Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Destacados

Soy de la generación Z y he eliminado TikTok de mi smartphone: mi salud mental ha mejorado

Ver desaparecer esa nota musical blanca de la pantalla de mi iPhone fue más satisfactorio que cualquier vídeo ASMR que pudiera ver.

Después de años pasando unas 7 horas a la semana en la que posiblemente sea la aplicación más de moda de la década de 2020, decidí que era hora de decir adiós a TikTok, aunque no estoy segura de que vaya a ser una decisión permanente.

Creé mi cuenta de TikTok al comienzo de la pandemia mientras estaba atrapada en casa sin nada que hacer. Y aunque los últimos cuatro años han estado llenos de miles de vídeos que nunca volveré a recordar, TikTok me ha hartado tanto a mí como a mi pulgar en los últimos meses.

Hace dos semanas, decidí desconectarme para dar un respiro a mis pulgares y, hasta ahora, me he sentido como en el paraíso.

Por qué lo dejé

No soy solo yo: la audiencia de TikTok ya no crece como hace unos años. Alistair Barr, de Business Insider, afirma que los jóvenes están creciendo y asumiendo más responsabilidades, y TikTok está obstaculizando su productividad.

Un dato que lo respalda es que el promedio de usuarios mensuales de la app entre 18 y 24 años disminuyó casi un 9% en Estados Unidos entre 2022 y 2023, según informó recientemente The Wall Street Journal, citando a la firma de análisis Data.ai.

Lo cierto es que, al menos a mí, TikTok me quitaba horas al día. Empecé a pensar en lo que podría estar haciendo en su lugar: hacer ejercicio, planear futuros viajes, mejorar en mis aficiones… literalmente cualquier otra cosa.

Sin embargo, mi adicción también puede ser consecuencia de mi trabajo: escribo sobre tendencias y siento la presión de estar al día.

En TikTok, existe desde hace tiempo la broma interna de que los usuarios de Instagram Reels, la imitación de TikTok propiedad de Zuckerberg, siempre van por detrás de lo que está de moda, porque lo que se ve como tendencia en Reels pasó de moda hace semanas en TikTok.

Los vídeos de TikTok también impulsan con frecuencia el debate sobre la app X de Elon Musk, la antigua Twitter. Me enteré de este meme de la glicina después de cada joven de la generación Z grabar su versión porque lo vi en Twitter, no en TikTok.

La naturaleza adictiva del afinado algoritmo de la aplicación, sobre el que se ha analizado y escrito durante años, también me enganchó. Los principales analistas de Wall Street la compararon en una ocasión con el crack. Aunque no tengo experiencia fumando crack, me costó dejar la aplicación cuando era fácilmente accesible.

Antes de decidirme a borrarlo, pasaba entre una y dos horas al día hojeando mi feed, recopilando mucha información sobre nada que me importara. A pesar de ser dolorosamente consciente de que otro vídeo adorable sobre un perro no mejoraría materialmente mi vida, seguía pasando sin pensar al siguiente vídeo.

Así que, después de una sesión de scroll particularmente agresiva, decidí que ya había visto demasiadas veces el embarazoso recordatorio pidiéndome que limitara mi tiempo de pantalla y relegué sin contemplaciones a TikTok al cementerio de aplicaciones.

Mejor conciliación de la vida laboral y familiar

Otros adictos a TikTok de la generación Z que hablaron con el WSJ compartieronpreocupaciones similares.

Keilah Bruce, veinteañera, dijo al medio estadounidense que descuidaba tareas como la colada y los platos para pasar el tiempo por TikTok. Otro, Gautam Mengi, estudiante de cine, vio cómo sus notas caían en picado y ni siquiera podía sacar la basura sin tener la aplicación abierta.

Por suerte, nunca me fue tan mal en esos aspectos, pero no tenía tiempo para aficiones. Me dije que quería empezar a hacer más ejercicio, volver a leer más libros en mi Kindle recién comprado y dar las últimas puntadas a mis muchos proyectos de bordado inacabados. Pero TikTok no me dejaba.

Puede que esperes una historia dramática sobre mí misma luchando por llenar mi tiempo y deseando desesperadamente volver a TikTok después de borrar la aplicación, pero no fue así. Solo intenté conectarme una vez porque un amigo me envió una publicación. Me ayudó el hecho de que había olvidado mi contraseña y no tenía ganas de recuperarla.

Y nunca querría crear una cuenta nueva y volver a entrenar el algoritmo. Es como salir de una relación duradera: lo que tenía con mi algoritmo original era real y no podía lanzarme a algo nuevo.

Las imitaciones de TikTok, como Reels o YouTube Shorts, no son sustitutos satisfactorios. Sin embargo, acabo desplazándome a través de ellos durante unos minutos al día para conseguir esa dosis.

Y si necesito buscar información en TikTok, como los datos de contacto de un influencer, me limito a una cuenta que uso exclusivamente en mi portátil del trabajo.

Ahora hago cosas divertidas, como salir a la calle y tocar la hierba. Incluso me encontré con una serpiente de cascabel en una excursión la semana pasada (no tan divertida). Hacer estas cosas es incluso más divertido que verlas. ¿Quién lo hubiera dicho? Pero quizás lo más importante es que mi salud mental en general ha mejorado: Ya no tengo ese remordimiento que me hace sentir fatal por haber pasado horas de mi vida que nunca recuperaré.

¿Volveré?

Puede que me quiten la opción de volver a TikTok de todos modos, ya que se avecina una posible prohibición, pero estoy dividida acerca de si quiero volver a unirme a la aplicación.

TikTok es un lugar maravilloso para encontrar jóvenes que hacen cosas inspiradoras. Me encanta ver cómo nuestra generación utiliza la aplicación para crear y mantener pequeños negocios, impulsar un cambio social positivo y alzar la voz para hablar de los problemas que afectan a las comunidades marginadas. Estas son las cosas que me gustan y sobre las que seguiré escribiendo.

Sin embargo, también está lleno odio y trolls, y yo diría que los comentarios pueden ser tan tóxicos como en X a veces. He descubierto que evitar una corriente interminable de transfobia, gordofobia y capacitismo es bueno para el alma.

Así que, por ahora, no voy a usar la aplicación, al menos hasta que aprenda a controlarme.

TikTok no ha respondido a una solicitud de comentarios de Business Insider.

Hannah Getahun, Alba Pinilla