Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Redes Sociales

¡Vamos, todo el mundo, a comprar TikTok!

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado un proyecto de ley que podría obligar a la propietaria de TikTok, la empresa china ByteDance, a vender la aplicación o, de lo contrario, arriesgarse a que el Gobierno estadounidense la prohíba en Estados Unidos.

En primer lugar, reconozcamos que se trata de una solución inteligente al problema de TikTok, es decir, que unos 170 millones de estadounidenses son adictos a una aplicación que, según los críticos, es capaz de recopilar datos confidenciales sobre cada uno de ellos y compartirlos con un Gobierno extranjero autoritario y potencialmente hostil y/o lavarles el cerebro con propaganda que podría ser útil para ese Gobierno.

A menos que odies de verdad Estados Unidos, probablemente estarás de acuerdo en que esta situación no es ideal y que, por lo tanto, el Gobierno estadounidense probablemente debería hacer algo al respecto. China no permitiría que una empresa estadounidense tuviera una aplicación que pudiera recopilar datos y lavarle el cerebro a sus ciudadanos.

Reconozcamos también que es casi imposible que el Gobierno de Estados Unidos prohíba TikTok, porque los 170 millones de estadounidenses que son adictos a ella los destituirían si lo hicieran.

Así que tiene que haber alguna otra solución.

Y transferir la aplicación a una empresa matriz que NO responda ante el Gobierno chino es probablemente tan buena como cualquier otra.

Así que, a raíz del proyecto de ley de la Cámara de Representantes, algunos estadounidenses ya se están ofreciendo voluntarios para comprar TikTok, como el ex secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

El Sr. Mnuchin, antiguo socio de Goldman Sachs, productor de cine y persona inteligente en general, sería sin duda un propietario de TikTok menos problemático que un gobierno extranjero autoritario potencialmente hostil.

Pero, ¿por qué debería él quedarse con toda la diversión?

¿Por qué no compramos TikTok nosotros?

Así es como lo haríamos:

  • Elegiríamos un líder para nuestro grupo de compra, alguien que fuera nuestro Steven Mnuchin. (Si tanto insistes, lo consideraré, pero probablemente haya otras personas que serían mejores. Por un lado, estoy ocupado. Por otro, aún no soy adicto a TikTok).
  • Elaboraríamos un plan para hacer crecer TikTok y, en última instancia, hacer que TikTok valga mucho más de lo que pagamos por ella.
  • Reuniríamos un equipo de gestión para dirigir TikTok después de comprarlo. Una vez más, si de verdad no hay nadie más que podamos encontrar para hacerlo, supongo que puedo liderar este equipo. Pero confieso que mi lista de deseos no incluye «ser CEO de TikTok».
  • Iríamos a reunirnos con muchos inversores que tienen mucho dinero y trataríamos de persuadirlos de que nuestro plan para TikTok les hará ganar mucho más dinero. Estos inversores incluirían fondos de capital privado, hedge fonds, fondos de pensiones, fondos soberanos, fondos de inversión y, por supuesto, bancos. Bancos porque la primera regla de las compras apalancadas (que es lo que será esto) es que quieres pedir prestado tanto dinero de otras personas como sea posible para pagar tu compra y así poder arriesgar su dinero en lugar del tuyo. Elon Musk pidió prestados miles de millones para comprar Twitter, por ejemplo. Y Elon no es tonto.
  • Nosotros calcularíamos cuánto podríamos pagar por TikTok y, aun así, acabaríamos ganando mucho dinero para nosotros y nuestros inversores. (Según una estimación, el negocio de TikTok en Estados Unidos vale entre 35.000 y 40.000 millones de dólares).
  • Iríamos a ByteDance y haríamos nuestra oferta, y esperamos que sea la mejor oferta que ByteDance reciba (mejor que la oferta de Steven Mnuchin, por ejemplo).
  • Transferiríamos el dinero a ByteDance y compraríamos TikTok.

Eso es realmente todo lo que tendríamos que hacer. (Suponiendo, por supuesto, que China o los reguladores no intenten bloquear la venta).

Eso es lo que Steven Mnuchin y todos los demás que quieren comprar TikTok están planeando hacer. Por eso Mnuchin hizo su anuncio en la CNBC: para que todos los inversores del planeta que podrían darle dinero para comprar TikTok sepan que está recaudando dinero para comprar TikTok. Se ahorró un montón de correos electrónicos y llamadas telefónicas.

(Y también, inteligentemente, invirtió la psicología de la venta: Ahora, cualquier inversor que pueda querer entrar llamará al Sr. Mnuchin y le hablará a ÉL en lugar de que él tenga que hablarles a ELLOS. («Espera, ¿está formando un grupo para comprar TikTok y aún no nos ha llamado? ¿Cómo podemos participar?»)

Entonces, ¿quién se anima?