Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Motor y Viajes

¿Camper o autocaravana? 7 ventajas de viajar en furgoneta

Si estás pensando en tener una casa sobre ruedas hay varias decisiones que debes estudiar antes de adentrarte en el proyecto. La primera es elegir cómo quieres que sea tu vivienda móvil, esa que vas a llevar allá donde vayas y que te servirá de cobijo. Las opciones actuales del mercado son muy variopintas, por lo que la pregunta inicial debería ser ¿furgoneta camper o autocaravana?

Son dos conceptos bastante diferentes que comparten un mismo objetivo: poder llevar tu casa a cuestas y viajar sin tener que preocuparte por encontrar alojamiento. Cada una tiene sus peculiaridades, y es complicado conocer sus ventajas y desventajas si no has viajado en ambas durante un buen tiempo.

Por este motivo hemos analizado las principales ventajas de las furgonetas camper frente a las autocaravanas, y te vamos a contar todo aquello que probablemente no habías tenido en cuenta para tomar la importante decisión de con qué vehículo iniciar tu vida sobre ruedas.

¿Qué carnet de conducir tienes?

Hay que empezar por el principio, que es contemplar qué tipo de vehículo puedes conducir. El resumen es que las furgonetas camper no requieren ningún carnet especial para conducirlas por todo el territorio mundial. Su legislación en casi todos los países se comparte con la de los coches.

Ahora bien, esto no ocurre con las autocaravanas. Estas, si pesan más de 3.500 kg necesitan un conductor con carnet C. Si bien hay opciones por debajo de este peso, estos vehículos al contar con modificaciones estructurales pueden conllevar cambios legislativos en otros países, por lo que podrías enfrentarte a problemas si viajas al extranjero.

¿Cuánto cuesta una camper? ¿Y una autocaravana?

La segunda gran ventaja de las furgonetas camper está, como probablemente ya sabes, en el precio. La inversión inicial es menor, y al ser proyectos con una buena dosis de trabajo propio se puede controlar mejor el gasto en cada apartado y ahorrar. En cambio, las autocaravanas son vehículos de catálogo listos para comprar y conducir, un hecho que eleva su precio de forma considerable.

Hacerse una camper con una furgoneta base de segunda mano, algún kit económico, muchas visitas a la ferretería y unas cuantas horas de trabajo puede sumar un monto de entre 10.000 y 20.000 euros. Por supuesto, dependiendo mucho de los acabados y la comodidad que busques. Una autocaravana usada con capacidad para 3 personas puede partir fácilmente de los 40.000 o 50.000 euros.

Combustible y otros gastos

Siguiendo con el punto económico, hay gastos derivados de cada opción que también se deben tener en cuenta. El más importante es el combustible, una de las partidas más relevantes en la economía de vivir viajando. Las furgonetas y las autocaravanas suelen ser vehículos diésel, aunque su consumo es bastante dispar por dos factores: el peso y la aerodinámica.

Una furgoneta camper es más ligera y tiene mejor coeficiente aerodinámico que cualquier autocaravana, por lo tanto, su consumo es menor en cualquier condición. Cuán menor es difícil de determinar, pero créenos cuando te decimos que vas a querer moverte de la forma más económica posible cuando vivas sobre ruedas.

Algo importante que debes recordar: cuanto menos te cueste cada kilómetro, más lugares podrás visitar y conocer con el mismo presupuesto. Un detalle que también se extrapola a los campings, parkings y peajes: las furgonetas camper pagan menos que las autocaravanas.

Más libertad de movimiento

Y hablando de visitar lugares, llegamos a otro punto importante: el tamaño del vehículo. La mayoría de autocaravanas son muy altas, muy anchas y muy pesadas, un hecho que condiciona constantemente qué zonas puedes explorar y dónde puedes aparcar.

En el caso de las furgonetas camper vas a tener prácticamente las mismas limitaciones que con un coche. Podrás meterla por caminos para llegar a playas remotas, será lo suficientemente estrecha para adentrarte en ciudades de todo tipo y su facilidad de movimiento te permitirá visitar lugares únicos en los que una autocaravana no siempre va a poder entrar.

De nuevo, es un aspecto relevante si te consideras una persona exploradora y vas a viajar más allá de las fronteras españolas a lugares remotos con vegetación, puertos de montaña con nieve o climas extremos. La furgoneta te lo pondrá todo un poco más fácil a la hora de moverte.

Camper = personalización

Volviendo al interior del vehículo, hay algo que debes tener en cuenta: las furgonetas camper son mucho más personalizables que las autocaravanas. Mientras unas se ofrecen por catálogo con pocas opciones de configuración, las camper suelen ser proyectos más personales que requieren de una planificación previa y una personalización al milímetro.

Es más fácil conseguir exactamente lo que buscas, adaptarlo a tus necesidades y hacerlo con los materiales y el presupuesto que tú consideres. Y si no te ves capaz de hacerlo, existen muchos servicios que adaptan tus ideas a tu furgoneta y, aunque resultan más caros, ofrecen unos resultados bastante premium.

Furgoneta camper de quita y pon

¿Ya tienes una furgoneta y la sueles utilizar para trabajar? No hay problema, el sector camper está lleno de kits desmontables muy variopintos que puedes acoplar a tu vehículo solo cuando quieras viajar. Lo hay caros, baratos, simples, sofisticados…

La cuestión es que podrás tener un vehículo doble para viajar y trabajar. De las dos opciones que barajamos hoy, la camper es la única que te permite aprovechar un vehículo que ya tienes, por lo que la inversión se reduce y la versatilidad aumenta si la haces desmontable.

¿Es una furgoneta o una casa?

Para terminar, hablaremos de discreción, intimidad y miradas indiscretas. Si optas por una autocaravana no vas a dejar ninguna duda allá por donde vayas: es tu casa portátil y ahí tienes todas tus pertenencias. Todo el mundo lo sabrá, incluso las personas más malintencionadas.

En el caso de la furgoneta camper todo se vuelve más discreto. Cuando está aparcada parece una simple furgoneta de carga o pasajeros y no siempre hay señales evidentes de que en su interior hay una casa en miniatura.

Cuando viajas y vives en el mismo lugar, la seguridad es importante y pasar desapercibido en algunos lugares es vital para evitar problemas, robos o sustos. Con una autocaravana todo el mundo que te vea conocerá tus intenciones y la finalidad del vehículo, algo que con una furgoneta camper también puede ocurrir, pero en menor medida.