Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Asuntos de dinero

Un experto revela cuál es la verdadera cantidad mínima de dinero para empezar tu fondo de emergencia

Dentro de la gestión de tus finanzas personales, resulta clave tener cierta cantidad de dinero ahorrado para imprevistos —gastos imprevisibles—, una partida que se conoce como colchón de emergencia o fondo de emergencia, y que solamente debe destinarse a cubrir urgencias y necesidades, como un gasto veterinario, una avería en el coche o un electrodoméstico nuevo.

Dicho de otro modo, el fondo de emergencia no está destinado a sufragar tus vacaciones, ahorrar para una boda, darte un capricho en las rebajas ni salir a cenar fuera. Los expertos en finanzas suelen estimar que tus ahorros de emergencia deberían cubrir al menos tres meses de gastos de manutención.

Pero en lugar de asfixiarte con un objetivo inalcanzable, Will Kellar, planificador financiero certificado, socio y asesor principal de Human Investing, aporta un interesante consejo a CNBC. En primer lugar, no deberías dejarte intimidar por la perspectiva de tener que ahorrar varios meses de gastos de golpe si vas a empezar el fondo de emergencia desde cero.

«Los ahorros de emergencia exigen un enfoque personalizado», afirma. “Si bien la opinión generalizada recomienda gastos de manutención de tres a seis meses, yo defiendo persistentemente que cualquier cantidad es superior a ninguna”. Por tanto, la meta inicial debe ser un objetivo más cercano y palpable.

Comienza por cantidades pequeñas hasta ahorrar un mes de manutención completo

La principal recomendación de Kellar es dividir tus objetivos de ahorro de emergencia en cantidades pequeñas y celebrar las ganancias siempre que pueda. Puedes empezar ahorrando 50 o 100 euros al mes hasta ahorrar un mes completo en gastos de manutención, lo cual sería un gran punto de partida

“Un mes entero de gastos sirve como amortiguador contra shocks inmediatos, brindando espacio para sortear las crisis sin caer en deudas”, señala Kellar. Independientemente de la situación financiera, considera esencial dar prioridad a este humilde objetivo.

«No importa qué vehículo de ahorro elijas para tu fondo de emergencia, ahorrar algo es mejor que nada», recuerda Kellar. 100 euros son mejor que 50, 50 mejor que 20 y 20, por poco que te parezcan, mejor que nada para ir construyendo poco a poco tu partida de dinero para gastos imprevistos.