Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Estilo de Vida

5 razones por las que deberías ducharte con agua fría cada mañana

Según muchos, no hay nada mejor que darse una ducha caliente al comenzar o terminar el día. De hecho, en algunos países como Japón los baños calientes resultan parte de su tradición, y tienen considerables beneficios.

Sin embargo, la mayoría de expertos coinciden en lo mismo: ducharte con agua fría cada mañana es lo más aconsejable que puedes hacer. 

Para empezar, tal y como decía el filósofo Antonio Escohotado, la ducha tiene un efecto sorprendente, que no se produce prácticamente en ninguna otra cosa que puedas hacer: siempre sienta bien, con independencia de cuál sea tu situación o cómo te encuentres. Además, hay algunas razones de peso por las que dártela con agua fría.

Alivia el cansancio muscular

Por alguna razón, suelen asociarse las duchas calientes con las mejoras físicas. Es decir, cuando tienes el cuerpo dolorido, o después de hacer gimnasia. Pero en realidad no siempre es así. Solo debes pensarlo por un momento: cuando tienes algún tipo de lesión o molestia, ¿qué suelen recomendarte? Ponerte hielo o un gel frío, por lo general. 

Pues bien, algo similar sucede a la hora de ducharte. Si lo haces con agua fría experimentarás un alivio muscular mayor, y desinflamarás más el cuerpo en general.

Estimula la circulación sanguínea

Dependiendo del momento del año, está claro que ducharse con agua más bien fría puede resultar incómodo, o generar directamente rechazo. Pero lo cierto es que hay buenas razones para realizar el esfuerzo. Sin ir más lejos, es una práctica que estimula la circulación sanguínea.

La razón es simple: el agua fría tiende a mejorar la circulación sanguínea al contraer los vasos sanguíneos, lo que puede ayudar a reducir la hinchazón y mejorar la entrega de oxígeno y nutrientes a los tejidos del cuerpo.

Mejora la piel y el cabello

Ducharte con agua fría puede ser igualmente una buena idea, sobre todo si tiendes a tener la piel o el pelo graso, puesto que de esta forma puede mejorar su aspecto considerablemente.

Esto se debe a que el agua fría puede ayudar a cerrar los poros de la piel y sellar las cutículas del cabello, lo que a su vez puede hacer que la piel y el cabello luzcan más saludables y brillantes. Además, puede ayudar a reducir la producción de sebo, lo que puede ser beneficioso para personas con piel grasa o propensa al acné.

Aumenta la energía

Hay mucha gente a la que le cuesta despertar cada mañana si primero no se toma una ducha tibia, sencillamente. Sentir el agua fría en tu piel suele estimular el sistema nervioso, lo que acostumbra a aumentar el nivel de energía del cuerpo, y hacer que en cierta forma lo revitalice. 

Es decir, que puede suponer una ayuda extra a la hora de prepararte para enfrentarte a la jornada con un mejor ánimo, o más fuerza.

Potencia el sistema inmunológico

Exponer el cuerpo al frío puede estimular el sistema inmunológico al aumentar la producción de glóbulos blancos y mejorar la función del sistema linfático.

Por supuesto, no existe mejor forma de comprobar las razones por las que deberías ducharte con agua fría cada mañana que sentirlo por ti mismo. Haz la prueba, y valóralo de manera personal.

Enrique Luque de Gregorio