Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Internet

Del «top manta» a TikTok: la red social está infestada de películas pirateadas (subidas clip a clip)

Hace unos años, antes de que entraran en escena Netflix y otras plataformas de vídeo en streaming (y pagar por consumir series y películas se convirtiera felizmente en «mainstream»), quienes querían disfrutar de los últimos estrenos en el cine y la televisión sin pagar un euro se refugiaban en el «top manta» y en plataformas como eMule y SeriesYonkis.

La generalización (y también la extraordinaria conveniencia) de las plataformas de vídeo en streaming han restado fuelle a la piratería, pero tampoco la han hecho desaparecer por completo. Este fenómeno sigue vivo y coleando y no ha hecho sino adaptarse a los nuevos tiempos.

El consumo de series y películas pirateadas (que no ha sido erradicado por completo) se está mudando a plataformas como TikTok (y eso tales contenidos contravienen la política de derechos de autor de la red social oriunda de China).

Aunque las series y las películas pirateadas (que los usuarios de TikTok se toman la molestia de subir clip a clip) están a bote pronto prohibidas en esta plataforma, lo cierto es que buena parte de este contenido sigue disponible a día de hoy en la filial de ByteDance. Y es que su identificación y su posterior borrado lleva bastante tiempo y la fragmentación del contenido lo hace todo más complicado.

The Wall Street Journal, que dedica un artículo a la proliferación de contenido audiovisual pirateado en TikTok, cita como paradigma de este fenómeno el caso de Barbie, una película que ha aterrizado ya en plataformas como Prime Video, Apple TV+ y Rakuten para su compra y alquiler, pero que aún no se ha estrenado en abierto en HBO Max (lo cual estaría dando alas a su popularidad en la red social china).

Quien busca «Barbie» en TikTok es confrontado habitualmente con vídeos de fans de la película protagonizado por Margot Robbie y Ryan Gosling, pero también con enigmáticos clips de entre dos y tres minutos de duración bautizados con el nombre de «Parte 2», «Parte 5″ o Parte 8» (y que no son sino el largometraje de Greta Gerwig convenientemente troceado).

La película de Barbie triunfa en TikTok (convenientemente troceada)

El algoritmo de TikTok suele mostrar a los usuarios estos clips en la pestaña «Para ti», por lo que este tipo de contenido no se busca específicamente sino que más bien se encuentra al azar (como casi todo en esta red social). Y cuantos más clips de este tipo consume el usuario, con más frecuencia se acaba topando también con este contenido.

La popularidad de las series y las películas pirateadas en TikTok estaría emparentada no tanto con la piratería pura y dura sino con la forma de consumir contenido en esta plataforma. «Ya estoy aquí, ya lo estoy viendo, ya estoy navegando por TikTok», explica YayCee Hughes en declaraciones a The Wall Street Journal (sugiriendo que desde una única plataforma tiene acceso a toda una plétora de contenidos).

Hugues paga por varias plataformas de vídeo en streaming de manera simultánea, pero aun así se prefiere consumir series y películas en TikTok porque el algoritmo de esta red social le facilita enormemente el descubrimiento de contenido.

«Ya no enciendo la tele tanto como antes, porque lo tengo todo en la palma de la mano», subraya Hughes.

Por otra parte, el hecho de que las productoras de series y películas no estén poniendo (sospechosamente) el grito en el cielo por el creciente número de producciones pirateadas en TikTok podría ser interesado. «Puede resultar útil para los propietarios de los derechos de autor de series y películas observar si esas obras que se distribuyen a una mayor audiencia en TikTok pueden generar mayor interés a posteriori y traducirse a la postre en más ventas«, indica por su parte Anupman Chander, profesor de derecho y tecnología de la Universidad de Georgetown.

Conviene, por otra parte, hacer notar que los clips de series y películas pirateadas (cuya popularidad podría estar propulsada por los bots) generan muchísimos comentarios por parte de los espectadores de tales contenidos. «Es interesante observar si la gente siente lo mismo que tú, o tiene una opinión distinta», incia Michael Bennet, que se ha arrojado en los brazos de TikTok para ver episodios de series como 9-1-1 y Under Dome.

Si bien la publicación de series y películas pirateadas vulnera las normas de TikTok, en esta red social han visto también la luz contenidos audiovisuales de manera totalmente legal (como parte de una calculada estrategia de promoción por parte de algunas plataformas de vídeo en streaming). Peacock, el servicio de vídeo en streaming OTT de NBCUniversal, publicó, por ejemplo, hace apenas un mes episodios completos de la serie Killing it con el último objetivo de promocionar la serie.

Esther Lastra