Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Destacados

‘Stranger Things’: así es la inquietante base aérea militar abandonada que inspiró la serie de Netflix

Los fans de Stranger Things saben que todos los problemas interdimensionales que se han cebado con nuestros amigos de Hawkins (Indiana, Estados Unidos) se deben a la instalación secreta del gobierno conocida como el Laboratorio Hawkins.

Pero, ¿sabías que Stranger Things de Netflix se llamaba originalmente Montauk, en honor al pueblo neoyorquino de la vida real que está en el epicentro de múltiples teorías conspirativas?

Desde su estreno en 2016, Stranger Things se ha convertido en un fenómeno que ha generado millones de dólares en merchandising, novelas y cómics, una adaptación teatral, juegos para móviles, un juego de mesa y mucho más. Es una de las mayores franquicias de Netflix.

Camp Hero, anteriormente conocida como la Estación de la Fuerza Aérea de Montauk, ha estado plagada de teorías conspirativas desde el libro El Proyecto Montauk: Experimentos en el Tiempo, escrito por Preston Nichols, que se publicó en 1992. Entre sus afirmaciones infundadas incluía una que aseguraba que los investigadores de la base habían reprimido los recuerdos de los empleados que habían sido sometidos a experimentos a lo largo de las décadas de 1970 y 1980.

Hoy es posible visitar Camp Hero, que se abrió al público como parque estatal en 2002. Como alguien que ha estado en Montauk docenas de veces pero nunca en Camp Hero —y como alguien que está pasando por el síndrome de abstinencia de Stranger Things mientras esperamos la fecha de estreno de la quinta temporada— aproveché la oportunidad de visitar la base, que ahora está abandonada.

Salí de mi visita del verano pasado comprendiendo de dónde sacaron su inspiración los hermanos Duffer, creadores de Stranger Things.

Camp Hero está sin duda en mi lista de los lugares más espeluznantes que he visitado.

Echa a continuación un vistazo a cómo es por dentro el parque, desde sus preciosas vistas al océano hasta la misteriosa torre de radar de casi 30 metros de altura que sigue en pie a día de hoy.

Si has visto algún episodio de la exitosa serie de Netflix Stranger Things, es probable que el espeluznante laboratorio Hawkins se te haya quedado grabado

Stranger Things, que estrenó su primera temporada en julio de 2016 y se ha convertido en un fenómeno de la cultura pop desde entonces, comenzó como la historia de un grupo de preadolescentes que, tras la desaparición de uno de sus mejores amigos, se ven envueltos en una peligrosa red de conspiraciones gubernamentales, dimensiones alternativas, la Guerra Fría y mucho más.

Uno de los personajes más destacados de la serie es Eleven (interpretada por Millie Bobby Brown), una joven nacida con telequinesis. Nada más nacer, fue secuestrada por un científico al que llama Papá (Matthew Modine) y llevada al laboratorio Hawkins, donde ella y otros niños fueron sometidos a experimentos.

La quinta temporada será la última de la saga.

Los hermanos Duffer, creadores de la serie, se inspiraron en una base gubernamental real en Montauk, Nueva York, llamada Camp Hero

En 2016, Matt y Ross Duffer confirmaron a The Hollywood Reporter que Stranger Things se vendió originalmente como Montauk antes de que decidieran cambiar el nombre y la ubicación a la ciudad ficticia de Hawkins, Indiana.

«Nos gustaba Montauk, porque nos gustaba el entorno costero», dijo Matt Duffer, añadiendo que Montauk es la base de Amity Island, la localización ficticia de «Tiburón», que es una de sus películas favoritas.

Pero el escenario cambió cuando se dieron cuenta de que «iba a ser realmente imposible rodar en Long Island o sus alrededores en invierno», continuó Matt Duffer.

Un cineasta, Charlie Kessler, demandó a los hermanos en 2018, alegando que robaron la idea de Stranger Things de su guion The Montauk Project, informó Thrillist. The Hollywood Reporter escribió que los Duffer negaron sus afirmaciones, y Kessler retiró la demanda en 2019.

