Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

9 grandes tendencias de los viajes en 2024

Durante 2023, la sombra de la inflación planeó sobre el sector turístico y sobre unos viajeros que veían cómo sus aventuras podían volver a truncarse. Pero el ansia por viajar ha demostrado —y lo seguirá haciendo este 2024— que las ganas superan en muchos casos al coste.

«2024 será sinónimo de continuidad en el crecimiento de un sector que supone el 12% del PIB español. Hoy por hoy, el turismo español ocupa el segundo lugar de destinos mundiales que más se ha recuperado tras la pandemia, solo un punto por debajo de 2019», indican desde CESAE Business & Tourism School, en su tradicional informe.

Según una encuesta realizada por el experto en seguros de viaje Chapka, un 58% de la población tiene la intención de aumentar sus viajes en 2024 en comparación con 2023, a pesar de los temores a una recesión económica, aunque el 23% optará por escapadas o viajes cortos; con Italia, Francia y Alemania liderando las preferencias.

En un 2024 que se espera cargado de viajes, estas son algunas de las principales tendencias que reinarán en el sector turístico.

La inflación no frena las ganas

Un estudio reciente de la consultora Simon-Kucher revela que en los últimos 12 meses el 82% de los españoles han mantenido o incrementado su gasto en viajes pese a los estragos de la inflación —eso teniendo en cuenta que tres de cada cuatro españoles señala el dinero como factor determinante en cuanto a las limitaciones para viajar, según Chapka—.

En definitiva, las ganas tienen más peso en la balanza: el 64% de los viajeros están dispuestos a ahorrar dinero en otras áreas de sus gastos para priorizar los viajes de placer durante este año, según un informe de la cadena Hilton.

Con el objetivo de poder seguir haciendo escapadas, un tercio de los participantes del estudio de Futuras Tendencias de Viaje 2024 de Marriott Bonvoy asegura que intentará ahorrar al irse más frecuentemente de vacaciones por su país, mientras que el 25% optará por vacaciones «todo incluido» para planificar su gasto y tener seguridad sobre los costes. Muchos también intentarán ahorrar al hacer las reservas en el momento adecuado: el 28% reservará por adelantado y el 17% reservará a última hora. Y el 19% utilizará programas de fidelización para pagar parte o la totalidad de sus vacaciones con puntos.

Los datos de otra encuesta de Booking.com van por el mismo camino y apuntan que la gente buscará el equilibrio entre ajustarse al presupuesto y disfrutar de algún lujo, ya sea sacando a los niños del colegio para viajar fuera de temporada, pagando las vacaciones con tarjeta de crédito para espaciar los costes o viajando con la mascota para evitar pagar por su cuidado.

Pero controlar el gasto en 2024 no es incompatible con darse algún capricho. El 54% pagaría por subir de categoría en el alojamiento, y el 47% invertiría en mejoras en el vuelo o tren.

La IA sigue adentrándose en los viajes

El sector turístico no está exento de ser eclipsado por las herramientas de inteligencia artificial.

ChatGPT, el chatbot de OpenAI, podría cambiar la manera en que los viajeros planean sus vacaciones y algunas personas ya han empezado a ponerlo en práctica para organizar sus aventuras recorriendo el mundo a la vez que ahorran.

Según los datos de Marriott Bonvoy, un cuarto de las personas ya la utilizan para planificar sus viajes —desde la elección del alojamiento hasta la reserva en el momento recomendado del año— y la cifra asciende a cuatro de cada diez entre los adultos jóvenes.

Gigantes de la industria como Expedia también han introducido esta tecnología en sus plataformas o —al igual que Kayak— cuentan con plugins dentro de ChatGPT que ofrecen recomendaciones sobre viajes a los usuarios de la aplicación.

Según CN Traveler, 2024 es el año en que la IA pretende ser tu compañera de viajes con más intervenciones en tiempo real, como ocurre con la traducción en vivo en algunos dispositivos.

Las aerolíneas la están utilizando para mejorar el servicio a los viajeros, personalizarlo y enfocarlo a su satisfacción, anticipando preferencias y necesidades, apuntan desde CESAE.

El informe Un futuro sostenible para los viajes de Intrepid Travel también aborda la IA, pues prevé que los viajeros la usarán en un futuro para optimizar sus comportamientos en consonancia con los valores y objetivos medioambientales. Para 2028, se estima que el mercado mundial de la tecnología de viajes alcance los 11.200 millones de libras (13.022 millones de euros), frente a los 7.300 millones (8.490 millones) de 2022.

Turismo wellness: viajar para mejorar nuestra salud y bienestar

Los viajeros buscan cada vez más retiros transformadores que les ayuden a convertirse en la mejor versión de sí mismos. Concretamente, más del 25% de los europeos buscan experiencias de salud y bienestar en sus viajes, según Travellyze.

Es tal la tendencia que se espera un aumento del 20% del turismo del bienestar en 2025, aunque esta moda ya tendrá protagonismo este año, según datos publicados por Global Wellness Summit.

El informe de la consultora Global Wellness Institute sitúa a España como el segundo país de Europa con mayor oferta de turismo de bienestar —después de Alemania— y el quinto a nivel mundial.

