Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

Cómo los vuelos se han convertido en una pesadilla últimamente

Si últimamente temes la idea de coger un vuelo, no eres el único.

Parece que hoy en día ningún avión es inmune a los pasajeros conflictivos o al personal malhumorado, pero después de las noticias de esta semana sobre un piloto fuera de servicio que fue detenido por 83 delitos de intento de asesinato tras intentar parar el motor de un avión en pleno vuelo, los problemas a bordo de una aeronave de pasajeros estándar en 2023 parecen mucho peores de lo habitual.

Al menos, ese es el punto de vista de los pasajeros: según una encuesta de satisfacción de los consumidores realizada por JD Power, las opiniones favorables de los clientes de las aerolíneas cayeron una media de siete puntos en 2023, hasta 791 en una escala de 1.000 puntos.

2023 fue el segundo año en que se produjo un descenso significativo de la satisfacción en el mundo de la aviación comercial, ya que los clientes manifestaron que su satisfacción había caído en picado 22 puntos el año anterior.

Mientras que los clientes citan los elevadísimos costes de los billetes, que han aumentado hasta un 25%, como la razón principal por la que volar es menos favorable en estos días, JD Power también descubrió que la satisfacción de los clientes en los aeropuertos ha aumentado en el mismo periodo de tiempo, así que ¿qué está pasando en el cielo que ha desanimado a los pasajeros?

Los pasajeros indisciplinados arruinan el transporte aéreo

A la vista de las últimas noticias publicadas, se aprecia una tendencia pronunciada a que el comportamiento vaya de mal en peor, no solo entre los pasajeros, sino también entre los empleados de las aerolíneas, lo que podría ser un factor impulsor del descontento.

Durante el pasado verano, el desconcertante vídeo de una mujer que salía furiosa de un avión de American Airlines se hizo viral después de que la grabaran acusando a otra pasajera de «no ser real» y la apodaran la «loca de los aviones» en memes que circularon por internet.

En septiembre, un vuelo de Delta dio media vuelta y regresó a Atlanta, de donde había partido, después de que se produjera un «problema de riesgo biológico» a bordo, según informó anteriormente Business Insider. Un clip de audio del incidente se hizo viral en el que se grababa a un piloto a bordo describiendo la situación: «Hemos tenido un pasajero que ha tenido diarrea durante todo el trayecto, así que quieren que volvamos a Atlanta».

Pero, lejos de la típica avería o conducta asquerosa en un espacio compartido, los incidentes a bordo que implican violencia y a veces comportamientos delictivos también han acaparado titulares este año.

En julio, un pasajero de Sun Country Airlines fue detenido tras salir por una salida de emergencia y saltar por el ala del avión. Un mes después, un pasajero de Delta trató de asfixiar a una azafata y amenazó con cortarle la cabeza con un trozo de cristal tras un altercado a bordo.

Los auxiliares de vuelo y los pilotos también se portan mal

Pero los pasajeros no son los únicos que se portan mal. En septiembre, una azafata de American Airlines fue sacada del avión por la policía después de que un pasajero avisara de que había una cámara en el baño.

La auxiliar utilizó «trucos psicológicos» para intentar convencer a una adolescente de que no ocurría nada extraño después de que viera la cámara, que estaba colocada allí justo antes de que ella fuera al baño, según alegó su familia en una demanda posterior.

«Piensas en los auxiliares de vuelo como figuras de autoridad, personas que están ahí para velar por tu seguridad y personas en las que puedes confiar», declaró la madre de la chica, que habló con Business Insider en el momento del incidente bajo condición de anonimato porque su hija es menor de edad, y añadió: «Descubrir —desde su punto de vista— que estaba siendo objeto de un ataque y que se estaba invadiendo su intimidad, es algo difícil de procesar».

Y hace unos meses, un piloto fuera de servicio que viajaba en el asiento auxiliar de la cabina trató de apagar los motores de un avión «accionando la palanca Engine Fire Handle, también conocida como sistema de extinción de incendios», según declaraciones de Alaska Airlines recogidas por Business Insider.

«Si el asa en T se despliega completamente, una válvula en el ala se cierra para cortar el combustible al motor. En este caso, la rápida reacción de nuestra tripulación para restablecer los mangos en T garantizó que no se perdiera potencia del motor», indicó la aerolínea.

Robert Clifford, abogado experto en accidentes aéreos, declaró a Business Insider que el piloto fuera de servicio probablemente sería encarcelado «durante mucho tiempo» por el incidente, y añadió que sus acciones también podrían dar lugar a la pérdida de los privilegios de asiento para los pilotos fuera de servicio y a una reevaluación federal de la norma de «cabina estéril», que impide que cualquier tripulante no esencial esté presente en la cabina durante las partes más ajetreadas de los vuelos, como el despegue y el aterrizaje.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos ha empezado a tomar medidas

Después de todos estos incidentes, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés)de Estados Unidos no se limita a tomar medidas de seguridad en la cabina, sino que también está examinando más de cerca el comportamiento de los pasajeros, incluso remitiendo algunos casos al FBI. Business Insider informó anteriormente de que las autoridades quieren tomar medidas «drásticas» contra los pasajeros indisciplinados tras una serie de incidentes, entre ellos una amenaza de bomba enviada a través de AirDrop.

«El comportamiento indisciplinado plantea graves problemas de seguridad tanto para los pasajeros como para la tripulación, por lo que estamos abordando este asunto con agresividad», afirma el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, en un comunicado. «Si te portas mal en un avión, puedes enfrentarte a un proceso penal y a multas de hasta 37.000 dólares (34.300 euros) por infracción».

Andrea Gómez Bobillo