La base cerró en 1982 y se reabrió al público como Camp Hero State Park en 2002

Según los carteles del parque que describen la historia de Camp Hero, el Ejército de Estados Unidos lo puso en servicio en mayo de 1942 —cinco meses después de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial en diciembre de 1941— para defenderse de los submarinos y barcos alemanes.

El Ejército desactivó la base en 1947 y la entregó a las Fuerzas Aéreas estadounidenses en 1951, que permanecieron allí hasta 1982.

Tras una visita en 2006, el New York Times informó de que el Campamento Hero, que lleva el nombre del General de División Andrew Hero Jr. —que fue jefe de la artillería costera de 1926 a 1930, según el Cementerio Nacional de Arlington—, se abrió al público en 2002.

Naturalmente, tenía que visitarlo, y lo hice en el verano de 2023

Como gran fan de Stranger Things ligeramente interesada en las teorías de conspiración gubernamentales secretas, pensé que conduciría hacia el este y me reiría con mi madre (que hizo el viaje conmigo) de las cosas más disparatadas que aprenderíamos sobre el Camp Hero.

En lugar de eso, me quedé con la sensación de que Stranger Things había captado perfectamente la atmósfera del lugar.

Camp Hero está en el extremo oriental de Long Island, Nueva York

Montauk se conoce comúnmente como The End. Es el último pueblo de Long Island, lo que lo convierte en el lugar perfecto para una base del Ejército que rastrea los océanos en busca de submarinos escondidos en las profundidades.

El parque está a 200 kilómetros de la ciudad de Nueva York. Yo soy de un pueblo de Long Island que está a 160 kilómetros al oeste de Montauk, así que tardé unas dos horas en llegar en coche.

Cuando no hay tráfico, puede ser un viaje divertido. Se pasa por pueblos pintorescos que merecen una parada, como Amagansett, East Hampton, Southampton y Wainscott, entre otros.

Se encuentra pasado el centro urbano de Montauk, uno de los destinos favoritos de famosos y lugareños

Según Curbed, famosos como Julianne Moore, Ralph Lauren y Robert De Niro han sido propietarios de inmuebles en la localidad.

Crecí en Long Island y he estado en Montauk docenas de veces, pero nunca había explorado realmente Camp Hero.

Cuando se sale de la autopista para entrar en el parque, se tiene una buena vista del faro de Montauk, que es un punto de referencia de Long Island y forma parte del adyacente Parque Estatal de Montauk Point

El Faro de Montauk, según la Sociedad Histórica de Montauk, fue el primer faro que se construyó en Nueva York después de que George Washington lo encargara en 1792.

También es el cuarto faro en funcionamiento más antiguo de Estados Unidos y uno de los 12 faros declarados Monumento Histórico Nacional.

Hay muchas señales, así que no te perderás al entrar. El parque abre todos los días desde el amanecer hasta el atardecer y la entrada cuesta 8 dólares

O, si eres residente en Nueva York y tienes un Empire Pass como yo, es gratis.

Según el Departamento de Parques del Estado de Nueva York, el Empire Pass «permite el acceso ilimitado en vehículo a la mayoría de las instalaciones gestionadas por la Oficina de Parques, Ocio y Conservación Histórica del Estado de Nueva York y el Departamento de Conservación Medioambiental del Estado de Nueva York».

Cuando llegas, te dan la bienvenida con un mapa del parque, que se extiende a lo largo de más de 300 hectáreas

Me sorprendió saber que una buena parte del terreno está vedada a los visitantes y es un santuario de flora y fauna.

Primero se ven algunos de los famosos acantilados de Montauk y una vista del océano Atlántico

Hay algunos parques en la zona de Montauk que ofrecen una buena vista de los acantilados, como el Parque Estatal de Shadmoor, el Parque Estatal de Montauk Point y la playa de Ditch Plains.

Justo a la derecha del agua se encuentra uno de los muchos senderos del parque, junto con una señal de precaución que advierte a la gente que se mantenga alejada de los acantilados.

Esta no fue la última señal de advertencia que ví ese día.

