Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

He estado en dos de los cruceros más grandes y nuevos de Royal Caribbean: lo he disfrutado, pero no están hechos para todo el mundo

Antes de reservar unas vacaciones en el mar, los viajeros siempre deben investigar cuál es la mejor línea de cruceros y el mejor barco para sus necesidades.

Si buscas un viaje rápido y muy barato, prueba Margaritaville at Sea. ¿Te apetece algo más lujoso? Piensa en Oceania Cruises.

Y si lo que buscas es navegar por destinos únicos, te sugiero que evites los megabuques de Royal Caribbean.

Royal Caribbean se ha convertido en sinónimo de cruceros gigantes y familiares

Según su actual plan de expansión, en 2028 aproximadamente un tercio de la flota de Royal Caribbean estará compuesta por megabuques.

La última incorporación, el Icon of the Seas, de 365 metros de eslora y 236.857 toneladas, zarpó en enero, desbancando a su predecesor, el Wonder of the Seas, de menos de dos años, como el crucero más grande del mundo.

Juntos, los dos buques tienen capacidad para 19.238 personas: 4.554 tripulantes y 14.684 huéspedes.

En casi todas las épocas del año, se puede ver a esta multitud de viajeros correteando por los ocho vecindarios del barco, haciendo cola en los toboganes acuáticos y disfrutando de los 29 bares y 48 restaurantes del conjunto.

He participado en cruceros de cortesía en el Wonder y el Icon, el más largo de los cuales fue de tres noches en este último buque. Desde sus coloridas cubiertas de piscina hasta sus ineludibles multitudes, como viajera adulta en solitario, me sentí entretenida, abrumada y sobreestimulada a partes iguales todo el tiempo.

Pero hay que admitir que me divertí. Adoro un buen tobogán acuático, y el Wonder of the Seas tiene tres, mientras que el Icon of the Seas tiene seis.

Si piensas hacer un crucero con tus hijos —y si a ellos, como a mí, les encantan actividades como la escalada y el minigolf— los megabuques de Royal Caribbean pueden ser tu mejor opción.

Sus dos buques más grandes y nuevos están repletos de cosas que hacer. Cada uno tiene más de 20 opciones gastronómicas y docenas de actividades únicas, entre las que se incluyen pistas de patinaje sobre hielo, tirolinas y pasarelas comerciales.

Pero no esperes un sitio tranquilo. El bullicio de los adultos en los bares y el griterío de los niños en el parque acuático no son precisamente propicios para unas vacaciones relajantes.

Los megabuques pueden no estar hechos para ti si deseas un crucero tranquilo y centrado en el itinerario

Si lo que deseas son unas vacaciones relajantes y de lujo —quizá unas en las que no haya multitud de niños—, los gigantescos barcos de Royal Caribbean no deberían ser tu primera opción.

Hay muchas formas de disfrutar de unas vacaciones de lujo en el Icon of the Seas. Pero a menos que quieras pagar por servicios caros a cada paso, puede que sea mejor gastar más por adelantado para reservar una línea de cruceros más premium—especialmente si estás interesado en los cruceros para llegar a los destinos, y no en los barcos en sí.

Al fin y al cabo, como la mayoría de los buques más grandes de Royal Caribbean, tanto el Icon como el Wonder navegan exclusivamente por el Caribe.

Muchos destinos apetecibles, como la Polinesia Francesa, han impuesto restricciones a los cruceros, incluidos límites al tamaño de los barcos, por motivos de contaminación y hacinamiento.

Si la escala en estos puertos —o en cualquier otro lugar fuera del Caribe— encabeza tu lista de deseos para las vacaciones, tendrás que dar prioridad a un barco más pequeño de Royal Caribbean o decantarte por compañías de gama más alta como Oceania, Silversea y Regent Seven Seas.

Puede que no tenga un parque acuático, pero al menos disfrutarás de unas vacaciones más tranquilas en destinos que ningún megabuque podrá visitar jamás.