Para lograr este bienestar físico y emocional, la comida saludable con productos locales, las actividades deportivas y, en definitiva, lograr la deseada desconexión son las preferencias en las escapadas de los viajeros para 2024.

El lujo de viajar en tren

Los viajes en tren ya no son lo que eran: ahora son símbolo de glamour.

Desde que la creciente preocupación climática devolviese su lugar a los trenes, los viajes en este medio de transporte han dejado de ser una alternativa a moverse en coche o avión para pasar a protagonizar el propio viaje.

Además de optar por desplazarse en trenes nocturnos, donde debe reinar la comodidad —y, con suerte, las vistas—, los pasajeros se lanzan ahora a explorar el nicho de los trenes de lujo, donde los detalles y la extravagancia son imprescindibles.

Como señala CN Traveler, las plataformas de reserva de viajes están experimentando una creciente demanda de viajes en este tipo de trenes —como el Venice Simplon-Orient Express o el Orient Express La Dolce Vita— que no tienen nada que envidiar a los mejores hoteles.

Auge de los viajes en solitario

Viajar en solitario tiene beneficios únicos.

Según un estudio de mercado realizado para eDreams, las principales motivaciones para lanzarse a viajar solo son la total libertad de movimientos y el autoconocimiento, además de vivir nuevas experiencias.

El mismo estudio revela que los destinos favoritos para las escapadas en solitario son los de playa y relax (50%), los lugares culturales (41%) y los destinos de deporte (35%). Los españoles además ven una oportunidad excepcional en voluntariados o viajes solidarios para lanzarse solos (37%).

De acuerdo con los encuestados en nuestro país, la edad óptima para viajar solo es mayoritariamente entre los 25 y 34 años (34%) y los 35 y los 44 (18%).

De acuerdo con los datos de Marriott Bonvoy, el 40% de los viajeros españoles que han salido de vacaciones en los últimos tres años ya ha probado a hacerlo en solitario, por lo que seguirá siendo una tendencia importante este 2024.

Turismo fuera de temporada

Evitar grandes multitudes es una de las principales razones de los viajeros para viajar fuera de temporada, aunque no la única.

Para otros, las altas temperaturas en determinadas partes de Europa podrían afectar a las fechas y los destinos a los que viajarán en sus clásicas vacaciones estivales en los próximos años, según ocho de cada diez encuestados por Marriott Bonvoy.

El presupuesto también es fundamental a la hora de decidirse por un viaje fuera de temporada, y es la principal razón que lleva a un 47% de los encuestados por Booking.com a valorar sacar a los niños del colegio para viajar en temporada baja.

Viviendas de uso turístico: una burbuja que no explota

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), España ha alcanzado un récord de viviendas de uso turístico (VUT) al registrar este verano 340.424 casas destinadas a arrendamientos de corta estancia, que ofertaban más de 1,7 millones de plazas.

La proliferación de oferta de VUT han provocado que muchos de los principales destinos turísticos del mundo se hayan visto en la necesidad de parar los pies a las plataformas, pero pocos han conseguido frenar el número de alojamientos disponibles.

Según la última encuesta a propietarios a nivel nacional por parte de la empresa de alquileres vacacionales Holidu, el 80% de los anfitriones esperan igualar o superar en 2024 el número de reservas que tuvieron el año anterior.

Por el momento, parece que ni la subida de precios frente a 2019 –con un incremento del 75% en Barcelona, 45% en Madrid, 56% en Málaga, 58% en Valencia, según datos de AirDNA– ni las normativas locales vayan a frenar a anfitriones ni a huéspedes en nuestro país.

Los cruceros serán extremadamente populares

Prepárate para pelear por una tumbona en la piscina. Si esperabas unas vacaciones en crucero tranquilas y apacibles, puede que no tengas suerte: este año se perfila como el año de los cruceros masivos.

A lo largo de 2023, la demanda de vacaciones en el mar se fue acelerando hasta superar los niveles anteriores al COVID-19. El grupo comercial Cruise Lines International Association (CLIA) calcula que en 2024 habrá la friolera de 36 millones de cruceristas, lo que supone un aumento de más del 21% respecto a las cifras de 2019.

Es una gran noticia para las navieras, por supuesto, pero una demanda tan fuerte podría provocar que algunos viajeros se encuentren con tarifas de crucero caras, más barcos agotados y la imposibilidad de reservar su itinerario o camarote preferido.

Sostenibilidad siempre presente

La sostenibilidad no puede dejar de ser tendencia en el sector turístico.

Tener el medio ambiente en el centro de las decisiones es algo clave tanto para empresas como para viajeros. Es más, casi dos tercios de los viajeros encuestados por Marriott Bonvoy afirma que no le importaría pagar más por un alojamiento respetuoso con el medio ambiente; aunque, de media, solo estarían preparados para pagar un 9% más.

Aunque aún queda mucho trabajo de concienciación por delante, un cuarto de los adultos españoles de ese mismo estudio afirma haberse fijado en el grado de sostenibilidad del último alojamiento en el que se alojaron antes de reservarlo.

Andrea Gómez Bobillo