En todo el parque había muchas señales sobre los escarpados bordes de los acantilados. La erosión también es un gran problema en las playas de Long Island, así que me quedé lo más atrás posible

The Patch informó que la ciudad de East Hampton, que incluye Montauk, recibió una subvención federal de 350.000 dólares para abordar los problemas de erosión a lo largo de la costa en diciembre de 2022.

Los funcionarios dijeron a The Patch que, según las mediciones del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, la línea costera de Montauk «erosionó más de 13 metros tierra adentro entre 2000 y 2012.»

En los años transcurridos desde entonces, la erosión no ha hecho más que continuar, así que hice caso a las advertencias del cartel.

También vi la desaparecida torre de radar de la base, que está en el epicentro de muchas teorías conspirativas sobre el campamento, de las que hablaremos más adelante: decidimos dirigirnos allí

La torre de radar se cierne sobre Camp Hero. Sabía que tenía que acercarme para verla bien.

Uno de los primeros vestigios de la base que vimos fue esta batería de hormigón, construida para la artillería cuando el Ejército de Estados Unidos encargó la base en los años 40

Según los carteles del parque, el Ejército construyó baterías por toda la base. Las baterías 112 y 113, que siguen en pie, contenían dos cañones de 16 pulgadas cada una. La artillería se retiró en 1947.

Finalmente, llegamos a un aparcamiento adyacente a la torre de radar, pero no pudimos acercarnos demasiado

Incluso desde lejos se puede ver lo grande que es.

La torre de casi 30 metros de altura y su plato de 12 metros de ancho son visibles en todo el parque, y me dieron la extraña sensación de que estaba siendo observado, pero estar cerca era aún más inquietante

Según los carteles del parque, el radar «gigante», concretamente un AN/FPS-35, se construyó en 1960 y estuvo operativo hasta 1980.

Su antena parabólica se construyó para detectar un ataque contra Estados Unidos. Como informó The New York Times en 2006, en su día fue «capaz de detectar objetos aéreos a más de 200 millas de la costa».

La torre se construyó cuando las Fuerzas Aéreas se hicieron cargo de la base en la década de 1950: en el apogeo de la Guerra Fría, había varias torres repartidas por el este de EE UU, pero ahora, la de Montauk es la única que queda en pie

La torre de radar es fundamental para muchas de las teorías conspirativas de Camp Hero.

El cineasta Christopher Garetano, que dirigió un docudrama sobre el Campamento Héroe llamado «Montauk Chronicles» en 2014, habló sobre la antena parabólica del radar durante un documental de History Channel llamado The Dark Files.

«Cada 12 segundos la torre del radar giraba y había animales que se asustaban y gente que tenía dolores de cabeza y pesadillas», dice Garetano en The Dark Files, afirmando que «los equipos electrónicos de la gente se volvían locos» cuando la antena giraba.

«No quiero echar leña al fuego porque no me creo todo eso de los zombis», dijo un residente de 40 años al New York Post en 2020. «Pero el impacto que tuvo esa torre en la ciudad fue real. No sé si afectó a nuestros pensamientos como dicen algunos, pero fue una fuerza».

Parecía haber senderos no oficiales a lo largo de la valla que protegía la torre, pero un cartel que advertía de los peligros de las garrapatas me disuadió de acercarme más

Las garrapatas son portadoras frecuentes de la enfermedad de Lyme. Eso fue más que suficiente para mantenerme alejada de cualquier zona muy boscosa.

Según el mapa y una señal, un camino llevaba a otro mirador de los acantilados, pero este escrito en el camino que declaraba que estábamos en una «zona peligrosa» me convenció de lo contrario

El New York Times informó en 2006 de que a los visitantes de Camp Hero se les entregaban folletos sobre lo que debían hacer en caso de detectar una granada sin detonar u otro tipo de munición sin estallar; después de todo, solía ser una base militar en activo.

Apenas vimos a nadie más mientras explorábamos Camp Hero, pero mi madre me dijo que no podía quitarse la sensación de que había gente observándonos desde el bosque. Al principio me reí, pero a medida que avanzaba el día empecé a entender a qué se refería.

El silencio era espeluznante mientras caminábamos por el bosque, aunque no estábamos demasiado lejos de la playa o de una carretera con mucho tráfico. Me pareció que estábamos en medio de la nada.

