Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Portada

El tamaño sí importa: los trenes más largos corren un riesgo inesperado

En lo referente a la longitud de los trenes de mercancías, el tamaño sí importa. Es la conclusión de un estudio que se acaba de publicar en la revista Risk Analysis, de la mano de investigadores de la Brigham Young University’s Marriott School of Business.

Uno de los incidentes recientes que inspiró su investigación tuvo lugar en febrero del año pasado, en Ohio. Un tren de mercancías de 151 vagones y 2,8 kilómetros de largo descarriló, liberando parte de su tóxico contenido. Entre las sustancias que iban a bordo de sus vagones, destacan el cloruro de vinilo, el isobutileno, el monobutil de etilenglicol y los residuos de benceno. Todos ellos son compuestos químicos muy peligrosos, por lo que fue necesario evacuar a más de 2.000 personas para realizar una quema controlada de la mercancía.

Aunque parece que el accidente se debió a un fallo mecánico, se sospecha que las deminesiones del convoy pudieron tener también cierta relación con lo sucedido. Hace tiempo que se sospecha que la longitud de los trenes aumenta el riesgo de descarrilamiento. Esto puede ser de forma directa o simplemente porque ante un fallo mecánico es más difícil de controlar. De cualquier modo, hasta ahora nadie había dado datos suficientemente fiables para confirmar estas sospechas. Estos científicos, en cambio, sí que han hecho una buena aproximación sobre el tema.

Una relación clara entre los accidentes y la longitud de los trenes

Para la realización de su estudio, estos científicos analizaron todos los casos de accidentes de trenes de mercancías ocurridos en Estados Unidos entre 2013 y 2022. Hubo alrededor de 35.000 accidentes. Sin embargo, para la investigación se utilizó solo una muestra de 3.000 incidentes en los que un descarrilamiento coincidió con un accidente de cruce de nivel de carretera y ferrocarril aproximadamente al mismo tiempo en el mismo lugar.

Así, vieron que la probabilidad de descarrilamiento aumenta con la longitud de los trenes. De hecho, un tren de 100 vagones tiene más del doble de probabilidades de descarrilar que uno de 50 trenes. Además, los investigadores han calculado que si el sistema de transportes ferroviario de Estados Unidos utilizase solamente trenes de 100 vagones se ahorraría mucho tiempo y energía, pero habría un 11% más de probabilidad de descarrilamientos.

El tren más peligroso del mundo

Todo esto son suposiciones, pues en realidad no es posible saber hasta qué punto todos esos accidentes estuvieron influenciados por la longitud de los trenes.

Pero en lo que sí hay consenso es en que el tren más peligroso del mundo es el conocido como tren del hierro. Se trata de un vehículo de más de 200 vagones y alrededor de 3 kilómetros de longitud, que recorre más de 700 kilómetros para llevar el mineral de hierro desde las minas de Zuérate, en Mauritania, hasta el puerto costero de Nuadibú.

Aunque su cometido principal es llevar este mineral, también puede transportar pasajeros. Lo hace sin ningún tipo de control, pues no cuenta con asientos ni horarios. Los viajeros esperan a encontrarse el tren por el desierto y suben a bordo. Una vez arriba, se abren un hueco entre el polvo negro de hierro que se les introduce en los ojos y los pulmones. Así, cruzan el desierto a pleno Sol, bajo un traqueteo y ruido insoportables.

Todos esos ya son motivos suficientes para considerarlo un tren peligroso. Pero, además, se calcula que varios de sus vagones descarrilan 4 o 5 veces al año. De hecho, no suelen recogerse, por lo que el amasijo de hierros oxidados se queda junto a las vías como recuerdo de lo que puede ocurrir.

¿Ocurre esto por la longitud del tren? Posiblemente influya. Pero, sin duda, en este caso hay muchas causas más. Aun así, parece bastante claro que no deberían fabricarse trenes demasiado largos. Y también que, si se hace, deben seguir unas medidas de seguridad aún más extremas que el resto. En Estados Unidos, donde se ha llevado a cabo este estudio reciente, ya se han puesto manos a la obra para establecer este criterio dentro de una nueva legislación ferroviaria.