Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Asuntos de dinero

¿Inviertes? 6 trucos para optimizar tus inversiones en la renta

Los impuestos son una parte integral de tus inversiones y uno de los errores del inversor novato es no tenerlos en cuenta hasta que toca pagarlos al hacer la renta.

Después llegan sorpresas al recuperar el plan de pensiones en forma de capital y ver cómo Hacienda se queda con más del 40% de tus ahorros, por poner uno de los errores más habituales.

Si debes saber algo sobre los impuestos y las inversiones es que siempre vas a terminar pagando impuestos. La clave es cuántos y cuándo.

Con esto en mente, las dos ideas más importantes para optimizar tus inversiones en la Renta son muy sencillas: planificación y diferimiento del impuesto —siempre que puedas—.

El error más habitual al hacer la Renta es olvidarse de ella hasta que llega el momento de rellenar el IRPF. ¿El problema? Que en ese momento solo podrás hacer eso: rellenar bien la renta. Olvídate de los trucos y fórmulas más efectivas para pagar menos impuestos por las inversiones como compensar pérdidas y ganancias.

Como puedes planificar, puedes también retrasar el pago de impuestos siempre que puedas. Esto es lo que se denomina diferimiento fiscal: pagar impuestos más tarde. El siguiente gráfico de Carlos Galán lo ilustra perfectamente:

Imagina que inviertes 10.000 euros y ganas 1.000 euros con tus inversiones y tienes que pagar un 19% de ese dinero en la renta. Al año siguiente solo tendrás 10.810 euros para invertir. Si retrasas el pago fiscal, tendrás 11.000 euros sobre los cálculos de esos intereses.

Ahora, ¿qué puedes hacer para pagar menos impuestos por tus inversiones?

Estas son las herramientas legales más útiles y efectivas que he aprendido en los últimos años:

Compensar pérdidas y ganancias

Esta es el arma más poderosa que tienes a tu disposición y solo necesitas un poco de planificación para sacarle todo el partido.

Compensar pérdidas y ganancias es la posibilidad de restar el dinero que has perdido con tus inversiones a los beneficios que has obtenido.

Para que lo entiendas mejor, si has obtenido una plusvalía de 1.000 euros en bolsa, pero has sufrido una minusvalía de 250 euros con ETFs, puedes compensar ambas, de forma que, para Hacienda, será como si solo hubieses ganado 750 euros. Esta es la forma que tiene la Agencia Tributaria de hacer que solo tributes por el rendimiento real de tus inversiones.

Para aprovechar esta herramienta solo necesitas:

  1. Hacer aflorar ganancias si has perdido dinero.
  2. Hacer aflorar pérdidas si has ganado dinero.

Es decir, vender un activo con el que acumulas ganancias si has vendido otro con pérdidas y viceversa. Por ejemplo, imagina que pierdes 500 euros con la acción A, pero acumulas una ganancia de 750 euros en la acción B. Puedes vender una parte de las acciones B y compensarlas con la pérdida de las acciones A.

¿El resultado? Evitarás pagar un porcentaje de ese dinero, que tendrías que abonar si no pudieses compensar pérdidas y ganancias. Por eso es importante planificar el pago de impuestos.

Solo hay dos cuestiones que debes tener en cuenta sobre la compensación y que son la base de otros trucos para pagar menos impuestos por tus inversiones:

  1. Hay un límite a la compensación, que está marcada por la norma antiaplicación o regla de los dos meses. Según esta norma, no puedes comprar el mismo activo que sirvió para compensar pérdidas en un plazo de dos meses desde su venta.
  2. Para calcular la ganancia o pérdida se usa la norma FIFO (First In, First Out, en su traducción ‘los primeros en entrar, los primeros en salir’. Esta regla determina que siempre se venden primero las primeras acciones o participaciones que se compraron. Esta norma se usa para calcular la ganancia o pérdida de cada inversión, que viene dada por la diferencia entre el precio de compra y de venta. Por eso es tan importante.

Juega con los ejercicios fiscales: evita ganar más de 6.000 euros al año

Las inversiones tienen sus propios tramos en el IRPF. Estos tramos también funcionan de forma progresiva, igual que las tablas de IRPF. Son los siguientes:

Tramos IRPF 2024 Tipo estatal Tipo autonómico Total
Desde 0 a 12.450 euros 9,5% 9,5% 19%
De 12.450 a 20.200 euros 12% 12% 24%
De 20.200 a 35.200 euros 15% 15% 30%
De 35.200 a 60.000 euros 18,5% 18,5% 37%
60.000 a 300.000 euros 22,5% 22,5% 45%
Más de 300.000 euros 24,5% 22,5% 47%

Lo idóneo es que planifiques tus retiradas y utilices la compensación de ganancias y pérdidas para no superar nunca esa barrera, ya que entonces el tipo a pagar por ese capital subirá dos puntos.

