Vallebro Comunicación

Revista de Internet

Destacados

5 pueblos mágicos (y reales) que han inspirado las películas de Disney

Si algo caracteriza a las películas de Disney, sobre todo a sus grandes clásicos de animación, es lo fantásticas que resultan. Un mundo de imaginación, aventuras y emociones pensado para los más pequeños (y no tan pequeños) de la casa. Pero en muchas cosas, los responsables de estas cintas se han basado en sitios totalmente reales.

¿Te gustaría emprender un viaje y sentirte como el protagonista de una cinta de Disney? Pues es más posible de lo que seguramente pienses. Aquí te dejamos 5 pueblos mágicos (y reales) que han inspirado las películas de Disney. 

Hallstatt, Austria (Frozen)

Frozen ha sido, sin ninguna duda, uno de los mayores taquillazos de Disney de los últimos tiempos. Algo que incluso ha afectado al Hallstatt, lugar en el que claramente está inspirada la película de animación. Tanto es así, que la ciudad austriaca se ha visto superada por el aluvión de turistas que llegaron después del estreno de la cinta y su segunda parte.

Una situación similar a la que vive Venecia, que les ha obligado a tomar ciertas medidas ante los visitantes masivos.

Riquewihr, Francia (La bella y la bestia)

Es habitual escuchar hablar de palacios y castillos que inspiraron a Disney para sus películas, como el Alcázar de Segovia, pero en ocasiones sus pueblos suelen pasar más desapercibidos. Aún así, cualquiera que haya visto La bella y la bestia puede darse cuenta del enorme parecido de su ambientación con Riquewihr, el llamativo pueblo francés.

Echando un vistazo, es fácil recordar a Bella escapando de los intentos de ligar de Gastón en este clásico de la animación.

Machu Picchu, Perú (El emperador y sus locuras)

El emperador y sus locuras, estrenada en 2000, no es una de las películas más recordadas de Disney, y tampoco puede decirse que estuviese entre las más taquilleras. Con todo, la producción incluso tuvo una segunda parte.

En este caso, el lugar en el que sus creadores se inspiraron está muy claro: Machu Picchu, la misteriosa ciudad perdida de los incas, que continúa siendo uno de los lugares más turísticos de Perú, a pesar de su difícil acceso y gran altitud.

Veytaux, Suiza (La sirenita)

Aunque La Sirenita se desarrollaba en gran medida bajo el mar, la parte de la película que llevaba la acción a la superficie tenía su origen en Europa, concretamente en Veytaux, Suiza.

Solo hace falta echar un vistazo al Castillo de Chillon, ubicado sobre una roca a orillas del lago de Ginebra, para darse cuenta de lo igualito que este resulta al hogar del príncipe Eric. 

Kauai, Hawái (Lilo & Stich)

Hawái es uno de los destinos vacacionales más exóticos del mundo, que cada año eligen multitud de turistas por sus playas paradisíacos y fascinantes entornos naturales. Pero si eres fan de Disney, puede que tengas un plus para visitarlo en alguna ocasión.

Gran parte de la película Lilo & Stich, estrenada en 2023, supone un claro homenaje a la isla de Kauai, uno de sus enclaves más hermosos.

Echando un vistazo a estos escenarios, es fácil ver cuáles fueron las fuentes de inspiración de Disney, más allá de castillos y reinos, para ambientar sus películas. Y es que al fin y al cabo, la realidad siempre puede superar la ficción o, en este caso, inspirar la fantasía.