Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

Viajé a Grecia con tres de mis mejores amigas: seis momentos brillantes del viaje y cinco cosas que cambiaríamos la próxima vez

Tras nuestra graduación universitaria el pasado mayo, tres de mis mejores amigas y yo viajamos a Grecia durante ocho días.

Volamos a Atenas y cogimos un ferry entre Mikonos, Santorini y Naxos.

Aunque hubo muchos momentos destacados, también hay cosas que haríamos de forma diferente la próxima vez.

Elegimos el itinerario perfecto.

Como Atenas es una gran ciudad para caminar y Mikonos es conocida por ser una isla de fiesta, agradecimos tener las dos islas relajantes, Naxos y Santorini, al final del viaje.

Después de unos días agotadores, aprecié mucho más la serenidad de las tranquilas islas.

Un paseo en barco durante el día nos permitió nadar y disfrutar de las mejores vistas.

Estábamos indecisas entre la mañana y el atardecer a la ahora de elegir un paseo en barco.

Me alegré de haber cogido el crucero diurno porque nos permitió ver la isla a plena luz del día y bañarnos cuando todavía hacía sol.

Entablar amistad con nuestro anfitrión de Airbnb fue clave

Lo admito, cuando nuestro anfitrión de Airbnb no dejaba de enviarme mensajes en los días previos a Santorini, pensé que era una señal de alarma.

Pero hacernos amigos de Antonis, nuestro anfitrión, fue lo mejor que pudimos hacer.

Como cuatro chicas que siempre esperan hasta el último minuto para hacer planes, tener a alguien que nos indicara las mejores excursiones en barco, catas de vino y restaurantes fue una gran ventaja.

Confiar en las recomendaciones gastronómicas locales dio lugar a comidas deliciosas.

Nuestra comida favorita de todo el viaje fue cuando llevamos a Antonis a su sitio favorito para comer y le dejamos toda la responsabilidad de pedir.

Si hubiéramos estado solas, probablemente habríamos pedido lo básico, pero él nos animó a probar nuevos platos y nos hizo vivir la experiencia local.

Una de las mejores cosas que Antonis nos enseñó fue un postre tradicional a base de yogur griego y lentisco (resina seca de árbol). Desde entonces lo buscamos en Estados Unidos.

Grecia tiene catas de vino infravaloradas.

No teníamos previsto hacer una cata de vinos en Grecia, pero cuando Antonis insistió en que la hiciéramos, no pudimos resistirnos.

Nos permitió disfrutar de una vista única de los viñedos que ni siquiera sabíamos que estaban justo en el patio trasero de nuestro alojamiento. Y después de unos días ajetreados, fue la actividad perfecta para hacer una pausa y asimilarlo todo.

Recorriendo los alrededores descubrimos también algunas maravillas ocultas.

Nos reservamos un día para explorar Naxos sin itinerario, y pudimos tomarnos el tiempo necesario para ir de compras a los mercados, sentarnos junto al mar y descubrir nuevos lugares para comer.

Fue agradable ser espontáneas y tropezar con joyas ocultas ese día en lugar de estresarnos por llegar a tiempo a otra actividad.

La próxima vez, no alquilaremos un coche.

Pensamos que estábamos siendo inteligentes al alquilar un coche para explorar Naxos, pero resultó ser el mayor error del viaje.

El GPS no siempre funcionaba bien y a menudo nos llevaba por carreteras pequeñas llenas de rocas afiladas. Acabamos no con una, sino con dos ruedas pinchadas.

Cuando devolvimos el coche, nos repartimos la factura de la reparación. Pero cuando subíamos al ferry para dejar la isla, los propietarios bajaron en moto exigiendo más dinero por más daños.

Se acabó nuestro presupuesto y nuestra dignidad.

Ojalá hubiéramos llevado botellas de agua reutilizables.

En pleno mes de mayo hacía mucho calor en Atenas, y pasear por la Acrópolis fue todo un reto.

Tuvimos que hacer muchos descansos y creo que estuve a punto de desmayarme por deshidratación. Las botellas de agua de plástico eran caras, así que hubiera estado bien llevar las nuestras para llenarlas.

Los populares clubes de playa de Mikonos no merecían la pena.

Nos sentimos presionadas para ir a un club de playa en Mikonos porque es una isla famosa por su fiesta. Pero el club no nos mereció la pena.

Fuimos de día, solo para descubrir que la verdadera fiesta empieza por la noche. El precio de la entrada incluía el acceso a una tumbona, pero no la comida ni la bebida, por lo que el precio aumentó rápidamente.

Al día siguiente, fuimos a una playa pública, pagamos una fracción del precio por las tumbonas y disfrutamos igual.

Ojalá nos hubiéramos tomado más en serio los comentarios sobre el alojamiento.

Cuando reservamos el alojamiento en Mikonos, vimos algunos comentarios que afirmaban que era un poco difícil llegar andando. Como gente joven y relativamente en forma, ignoramos las advertencias.

Pero nuestro alojamiento estaba justo encima de una colina enorme y volver a casa andando (a menudo con vestidos y sandalias) no era lo ideal.

Habría sido mejor gastarse el dinero en viajes en ferry más agradables.

Optimizamos nuestro tiempo reservando viajes en ferry a primera hora los días de viaje.

Pero los ferris estaban abarrotados, así que ojalá hubiéramos pagado un poco más para subir de categoría y tener asientos más grandes y cómodos para dormir la siesta.

Jordana Comiter,