Recuerda que estos tramos se aplican de forma progresiva. Solo pagarás un 19% por los primeros 6.000 euros y un 21% por la cantidad que exceda esa cifra. Si has ganado 7.000 euros, solo 1.000 euros tributarán al 21%.

Romper la norma FIFO al invertir en varios fondos

Este es un truco que funciona muy bien con fondos indexados de gestión pasiva, pero no tanto con fondos activos y, desde luego, no funciona con acciones. Su objetivo es romper la progresividad de la norma FIFO.

En teoría, las acciones y participaciones más antiguas son las que más beneficio acumularán y, por lo tanto, por las que más impuestos pagarás gracias a la norma FIFO. Este truco fiscal evita que esto suceda.

Tal y como explica Guillem Roig, cofundador de Balio, en su blog, consiste en comprar varios fondos que inviertan sobre el mismo activo. Por ejemplo, fondos indexados sobre el S&P 500.

Con esta fórmula, empezarías a invertir en el fondo que elijas (Fondo A) y, al cabo del tiempo que estimes oportuno, dejar de aportar en ese fondo y buscas uno igual. Entonces, aportarás solo al Fondo B y dejarás que el Fondo A siga su curso él solo en base al interés compuesto.

Más adelante, dejarás de invertir en el Fondo B y contratarás el Fondo C. Y así sucesivamente.

¿Qué conseguirás con eso? Poder elegir qué participaciones vendes y no tener que vender siempre las más antiguas. Llegado el momento, podrás vender el Fondo A, B o C según tu criterio. Este te dará más opciones y te ayudará a pagar menos impuestos por tu inversión.

Saltarse la norma antiapliación con fondos similares

Otra estrategia que funciona bien con fondos indexados, peor con fondos de inversión activa y que es más complicado replicar con acciones es la de saltarse la ‘norma antiampliación’.

El objetivo, como explica el inversor y titulado EFPA, Javier Linares, es poder compensar pérdidas y volver a comprar un activo similar al que has vendido sin tener que esperar dos meses o un año.

Su funcionamiento es similar al anterior —hasta cierto punto—. Imagina que tienes un fondo indexado sobre el S&P 500 de una gestora. Puedes reembolsarlo y compensar pérdidas y, después, invertir en un fondo referenciado al S&P 500, de otro gestor.

En este caso, el activo será exactamente el mismo, solo que con una gestora diferente y, seguramente, con comisiones ligeramente distintas. Con los fondos de gestión activa no se puede comprar el mismo fondo, ni siquiera si es de una clase distinta, pero sí puedes buscar un fondo similar.

Reinvierte en rentas vitalicias

Las rentas vitalicias son una herramienta que hay que mirar con cautela.

Las ganancias que reinviertas en una renta vitalicia están exentas de tributar en el IRPF. A cambio, tributarán como renta vitalicia al hacer la Renta, que es un contrato de seguro con el que se recibe una cantidad mensual de durante toda la vida.

Este producto es en realidad un seguro que tiene ciertas ventajas fiscales. En concreto, solo hay que pagar un porcentaje del beneficio según la edad en la que contrates esa renta. La bonificación va desde 60% para personas con 40 años, hasta el 92% para quienes tienen más de 70 años.

Imagina que obtienes un beneficio de 20.000 euros en fondos. Esa ganancia supondrá el pago de 3.660 euros en el IRPF.

Cuando tengas 70% años y contrates una renta vitalicia, solo se integrará un porcentaje del capital que se cobre cada año. Supongamos que son 1.000 euros al año. Solo se integrará un 8% de ese dinero —lo que equivale a 80 euros— y sobre ese capital se pagará un 19% —o 15 euros—.

Eso sí, a cambio de este ahorro fiscal estás firmando un producto complejo con costes y comisiones.

Aprovecha las deducciones y ventajas de ciertos productos

Por último, hay inversiones que permiten desgravar en el IRPF y determinados productos con ventajas fiscales.

Las inversiones que desgravan en la renta son:

  1. Inversión en planes de pensiones y PPA (plan de previsión asegurado): funcionan como una reducción sobre la base imponible.
  2. Inversión en startups y empresas de nueva creación: hasta un 50% sobre una base máxima de 100.000 euros.

Para terminar, planes de pensiones, PIAS y fondos de inversión permiten el traspaso entre productos de la misma clase sin tener que pagar impuestos. Es decir, que puedes cambiar de plan de pensiones y no pagar un 19% por el beneficio acumulado. Además, con este producto solo pagarás impuestos al recuperar el dinero.

Esta ventaja te permitirá ir haciendo los cambios que quieras en tu cartera sin tributar.

Jose Trecet