Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Destacados

Por qué el corazón es prácticamente inmune al cáncer

Cualquier parte del cuerpo puede desarrollar cáncer. Pero algunas lo hacen con mayor frecuencia mientras que en otras es casi anecdótico. Es, afortunadamente, el caso de uno de los órganos más esenciales para la vida como es el corazón.

Este órgano no está exento de problemas de salud. Aunque las enfermedades cardíacas encabezan la lista de las principales causas de muerte a nivel global, el cáncer de corazón es bastante raro.

Un estudio sugiere que los tumores cardíacos primarios, aquellos que se desarrollan en el propio corazón, afectan a 1,38 de cada 100.000 personas cada año. En otras revisiones de autopsias su incidencia fue del 0,0017-0,28% o del 0,05%. Otro estudio detectó 1 caso por cada 10.000 autopsias. En comparación solo en España la incidencia en 2022 del cáncer de mama fue de 126 casos por cada 100.000 personas.

Los tumores cardíacos se dividen en primarios y secundarios o metastásicos. En los primeros el cáncer surgen directamente en el corazón, mientras que en los segundos se ha diseminado desde otra parte del cuerpo.

“Si hay metástasis en el corazón, el pronóstico es bastante malo”, refiere el Dr. Robert J. Cusimano, cirujano cardíaco del Hospital General de Toronto especializado en tumores cardíacos. Estos suelen ser metástasis de tumores primarios en órganos cercanos, como los riñones o los pulmones.

Cuando surge directamente en el corazón, el 75% de los cánceres son benignos y de estos, más del 50% de los son mixomas. El 25% son malignos y la mayor parte corresponde a sarcomas, cifra la Revista Española de Cardiología. En general, los tumores benignos se sitúan en el lado izquierdo del corazón y tienen un crecimiento lento. Por el contrario, los tumores malignos son más habituales en el corazón derecho. 

Casi inmune al cáncer

Pero qué hace del corazón una parte del cuerpo tan poco vulnerable al cáncer. Los especialistas creen que se debe al tipo de tejido del que está hecho.

Aunque está compuesto por otros tipos de tejido conectivo, es un músculo muy especializado, y el músculo, por regla general, es un lugar raro para tener tumores, sostiene Robert Dunton, jefe de cirugía cardiotorácica del Upstate University Hospital.

Alex Aller, director de investigación de Biología Celular e Inmunología en el Departamento de Terapéutica del Cáncer del Southern Research Institute, ofrece esta explicación en Scientific American.

«El cáncer surge de mutaciones en el ADN de una célula. Por lo general, una célula cancerosa sufre varias mutaciones antes de convertirse en un cáncer invasivo y mortal. La mayoría de estas mutaciones ocurren cuando la célula se divide y replica su ADN. La única forma que tiene una célula de propagar una mutación es dividirse y transmitir esas mutaciones a sus células hijas. Sin embargo, con respecto a las células del corazón, simplemente siguen bombeando y haciendo su trabajo y no se replican para producir nuevas células del corazón a menos que haya habido alguna lesión. Con tan poca división celular en el corazón, hay muy pocas posibilidades de que se produzcan mutaciones y se transmitan a las células hijas».

Desde la American Heart Association (AHA) matizan que el corazón está formado por tejido conectivo y el cáncer de ese tejido es poco común. «Más bien, el cáncer surge con mayor frecuencia en el tejido epitelial que recubre órganos como la próstata, la mama, el colon, el páncreas, el estómago, el esófago y la piel». Las células del tejido epitelial en respuesta a ciertos estímulos, se dividen activamente y, cuando es necesario, aumentan en número. Lo que favorece las probabilidades de experimentar una mutación.

Síntomas de un tumor cardíaco

El tumor cardíaco ha sido descrito como el «gran simulador» , ya que puede presentarse casi con cualquier síntoma cardiológico.

No obstante el síntoma predominante es a menudo una dificultad para respirar, lo que se conoce como disnea, asegura Dunton.

El cansancio extremo también puede ser revelador «La fatiga que estaba experimentando era irreal», describe en AHA Jan H. Mitchell paciente de tumor cardíaco.»Era más que sentirme cansada; llegaba a casa del trabajo y no tenía energía para hacer nada».

Los tumores, cuando están dentro del corazón, pueden estorbar y bloquear el flujo sanguíneo durante cortos períodos de tiempo, lo que genera estos efectos, añade Dunton.

Con menos frecuencia, se puede experimentar dolores en el pecho o palpitaciones y sentir que el corazón salta un latido. «A veces con mixomas, los pacientes pueden tener una enfermedad casi parecida a la gripe, con fiebre, dolores musculares y dolores», informa el especiaista.