Encontramos otra señal que nos indicaba dónde estaba el mirador, así que sabíamos que íbamos en la dirección correcta

Pero como puedes ver, parece que estábamos a punto de entrar en un bosque muy arbolado.

Estos bosques realmente me recordaron a los bosques donde Eleven fue descubierta durante el episodio piloto de Stranger Things, y más tarde el lugar al que ella llamaría hogar

En el primer episodio de Stranger Things, Mike, Lucas y Dustin buscan en el bosque a su amigo Will tras su desaparición mientras volvía a casa en bicicleta. El trío está buscando en una noche lluviosa cuando de repente se encuentran con Eleven, que acababa de escapar del Laboratorio Hawkins.

Al final de la primera temporada, Eleven regresa al bosque para escapar de las garras del Laboratorio.

Después de un kilómetro y medio, vislumbramos el océano y un camino traicionero que parecía conducir hasta el agua

He leído demasiadas historias de turistas que mueren al intentar hacerse el selfie perfecto. Me bastaba con permanecer en el camino llano.

Me conformé con sentarme en esta roca y contemplar las vistas desde una distancia segura

Esta roca estaba en el lugar perfecto para posar para una foto.

Y hay que reconocer que las vistas eran estupendas

La pesca es uno de los mayores atractivos de Camp Hero, y vi a algunos pescadores en la playa lanzando sus sedales.

En nuestro camino de vuelta al coche, un perro salió corriendo del bosque y nos asustó a las dos, pero no era más que una mascota amistosa que volvía corriendo con su dueño: sin duda, las dos estábamos nerviosas

Ni siquiera tuve la presencia de ánimo para hacerle una foto a este perro; para que veais como de asustadas estábamos realmente  mi madre y yo.

Nuestra siguiente parada fue lo que se conocía como «el centro del Campamento Héroe»: este edificio solía ser un gimnasio

El cartel situado frente a esta estructura acordonada explicaba más cosas sobre el centro de Camp Hero. Cuando se construyó la base en 1947, 600 hombres y 37 oficiales vivían en esta zona y las estructuras estaban disfrazadas de «pueblo pesquero costero», con revestimiento de madera artificial y ventanas falsas.

Esta estructura, el gimnasio, se diseñó para que pareciera una iglesia. Es la única estructura que queda del «centro» original de Camp Hero, aunque otros edificios más nuevos siguen en pie.

Este es uno de los edificios que albergaban barracones, está en mejores condiciones

Estaba medio convencida de que alguien saldría por las ventanas si me acercaba demasiado.

La idea de que nos estaban vigilando resultó ser bastante plausible: nos cruzamos con una cierva y su cervatillo detrás de uno de los edificios

No queríamos espantar a los ciervos, así que nos mantuvimos a distancia mientras explorábamos los edificios.

Entonces, ¿qué ocurrió exactamente en Camp Hero? Está la versión oficial, y luego está la versión de la teoría de la conspiración, que se popularizó tras la publicación de El Proyecto Montauk: Experimentos en el Tiempo en 1992

Según un exhaustivo resumen de las teorías conspirativas en torno a Camp Hero escrito por Thrillist en 2016, los sucesos que los teóricos de la conspiración afirman que ocurrieron en Camp Hero fueron en realidad bastante similares a lo que ocurre en Stranger Things.

El autor Preston Nichols dio a conocer estas teorías cuando publicó El Proyecto Montauk: Experimentos en el Tiempo, en el que detallaba sus experiencias de trabajo en la Estación de la Fuerza Aérea de Montauk. Afirmaba que había recuperado recuerdos ocultos de su estancia en la base en los años setenta y ochenta.

Nichols aseguró que trabajó con otro empleado en algo llamado la «Silla Montauk», que utilizaba electroimanes para reforzar los poderes psíquicos. En la cuarta temporada de Stranger Things, Eleven utiliza algo similar para recuperar sus poderes.

Nichols también afirmó que los científicos de la base utilizaban niños secuestrados (como Eleven y sus ‘hermanos’) para realizar experimentos y que algunos incluso eran enviados a una dimensión desconocida (como el mundo del revés).

