato. Era el segundo día de mi viaje y la lluvia destrozó mi cargador.

Normalmente, le pediría prestado el cargador a mi compañero de viaje durante todo el viaje y encargaría uno nuevo al llegar a casa. Pero cuando viajo solo no puedo permitirme ese lujo y es, además, cuando más necesito mi móvil, ya sea para emergencias, navegación o incluso para mantenerme en contacto con mis seres queridos.

Para estar seguro, ahora llevo dos cargadores y, como la batería de mi móvil ya no dura lo que solía, un cargador portátil para cargarlo sobre la marcha. Esto es especialmente importante cuando visito países extranjeros, donde suelo necesitar el móvil con más frecuencia.

Me gusta proteger mis objetos de valor con una riñonera

He escuchado suficientes historias de terror de carteristas en grandes ciudades como para asustarme y comprarme una riñonera-monedero con tecnología de bloqueo RFID que evita que me roben los datos de la tarjeta de crédito.

Es ligera y me cabe el móvil, el pasaporte y el dinero. Incluso me cabe protector solar o repelente de insectos de tamaño viaje cuando es necesario.

Este accesorio me hace sentir seguro en las ciudades abarrotadas, pero también me resulta práctico en las excursiones cortas, cuando no quiero llevar mochila, o en los parques de atracciones, cuando no quiero preocuparme de que se me caiga el móvil del bolsillo.

Suele ser útil tener varias formas de pagar

Cuando viajas en grupo, normalmente puedes contar con que alguien tenga dinero en efectivo (en la moneda que necesites) o una tarjeta admitida por el comerciante. Pero cuando viajas solo, estás solo.

Para estar seguro, siempre llevo algo de dinero en efectivo en la moneda local, una tarjeta de débito para los cajeros automáticos y tarjetas de crédito de varias redes de pago (Visa y MasterCard suelen ser las más aceptadas, pero Discover y American Express se están haciendo casi tan universales).

Después de pedir una pinta de cerveza en un bar y descubrir que no aceptaban tarjetas Capital One, empecé a llevar tarjetas de varias entidades financieras.

Me gusta tener un diario a mano para el final del día

Lo que más echo de menos cuando viajo solo es tener un compañero con quien procesar la experiencia. Después de una emocionante aventura en kayak, podemos reírnos del momento en que volcamos la barca. Cuando disfrutamos de una deliciosa comida en un restaurante de mala muerte, podemos hablar de nuestros platos favoritos (y probar los platos del otro).

Pero cuando viajas solo, no hay nadie con quien hablar al final del día.

Me resulta más difícil recordar los días que paso solo, así que he empezado a escribir un diario. Empecé con un bloc de notas amarillo en Nashville, pero ahora, en cualquier viaje en solitario, llevo un cuaderno para apuntar las cosas que he hecho cada día. En caso de apuro, incluso grabo notas de voz en mi móvil.

Está bien para procesar las cosas que he visto y probado, pero también es una forma divertida de revivir el viaje años después.

Bonus: hay algunas cosas que me gusta llevar siempre que viajo

Tanto si viajo solo como acompañado, hay otras cosas que me gusta llevar.

Si viajo de mochilero por varios países europeos, nunca me molesto en facturar la maleta, lo que significa que el espacio para la ropa es limitado. En lugar de ir a la lavandería cada pocos días, llevo toallitas con detergente y una bolsa portátil para lavar la ropa. Puedo lavar algunas prendas esenciales en pocos minutos y dejarlas colgadas para que se sequen.

Los neceseres de almacenaje para la maleta también facilitan la vida cuando se viaja con una sola maleta de mano.

Si voy a pasar unos días en la playa, meto en la maleta ibuprofeno y antiácidos junto con la crema solar. Cuando llegué a la treintena, se convirtieron en imprescindibles.

Cuando salgo de excursión, cambio la botella de agua reutilizable por una mochila de hidratación. En ella puedo llevar mis cosas esenciales, como bastones de senderismo, tentempiés y capas adicionales, y me facilita el acceso al agua.

Andrea Gómez Bobillo