Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Destacados

OpenAI contraataca a Elon Musk publicando sus emails privados… y son reveladores

OpenAI ha contraatacado públicamente a la demanda que Elon Musk anunció la semana pasada con un artículo publicado en su blog corporativo en el que se revelan detalles sobre la relación que el propio Musk tuvo con la compañía.

«Nos apena tener que llegar a este extremo con alguien al que hemos admirado profundamente, alguien que nos inspiró a llegar más lejos, que después dijo que deberíamos fracasar, empezó a hacernos competencia y ahora nos demanda justo cuando OpenAI ha empezado a hacer progresos significativos en su misión sin contar con él», detalla dicho artículo, que recoge una serie de correos internos entre Musk y directivos de la compañía cruzados entre 2015 y 2018.

Ni la representación legal de Musk ni los portavoces de OpenAI han atendido la petición de comentarios que le trasladaba hace unas horas Business Insider.

En la demanda presentada el pasado viernes, Musk acusó a OpenAI y a sus directivos de abandonar sus principios open-source tras aliarse con Microsoft. Esgrimía que la compañía pivotó en 2019 a su singular modelo de beneficio limitado —capped-profit company— vulnerando su valor fundacional: ser una compañía sin ánimo de lucro, como nació en 2015.

El CEO de Tesla dejó el consejo de administración de OpenAI en 2018, pero los abogados de Musk aseguran que el multimillonario continuó haciendo contribuciones a la empresa hasta 2020.

En la primera tanda de correos publicada este martes por OpenAI, Musk escribe al CEO de OpenAI, Sam Altman, y al presidente, Greg Brockman, en noviembre de 2015. En la misiva se decía que la empresa debía buscar financiación hasta valer «una cifra muy superior a los 100 millones de dólares» para evitar sonar «desesperada» con relación a lo que ya estaban gastando «Google o Facebook».

«Creo que deberíamos decir que estamos empezando con un compromiso de financiación de 1.000 millones de dólares», adujo entonces Musk. «De verdad. Yo cubriré lo que nadie aporte».

En el artículo, Altman, Brockman y otros directivos de OpenAI destacan que a medida que Musk y el resto de responsables discutían cuál era el mejor camino financiero a seguir —Musk entonces seguía formando parte del consejo—, a finales de 2017 quedó claro que la mejor opción sería abrir una estructura con ánimo de lucro para garantizarse la atracción de capital necesaria.

«Elon quería una participación mayoritaria, el control iniciar del consejo y ser el CEO. En mitad de estos debates, retuvo la financiación. Reid Hoffman tuvo que hacer de puente para poder pagar los salarios y la operativa», describe el texto. «No pudimos llegar a ningún acuerdo con Elon sobre una empresa con ánimo de lucro porque creíamos que iba en contra de los valores de OpenAI que una sola persona tuviera control absoluto sobre ella. Él sugirió fusionar OpenAI con Tesla».

El artículo destaca otra tanda de correos de febrero de 2018. Musk reenvía un mail de un tercero no identificado a Brockman y al cofundador y científico jefe de OpenAI, Ilya Sutskever. El mensaje proponía que OpenAI se adhiriese a Tesla como su particular «gallina de los huevos de oro».

Al correo reenviado, Musk añade el siguiente comentario: «Tiene toda la razón». «Ir con Tesla es la única posibilidad de aspirar a hacerle sombra a Google. Aun así, la posibilidad de rivalizar con Google es pequeña… pero ahora es cero».

«Elon optó por dejar OpenAI diciendo que su probabilidad de éxito era cero y que construiría un competidor en IA generativa dentro de Tesla», continúa el artículo. «Cuando se fue a finales de febrero de 2018 le dijo a nuestro equipo que apoyaba que encontrásemos nuestro propio camino para recaudar miles de millones».

«En diciembre [del mismo año] nos envió un correo en el que nos advertía que incluso recaudar cientos de millones no sería suficiente». «Necesitaréis miles de millones al año. Si no, olvidaros».

El nuevo drama entre Musk y OpenAI llega apenas unas semanas después de que la firma de IA generativa haya anunciado que está valorada en unos 80.000 millones de dólares.

Aunque ha lanzado más de un dardo a OpenAI desde que se fuera de la compañía, Musk ha redoblado sus críticas sobre la legalidad y ética de la firma cuestionando su estructura financiera. Ya lo hizo en una publicación en X a mediados de febrero en la que el multimillonario aseguraba que se le ofreció acciones de la compañía en varias ocasiones, pero no le pareció «ético» aceptarlas.

De hecho, en más de una entrevista Musk ha asegurado que OpenAI no existiría de no ser por él.

El artículo que OpenAI ha publicado este martes intenta dar respuesta a muchos de los reproches que Musk ha ido lanzando durante años, y termina intentando trasladar la certeza de que, a pesar de las acusaciones del magnate, OpenAI está «centrada en avanzar» en su misión, y que tiene «todavía un largo camino por delante».

«A medida que hacemos nuestras herramientas mejores, nos emociona desplegar estos sistemas que permiten empoderar a las personas».

Katherine Tangalakis-Lippert,