Finalmente, estos experimentos se interrumpieron cuando uno de los niños invocó a un monstruo interdimensional, escribió Nichols, igual que Eleven trajo al Demogorgon a nuestro mundo.

Un lugareño de Montauk dijo una vez al New York Post que Camp Hero es «un lugar que ha dominado su vida y sus pesadillas»

Joe Loffreno dijo al Post en 2020 que cree que es uno de los niños que fueron secuestrados y con los que se experimentó y que fueron mencionados en El Proyecto Montauk.

«No lo creí hasta hace dos años», dijo Loffreno. «Me hipnotizaron [por un hipnotizador certificado] durante unos 40 minutos y todos estos recuerdos me inundaron. Nos hicieron algo muy malo. No éramos más que niños. No tenían derecho a experimentar con nosotros. Fue algo muy oscuro, muy malvado».

Una teoría también postula que una enorme red de túneles subterráneos aún conecta las estructuras del Camp Hero

Garetano, director de Montauk Chronicles, habló con Newsday  en 2017 sobre los túneles denunciados. Dijo que cuando el History Channel estaba filmando para The Dark Files, encontraron pruebas de que los túneles existían.

«Se encontró algo extraordinario, que va en contra de todas las declaraciones oficiales de que no hay nada allí», dijo Garetano. «No entramos en ellos, pero tenemos imágenes de los mismos que fueron tomadas por otra persona». Añadió que vieron algo en las «pruebas de imágenes de resistividad eléctrica» que se realizaron.

Otro lugareño, Paul Fagan, declaró al New York Post   que cree que podría haber un reactor nuclear enterrado en secreto en la base en los años 50, y que cualquier teoría conspirativa pretende en realidad distraer la atención de la existencia del reactor.

El Departamento de Parques, Ocio y Conservación Histórica de Nueva York no ha respondido a la solicitud de comentarios de Business Insider.

El Ejército de Tierra y las Fuerzas Aéreas tampoco se han pronunciado al respecto y no han respondido a las peticiones de comentarios de Business Insider.

Según los carteles de Camp Hero y otras fuentes históricas, la base se utilizó en realidad como espacio de defensa costera

Cuando el Ejército construyó la base, se utilizaba para vigilar los alrededores en busca de submarinos alemanes, y también era una estación de entrenamiento de artillería antiaérea. En aquella época, según el cartel, todas las unidades antiaéreas de Nueva York eran enviadas a Camp Hero durante unas semanas para entrenarse.

El cartel también decía que albergaba otros radares de vigilancia y detección de altura que «protegían la zona de Nueva York contra un ataque sorpresa de bombarderos soviéticos u otros misiles».

La base también se utilizó «ampliamente» como campo de entrenamiento con fuego real hasta que se cerró en los años 80.

Lo único que sé con certeza es que no me gustaría pasearme por Camp Hero sola o de noche: no hay luces y la señalización es muy escasa; podría perderme en el bosque

La falta de luces es la razón por la que el parque cierra al atardecer.

Al salir del parque, la carretera nos obligó a pasar junto al faro de Montauk, lo que alivió ligeramente la tensión

Aunque estaba a sólo unos minutos por carretera, el ambiente era completamente distinto. El aparcamiento estaba lleno de gente y oía a los niños reír mientras exploraban la playa. Me sentí como en otro mundo.

Te recomiendo que hagas el viaje si ya estás en Montauk o en los Hamptons.

No creo que vuelva a Camp Hero, si necesito mi dosis de teoría conspirativa, ahora sé que puedo poner Stranger Things y tener la misma experiencia

¿Realmente creo que había científicos usando niños abducidos para contactar con una dimensión diferente en el Camp Hero?

No.

Pero comprendo la fascinación que despierta Camp Hero: el hecho de que la torre de radar y otros edificios camuflados sigan en pie décadas después, la ubicación aislada y la idea de que pudiera haber túneles secretos bajo tierra son forraje convincente para leyendas urbanas.

Cualquiera que esté interesado en la historia militar o en las teorías conspirativas aprenderá mucho en Camp Hero, y yo recomendaría visitarlo durante el día y no por cuenta propia.

 | Traducido por: