Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Ocio y Tiempo Libre

Así ha cambiado Netflix la industria mundial del entretenimiento

Desde que Netflix comenzó su expansión mundial en 2016, el servicio de streaming ha reescrito el manual del entretenimiento global, desde la televisión al cine y, más recientemente, los videojuegos.

Hollywood solía exportar la mayoría de las series y películas de éxito mundial. Ahora, gracias a las inversiones de Netflix en televisión y cine internacionales, programas como El juego del calamar, de Corea del Sur, La casa de Papel, de España, y Lupin, de Francia, han encontrado audiencias masivas en todo el mundo. Y originales en inglés de Netflix, como Los Bridgerton, de Shonda Rhimes, Dahmer, de Ryan Murphy, y Miércoles, de Tim Burton, han batido récords internos de audiencia en streaming.

Netflix ha estado en la cresta de la ola después de que las huelgas de guionistas y actores de 2023 paralizaran la producción de Hollywood y otros streamers se replegaran para frenar las pérdidas. Tras una caída en 2022, sus acciones se dispararon en 2023 y está avanzando con sus medidas enérgicas contra el uso compartido de contraseñas y su opción de suscripción con anuncios. Sus rivales, hambrientos de dinero, han vuelto a conceder licencias de sus programas a Netflix, lo que podría ayudar a que el streamer sea todavía más dominante.

El impacto de Netflix en la industria mundial de la televisión sigue siendo innegable, aunque ahora se enfrenta a nuevos interrogantes sobre su potencial de crecimiento de audiencia, su capacidad para competir por el dinero de la publicidad y su habilidad para captar espectadores más jóvenes.

Cómo Netflix ha transformado la industria mundial de la televisión

Para tener éxito a escala internacional, Netflix buscaba tanto programas estadounidenses de gran audiencia, como Stranger Things, como contenidos locales que pudieran ganarse a los espectadores en mercados específicos (y producir éxitos rotundos).

La estrategia ayudó al servicio de streaming a aumentar su base de clientes a más de 260 millones de abonados en todo el mundo. Su ímpetu también revitalizó la producción en lugares como Alemania, México y la India.

Más recientemente, a la par que otros streamers, ha buscado programas similares a los de las cadenas de televisión tradicionales que atraigan a un público más amplio, además de menos películas de bajo presupuesto bajo la dirección de Dan Lin, el nuevo director de la sección de cine. También se ha sumergido en la programación en directo, como los deportes y la comedia.

Netflix reorganizó su cúpula directiva para reflejar un negocio cambiante

Tras romper todas las reglas de Hollywood y trastocar todo lo relacionado con la industria del entretenimiento, Netflix —desde su primera pérdida de abonados— ha estado rompiendo sus propias reglas, dando marcha atrás en sus posturas sobre el intercambio de contraseñas y la publicidad.

También reorganizó su cúpula en 2023, elevando a Greg Peters a co-CEO, lo que refleja su cambio hacia nuevas fuentes de ingresos, junto a Ted Sarandos, mientras que el cofundador Reed Hastings pasó a la presidencia ejecutiva.

Por su parte, Bela Bajaria, responsable de televisión, ha sido nombrada directora general de contenidos, y las películas pasarán a depender de ella.

Un equipo de élite de ejecutivos interdisciplinares ayuda a tomar las decisiones más importantes de Netflix. Conocido internamente como el «Lstaff» —la «L» significa liderazgo—, este grupo de 22 miembros se sitúa entre los directivos de la empresa y su cuerpo ejecutivo más amplio de vicepresidentes y cargos superiores, que reciben el nombre de «Estaff».

Netflix sigue creciendo, a pesar de los despidos

La reestructuración de Netflix no ha estado exenta de obstáculos. Ha despedido a cientos de empleados en los dos últimos años, en un momento en el que el sector audiovisual se enfrenta a un mercado en horas bajas.

Aun así, el crecimiento de la empresa la ha convertido en los últimos años en un espacio de trabajo bastante atractivo, a pesar de algunos retos a los que se ha enfrentado su cultura corporativa. Aunque las contrataciones se han ralentizado, sigue fichando empleados para mantener su ventaja sobre otros streamers de pago e impulsar su expansión mundial.

Netflix se adentra en el mundo de la publicidad y los juegos

Netflix se enfrenta más que nunca a la competencia de empresas tradicionales audiovisuales como Disney y Warner Bros. A Discovery y a las tecnológicas Apple, Amazon y YouTube, la mayoría de las cuales están más avanzadas en la venta de anuncios y la oferta de programación deportiva en directo.

La competencia empuja al gigante del streaming a seguir evolucionando. Netflix ha introducido una opción más barata, con publicidad, para combatir la ralentización del crecimiento de abonados. También está creando videojuegos y vendiendo merchandising y experiencias vinculadas a series como El juego del calamar y Los Bridgerton.

A algunos creadores les preocupa que Netflix asuma menos riesgos en la programación para complacer a los anunciantes, mientras que el servicio ha tardado en alcanzar la escala exigida por los anunciantes.

Al igual que hizo con las películas y los programas de televisión, Netflix está incrementando lentamente la publicidad y los juegos. Está encargando y concediendo licencias de juegos para móviles, algunos de ellos basados en franquicias ya existentes como Stranger Things, y adquiriendo empresas para poner en marcha el negocio.

Lucia Moses,Ashley Rodriguez, Alba Pinilla